¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué supone la salida de Estados Unidos de la UNESCO?

UNESCO
Shutterstock-Novikov Aleksey
Comparte

Estados Unidos ha criticado la actitud contraria de la UNESCO hacia los valores que defienden en el mundo, como en este caso ningunear a Israel en el Patrimonio de la Ciudad Vieja de Jerusalén

La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) ha entrado de nuevo en una crisis que parece ya periódica: la salida de Estados Unidos de la organización (que aporta el 22 por ciento del presupuesto) y la salida de Israel. El motivo, la política pro árabe y pro palestina de este organismo de las Naciones Unidas.

El desacuerdo se ha producido por haberse aprobado una resolución del Comité Ejecutivo, a propuesta de siete países árabes, que excluye los vínculos judíos en la Ciudad Vieja de Jerusalén (lo que los judíos llaman Monte Santo), en la Explanada de las Mezquitas. Votaron a favor 24 países, entre ellos China, Rusia, México y Brasil. Votaron en contra 6 países, (Alemania, Estados Unidos, Estonia, Holanda, Lituania, Reino Unido) y 26 se abstuvieron, entre los que estaban España, Francia, Grecia, Italia y Suecia. La polémica estuvo centrada en los territorios ocupados por Israel.

Los Estados Unidos nunca ha podido controlar esta organización que tiene en su seno a 194 países representados. La UNESCO tiene un presupuesto ordinario de cerca de 700 millones de dólares, para una plantilla de 1.734 empleados. Tiene su sede en París y existe desde el final de la segunda Guerra Mundial, ha estado casi siempre controlada por Rusia y los países afines al comunismo o al anticapitalismo.

No es la primera vez que los Estados Unidos se salen de esta organización, ni es solo una idea de Donald Trump, pues ya Ronald Reagan mantuvo a los Estados Unidos fuera de la UNESCO. Donald Reagan abandonó la UNESCO en 1984, a raíz de la publicación del informe de Mac Bride titulado Un Solo Mundo, Voces Múltiples, sobre un nuevo modelo de comunicación. Reagan criticó el informe porque iba contra la libertad de prensa y el pluralismo. Era en plena Guerra Fría entre USA y URSS. Estados Unidos no volvió a la UNESCO hasta el año 2003 (casi 20 años después).

Por otro lado, también los Estados Unidos, bajo la presidencia de Barak Obama, se quejaron de la incorporación como de Palestina como país miembro de la UNESCO, cuando no lo es todavía de la ONU. Por este hecho, Obama decidió dejar de pagar la cuota del 22 por 100 del presupuesto. Así, la deuda actual de los Estados Unidos está sobre los 500 millones de dólares. La UNESCO, ante esta reticencia, retiró el derecho de voto a los Estados Unidos, y estos ahora han retirado su presencia en la UNESCO, con efecto desde el 2018.

En definitiva, los resortes culturales, educativos y científicos de las Naciones Unidas aglutinadas en la UNESCO han estado siempre controlados, directamente casi siempre, por países y movimientos contrarios a los ideales que representan los Estados Unidos.

Las necesidades financieras de la UNESCO son acuciantes si quiere mantener sus programas en África, en América Latina y mantener los programas a favor de la igualdad de género en el Tercer Mundo.

Para abundar más en la crisis, el mes de octubre ha sido un mes electoral, en el que se ha propuesto a la nueva Directora General del Organismo, que tomará posesión a principios de noviembre. La nueva secretaria general, elegida por el Comité Ejecutivo de la UNESCO, es la ex ministra socialista francesa , Audrey Azoulay, quien ganó por la mínima a Hamad bin Abdulaziz al Kawari, de Qatar (30 votos contra 28, de los 58 miembros del Comité).

En estas votaciones sonaron todas las alarmas para el representante norteamericano porque los países árabes, apoyados por Rusia y China, parece que tienen un alto control de la UNESCO, y Estados Unidos se ha tenido que emplear muy a fondo para alcanzar los 30 justísimos votos a favor de la francesa Audrey Azoulay, que fue ministro de Cultura bajo la presidencia de Mitterrand y siendo Manuel Valls presidente del Gobierno de París. Tanto es así que en la tercera y penúltima votación para el puesto de Secretario General se enfrentaban tres candidatos: dos árabes y la francesa. El resultado fue: 22 votos para el catarí Hamad bin Abdulaziz al-Kawari, 18 para cada uno de los otros dos contrincantes: la francesa Audrey Azoulay y la egipcia Moushira Khattab, con 18 votos cada una. En el desempate ganó finalmente la candidata francesa contra todo pronóstico, pues todo parecía indicar que el candidato catarí ganaba.

La actual Directora General, la búlgara Irina Bokova, no ha escondido sus simpatías por Moscú, especialmente en su segundo mandato (2013-2017) al frente de la UNESCO. Aunque adaptada a los tiempos post comunistas, no en balde estudió en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, y formó parte de la delegación permanente de Bulgaria en la ONU, cuando era presidente el dictador comunista Todor Zhivkov .

La parcialidad de la UNESCO tampoco es cosa de hoy.  Es muy conocido el control que los servicios secretos soviéticos (Rusia), el KGB, tenía sobre todos los documentos que se elaboraban en la UNESCO, y se decía que a cada acuerdo llegaban las copias a Moscú antes que a los miembros del Comité Ejecutivo. Por eso Estados Unidos se ha visto siempre perjudicado dentro de esta organización a pesar de ser el que más contribuye del mundo (un 22 por 100) seguido del Japón (9 por 100) y China (8 por 100).

¿Y la Santa Sede?

La Santa Sede y la UNESCO no siempre han estado de acuerdo, debido principalmente a que algunas comisiones y subcomisiones de este organismo han tomado a veces acuerdos contrarios a la doctrina de la Iglesia en materia del derecho a la vida, y ahora la política de género, entre otros.

Sin embargo, coincide con esta organización en el sentido de buscar la paz y la educación de todos los pueblos a un superior nivel de cultura y a la protección del Patrimonio Mundial. El mismo Vaticano es también Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO. La Santa Sede ha solicitado recientemente, a través de su “observador permanente” ante la UNESCO, el arzobispo Francesco Follo, que para conseguir un desarrollo sostenible es necesaria una educación conveniente en las escuelas para incorporar el cambio climático en los programas escolares y favorecer la sensibilización sobre el cambio climático así como el fortalecimiento de programas de educación informales a través de los medios de comunicación, redes y asociaciones”.

En la reunión conjunta del Gran Rabinato de Israel y la Comisión para las Relaciones con el Hebraísmo, de la Santa Sede se concluyó que el acuerdo de la UNESCO sobre Jerusalén supone la “negación política y polémica de la historia de la Biblia”, si se niega relación del pueblo hebrero con el Monte del Templo.

UNESCO: nació al final de la II Guerra Mundial, con la premisa de que los acuerdos políticos y económicos de las naciones son insuficientes para garantizar una paz duradera, como se demostró que a los acuerdos de la primera Guerra Mundial se siguió la segunda Guerra Mundial en memos de una generación. Por eso, las Naciones convinieron en la necesidad de la formación de los niños con una referencia multicultural, con libertad de expresión, y en el ámbito de la ciencia cuidar y prevenir los problemas a causa las aguas (en zonas fronterizas), así como “proteger el Patrimonio Mundial, o sea aquellos lugares o tradiciones que tengan un valor universal.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.