Aleteia

Sufro por mi hijo con discapacidad, no está integrado

Olesia Bilkei - Shutterstock
Comparte
Comenta

¿Qué aporta la psicopedagogía en la educación de los hijos con capacidades diferentes?

Una persona con capacidades diferentes necesita potenciar sus habilidades y estimular aquellas funciones que le son deficitarias.

Para lograrlo es importantísimo contar con la psicopedagogía para trabajar su crecimiento personal y su integración social. Además, contar con ella es fundamental para dar el apoyo emocional tanto de la persona con discapacidad como de su familia.

Todo ello será clave para mejorar su calidad de vida y lograr que ocupe el lugar que merece dentro de la sociedad.

Uno de los objetivos del trabajo psicopedagógico es acompañar en el despliegue de sus capacidades en busca de la normalización. La normalización no significa omitir la discapacidad sino todo lo contrario. Es ver las posibilidades de esta personas. Evitar una visión de impotencia.

Todos a una

Para lograr los objetivos planteados es fundamental contar el apoyo de las instituciones educativas y que estas trabajen de manera constante en colaboración con los padres. Y es que este trabajo terapéutico se ha realizar tanto con la persona con discapacidad como con su familia.

Las instituciones educativas necesitan profesionales especializados en el equipo de docente para ayudar a los estudiantes con discapacidades a integrarse en la escuela y sucesivamente en el contexto del trabajo.

Sin un equipo de expertos que pueda ofrecer un enfoque metodológico diferente y adaptado a las necesidades de estos alumnos es difícil poder alcanzar los grandes desafíos que se plantean y la inclusión de estas personas en su entorno social.

Los docentes han de saber tener la sensibilidad y las competencias necesarias para saber leer las diagnosis y terapias de los psicopedagogos para adaptarse al ritmo de sus alumnos teniendo en cuenta  sus capacidades.

Por esto mismo, normalmente se apuesta por la incorporación de un docente de apoyo para atender a dos o tres alumnos con alguna discapacidad.

Es normal también que con frecuencia este tipo de situaciones genere un estrés particular en estos estudiantes con algún tipo de discapacidad por lo que es oportuno que desarrolle un buen trabajo en equipo entre los docentes de apoyo y el equipo formado por el psicopedagogo, el psicólogo o el psiquiatra que esta siguiendo el alumno en cuestión.

Esta es la base para proporcionar un verdadero apoyo en la integración e inclusión social de todos, ofreciendo una particular atención a los alumnos que por su misma condición de discapacidad pueden tender a la vulnerabilidad emocional.

El respeto, la solidaridad y el amor al prójimo en nuestra sociedad son un claro parámetro de la calidad de vida que queremos sembrar para nuestro futuro como seres humanos.

Wavebreakmedia - Shutterstock

El psicopedagogo es clave

El psicopedagogo es un profesional idóneo en atender problemas como trastornos específicos y generales del aprendizaje, retraso escolar, fracaso escolar, autoestima, así como también la realización de una evaluación y diagnóstico psicopedagógico del niño alguna discapacidad.

Para ello, el psicopedagogo ha de plantear al alumno pruebas formales de habilidades cognitivas para detectar dificultades y ver en qué áreas se manifiestan.

Estas pruebas le permitirán realizar una evaluación de su caso con información precisa y fiable sobre sus habilidades. Tendrá en cuenta también el entorno del alumno para así señalar cuáles son sus necesidades pedagógicas.

El psicopedagogo ha de realizar un seguimiento del alumno y estar en contacto permanente tanto con sus padres y profesores para poder sugerirles actuaciones con las que lograr el desarrollo eficaz de sus capacidades y potenciar al máximo sus habilidades.

Diagnósticos más frecuentes

Según las últimas estadísticas a nivel mundial estas son las discapacidades más comunes:

  • Autismo
  • Discapacidad intelectual (Retraso mental)
  • Discapacidad sensorial (Sordera, ceguera)
  • Discapacidad física o motora (Parálisis infantil, etc.)
  • Discapacidad psíquica (Trastornos psíquicos, etc.)
  • Trastorno generalizado del desarrollo (TGD)
  • Trastornos del habla y del lenguaje
  • Dificultades del aprendizaje (Déficit de atención, etc.)
  • Síndrome de Asperger
  • Síndrome de Rett
  • Síndrome de Down

Modelos de inclusión escolar

Es importante mencionar la conveniencia de insertar al alumno en un sistema psicoeducativo, para lo cual existen diversos modelos de instrucción dependiendo la la organización de cada institución y de las leyes de cada país o estado.

Algunos de estos modelos son:

Inclusión en clases ordinarias: donde el docente regular es entrenado en métodos y uso de material escolar adaptado a las necesidades educacionales de los alumnos constituyendo un equipo multidisciplinario.

Inclusión en aula especial: utilizado en el trabajo con alumnos que necesitan asignación de tiempo completo fuera de las aulas ordinarias.

– Inclusión en aula especial a tiempo parcial: en la cual el alumno permanece en la clase especial como mínimo la mitad del día escolar.

Aula de recurso: utilizada por estudiantes designados a un docente especializado, elegido según resultados de evaluación psicopedagógica y dificultades que presenta el alumno.  La enseñanza es individualizada aunque puede trabajar con un pequeño grupo de alumnos.

– Centro de recurso: organizado en una o dos aulas con dos o más maestros trabajando con alumnos que presentan diversas discapacidades.

– Maestro itinerante: proporciona servicios directamente al alumno ubicado en el aula ordinaria, coordina instrucción con el maestro regular.

Docente de apoyo o asesor: proporciona asesorías a docentes y profesionales implicados en el trabajo con alumnos excepcionales.

Equipos psicopedagógicos: equipos de atención temprana, equipos multiprofesionales y servicios de orientación escolar los cuales elaboran adaptaciones curriculares.

Departamentos de orientación y apoyo psicopedagógicos: ubicado en el mismo centro educativo coordinan necesidades de profesores en servicios que ofrece el centro.

Centros de evaluación: evaluación psicopedagógica, investigación en modelos de instrucción de intervención y asesorías a familias.

Instrucción a domicilio: alumnos confinados en el hogar, ofrecen tutoría a domicilio en forma regular.

Instrucción hospitalaria: algunos hospitales cuentan con equipos de profesionales que ofrecen servicios de diagnóstico e intervención en niños hospitalizados.

 

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día