¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué se festeja el matrimonio y no el irse a vivir juntos?

WEDDING
Standret - Shutterstock
Comparte

El matrimonio eleva la capacidad de la alegría: lo que se celebra es el acto de entrega de uno mismo

En toda cultura ha existido todo tipo de unión: matrimoniales y no matrimoniales, pero siempre en toda cultura y en todo tiempo lo que se ha festejado es el matrimonio.

Aún hoy no se festeja el irse a vivir juntos, pero sí se festeja cuando una pareja se casa. ¿Y esto por qué? ¿porque nos dan un papel? ¿porque nos formalizan la unión? ¿porque es una tradición?

¡No! El matrimonio se festeja porque cuando una pareja se casa, no sólo han descubierto la belleza y el valor del otro, sino que en presencia de Dios los novios se entregan sus vidas y se comprometen a hacerse feliz cada día el resto de sus vidas.

Cuando luego de compartir la vivencia de un sano noviazgo se descubre algo del otro que merece la entrega total de la vida misma con todo su valor, eso no es una mera formalidad, sino un amor profundo lleno de vida, alegría y comunión sin fin.

Nadie merece estar a prueba: estar juntos sólo por un tiempo o hasta que duren las ganas o “funcione” la relación. Todas las personas tienen derecho a ser descubiertas, encontrar su valor y que le entreguen la vida. Por eso, hay que dejar de lado esas uniones que se dan bajo la lógica del “yo te consumo, luego te desecho” y dar un paso serio con las persona que uno ama.

Vivir juntos es una decisión que implica un compartirlo todo. Si pretendemos hacer una vida matrimonial sin estar casados, no sólo hay una limitación para el amor sino que se derrumba ese valor fundamental de elegirse y comprometerse para siempre y darle a los hijos una familia constituida en los valores: un cimiento firme donde desarrollarse y crecer.

¿Qué ejemplo vamos a darles a nuestros hijos sobre el matrimonio si nosotros no lo vivimos en primer lugar? Si uno no toma la decisión de casarse por falta de dinero para realizar una fiesta o comprar un determinado vestido, el concepto de lo que es el matrimonio está totalmente errado.

La fiesta del matrimonio pasa por vivir esa alegría de entrega y compromiso para siempre. ¡Ese es el sentido real y motivo primerísimo de celebración!.

Cuando pienses en tu futuro, en el amor y la entrega que quieres vivir con tu esposo o esposa y lo que quieres enseñar y darle a tu familia, piensa en prepararte para vivir con alegría desde el primer momento ese paso tan importante de unirte a otro para siempre. ¡No te conformes con poco, apunta alto y elige el matrimonio!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.