¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa en Santa Marta: ni trucos ni hipocresías, sólo la verdad del corazón

© DR
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta

Que el Señor nos de la gracia de la “verdad interior”. Esta es la oración del Papa en la misa de la mañana en la Casa Santa Marta, al detenerse en la Lectura de San Pablo a los Romanos, en donde exhorta a adherirse con un acto de fe a Dios, explicando cuál es el “verdadero perdón de Dios”, aquel – dice Francisco – que es “gratuito”, que viene “de su gracia”, “de su voluntad”, y no el que “pensamos que hemos logrado por nuestra obras”.

“Nuestras obras son la respuesta al amor gratuito de Dios, que nos ha justificado y que nos perdona siempre. Y nuestra santidad es precisamente recibir siempre este perdón, por eso termina citando el salmo que hemos rezado: ‘¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado y liberado de su falta! ¡Feliz el hombre a quien el Señor no le tiene en cuenta las culpas..!'”

“Es el Señor, quien nos ha perdonado el pecado original y que nos perdona cada vez que acudimos a Él. Nosotros no podemos perdonarnos nuestros pecados con nuestras obras, sólo Él perdona. Nosotros podemos responder con nuestras obras a este perdón”.

En el Evangelio de Lucas del día de hoy, prosigue el Papa, Jesús nos hace entender “otra manera de buscar la justificación”, proponiéndonos la imagen de “aquellos que se creen justos por las apariencias”: aquellos, dice Francisco, que se creen “moneditas de oro”, como si “fueran santos”.

Son hipócritas, explica el pontífice. Dentro de ellos “todo está sucio”, pero externamente quieren “aparentar” ser justos y buenos, mostrando cuando ayunan, rezan o dan limosna. Pero dentro del corazón no hay nada, “no hay sustancia”, su “vida es hipócrita”, su verdad “no es nada”:

“Ellos maquillan el alma, viven del maquillaje, la santidad es un maquillaje para ellos. Jesús siempre nos pide que seamos veraces, pero veraces dentro del corazón y que si algo aparece que aparezca esta verdad, la que está en el corazón. Por eso aquel consejo: cuando ores, hazlo en secreto; cuando ayunes, ahí sí, maquíllate un poco, para que nadie vea en tu cara la debilidad del ayuno; y cuando des limosna que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha, hazlo en secreto”.

La de ellos, añade el Papa, es “la justificación de la apariencia”. Son “burbujas de jabón” que hoy están y mañana no:

“Jesús nos pide coherencia de vida, coherencia entre lo que hacemos y lo que vivimos por dentro. La falsedad hace mucho daño, la hipocresía hace mucho daño, es una manera de vivir. En el salmo pedimos la gracia de la verdad frente al Señor. Es hermoso lo que pedimos: ‘Yo reconocí mi pecado, no te escondí mi culpa, pensando: “Confesaré mis faltas al Señor”. ¡Y tú perdonaste mi culpa y mi pecado!’ Frente al Señor siempre la verdad, siempre. Y esta verdad frente a Dios es la que hace espacio para que el Señor nos perdone”.

La hipocresía se vuelve un “hábito”: el camino que Francesco señala es el de no acusar a los demás sino aprender “la sabiduría de acusarse a sí mismo”, sin cubrir nuestras culpas frente al Señor.

Por Giada Aquilino

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.