Aleteia

El Papa ante la Fiesta de Aparecida: “En cada corazón devoto a María hay esperanza y alegría”

M.MIGLIORATO I CPP I CIRIC
31 mai 2013 : Le pape François lors de la prière du Rosaire place Saint-Pierre. Vatican, Rome, Italie. May 31, 2013 : Pope Francis leads faithful in the recitation of the Rosary for the conclusion of the Marian month of May. St. Peter's square, Vatican, Rome, Italy.
Comparte
Comenta

Video mensaje del papa Francisco con motivo de la Fiesta de la Virgen de Nuestra Señora de Aparecida 

El papa Francisco ha enviado un mensaje a los brasileños con motivo de la Fiesta de la Virgen de Nuestra Señor de Aparecida con motivo del  “Año Mariano del Jubileo por los 300 años” del descubrimiento de la imagen por mano de pescadores. El video mensaje ha sido publicado por el Vaticano este jueves 12 de octubre de 2017.

“Queridos brasileños, queridos devotos de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil, mi saludo y mi bendición especial a todos los que viven en Cristo Jesús, el Año Mariano del Jubileo de los 300 años del hallazgo de la imagen de la Virgen Madre de Aparecida en el río Paraíba do Sul”, saludó el Papa.

El Pontífice recordó su primer viaje apostólico en 2013 a Brasil.  Allí indicó que ha tenido “la alegría y la gracia de ir al Santuario de Aparecida y orar a los pies de la Madonna, confiando mi Pontificado y recordar al pueblo brasileño con una hospitalidad cálida” y “su generoso corazón”.

Francisco se disculpó por no haber podido ir al país como había prometido en su viaje apostólico en ocasión del año jubilar mariano. “Expresé mi deseo de estar entre vosotros (…), pero la vida de un Papa no es simple”, admitió.

En efecto, ha recordado el nombramiento del cardenal Giovanni Battista Re como delegado del Pontificio para acompañar las celebraciones del 12 de octubre de 2017.

Aunque no estará fisicamente presente, compartió su afecto por los brasileños y los devotos de la Madre de Jesús.

“Lo que les dejamos aquí son simples palabras, pero me gustaría que las recibieran como un abrazo fraterno en este momento de fiesta”, indicó.

El obispo de Roma reiteró sus palabras de 2013 pronunciadas ante al altar de la capilla nacional. En Aparecida “aprendemos a conservar la esperanza, a dejarnos sorprender por Dios y vivir en alegría”.

Francisco insistió en el mensaje de la “esperanza” que es “la virtud que debe impregnar los corazones de quienes creen, sobre todo cuando las situaciones de desesperanza parecen desalentarnos”.

Subrayó que no hay que dejarse abrumar por el malestar. Instó a tener “confianza en Dios”. Tengan confianza “en la intercesión de Nuestra Madre Aparecida”.

En el santuario de Aparecida y en cada corazón devoto a María se puede tocar la esperanza” que se vive “en la experiencia de la espiritualidad, la generosidad, la solidaridad, la perseverancia, en la fraternidad, en la alegría”.

Luego señaló que, estos valores, a su vez, “remontan su raíces más profundas en la fe cristiana”.

¡Dios siempre nos sorprende!

El papa Francisco rememoró el evento mariano de Aparecida cuando en “1717, salió del agua de manos de los pescadores, la Virgen Madre de Aparecida”. Así indicó que este acontecimiento “les inspiró a confiar en Dios, que siempre nos sorprende”.

“Peces en abundancia, gracia extendida en la vida de aquellos que estaban temerosos ante los poderes constituidos. Dios los sorprende, porque Él que nos creó en el Amor infinito y siempre nos sorprende. ¡Dios siempre nos sorprende!”, reiteró.

En este Jubileo en el que celebramos los 300 años de esa sorpresa de Dios, “estamos invitados a ser felices y agradecidos”. “Alégrense siempre en el Señor” (Fil 4: 4), constó Francisco.

¡El cristiano nunca puede ser pesimista!”

Bergoglio dicta una serie de catequesis los días miércoles en la plaza de San Pedro sobre la esperanza cristiana y así destacó el mensaje alegre que puede llegar a las periferias brasileñas con la imagen de la Virgen de Aparecida.

La “alegría que emana de vuestros corazones,  pueda extenderse y llegar a todos los rincones de Brasil, especialmente a as periferias geográficas, sociales y existenciales, que tanto anhelan una gota de esperanza”, dijo.

“La simple sonrisa de María, que logramos ver en su imagen, es la fuente de la sonrisa de cada uno de ustedes de frente a las dificultades de la vida. ¡El cristiano nunca puede ser pesimista!”.

El Papa agradeció las oraciones que los brasileños hacen durante las misas por su pontificado. Asimismo, dijo rezar igualmente por el pueblo brasileño.

Al final indicó que cada vez que se trabaja de manera discreta y sencilla en el anuncio del Evangelio, cada persona deviene como María, “auténticos discípulos y misioneros”.

El Papa señaló: “Hoy Brasil necesita hombres y mujeres, llenos de esperanza y firmes en la fe” e invitó a ser “ testigos” de “amor”,  que se manifiesta en la “solidaridad y compartir” todo  para que  esta luz fuerte y luminosa predomine sobre la “oscuridad del egoísmo y la corrupción”.

Cabe mencionar que el Pontífice había invitado apenas el miércoles a rezar el Rosario para invocar por la paz del mundo.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día