Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Cómo lidiar con la negatividad en el trabajo?

OFFICE
Gaudilab - Shutterstock
Comparte
Comenta

Consejos útiles para mantenerse positiva y regenerar el ambiente laboral

Gran parte del tiempo lo pasamos en nuestro lugar de trabajo, y si está lleno de negatividad el ambiente se vuelve pesado y agotador. Estos consejos pueden ser una fuerza positiva que te ayuden a ser luz para los que te rodean, aprovechar tu tiempo y energía y sentirte más plena.

Elige en positivo

¿Cómo respondemos a las situaciones negativas en el trabajo? ¿Escuchamos chismes? ¿Participamos en conversaciones donde el único enfoque es denigrar, disminuir y criticar?

El cambio comienza por nosotros. No podemos pretender un ambiente positivo si no estamos actuando de acuerdo a ello. Lo que no podemos controlar es lo que sucede a nuestro alrededor, pero sí nuestra actitud interior y cómo elegimos responder a eventos y situaciones externas.

La energía positiva se activa tan rápido como la energía negativa. Por eso es bueno no sólo preguntarnos de qué manera estamos hoy respondiendo a la negatividad que nos rodea, sino también proponernos abrazar las cosas que llegan a nosotros con actitud positiva.

Aprende a sonreír

Todos conocemos los numerosos beneficios de la sonrisa, pero lo que mostró un estudio reciente de la Universidad sueca de Upsala es que es muy difícil fruncir el ceño al mirar a alguien que sonríe. Sonreír es contagioso a nivel evolutivo y elimina el control que normalmente tenemos sobre los músculos faciales. Lo que significa que si sonreímos, requerirá un esfuerzo mayor para que quien está serio se mantenga así.

Además no sólo visualmente la sonrisa tendrá un efecto positivo en la actitud de los otros, sino que según un estudio de la Universidad de Penn State sonreír está bien visto ante los ojos de los demás. Cuando uno sonríe no sólo parece más apacible y cortés sino que parece más competente también.

Se necesita tiempo y esfuerzo así como el compromiso de hacer algo diferente para crear un cambio sostenible, pero si aprendemos a sonreír estaremos dando un primer paso importantísimo al preparar el terreno propicio para llenarlo de actitud positiva.

Señala claramente los límites

Las personas a menudo no se dan cuenta de que están siendo negativas. Simplemente están atrapadas en un hábito de comportamiento y eso es a lo que están acostumbradas y consideran normal. Aunque cueste creerlo no conocen nada más que eso y por eso tampoco harán algo nuevo.

OFFICE
Warpboyz - Shutterstock

No tengas miedo de marcar límites terminando una conversación o dándole un giro, evitando dar pie para que el otro diga algo negativo o invitarlo a reflexionar sobre lo que está diciendo con alguna pregunta.

Con el tiempo la gente aprenderá lo que puede y no puede discutir contigo, pero si no dices nada tu silencio dará permiso al discurso negativo del otro.

Cuando otros sean negativos, respira profundo y ármate de fuerzas para responder positivamente a pesar de lo que los demás piensen o hagan.

Edifica con palabras

¿Cuál es el punto o el propósito de lo que estás diciendo? ¿Es para herir o ayudar? Y al final de la conversación, ¿hay un paso de acción para tomar?

Conviértete en el tipo de persona que toma su tiempo y sus palabras en serio. Todo lo que decimos tiene un impacto en el otro. Decir algo negativo no solo deshonra a la persona de la que estamos hablando y a la persona con la que estamos hablando, sino que también nos hace sentir mal incluso aunque no nos demos cuenta.

El quejarnos o criticar no crea soluciones; al contrario, perpetúa y magnifica el problema desperdiciando el precioso tiempo y energía de todos. Son las conversaciones constructivas las que fortalecen y dejan a las personas un poco mejor por haber participado en ellas.

Algunas pocas palabras de elogio y reconocimiento son mágicas. Algo que ayuda a internalizar esto es intentar que las personas se sientan bien después de estar en tu presencia. Convertirte en el tipo de persona que disfruta del trabajo y con la que otros disfrutan estar cerca mejorará las condiciones de trabajo enormemente. Eso sólo depende de ti y de nadie más.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.