Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué postura corporal adopta Jesús para enseñar?

JESUS

Shutterstock-jorisvo

Henry Vargas Holguín - publicado el 10/10/17

Estar sentado es mucho más que un detalle del evangelio: es toda una catequesis sobre quién era Jesús

“Enrollando el volumen lo devolvió al ministro,y se sentó… Comenzó, pues, a decirles: ‘Esta Escritura, que acabáis de oír, seha cumplido hoy’» (Lc 4, 20-21).

«Entonces (Jesús) se sentó, llamó a losDoce, y les dijo: ‘Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y elservidor de todos’» (Mc 9, 35).

«Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar. Y se reunió tanta gente junto a él, que hubo de subir asentarse en una barca; toda la gente quedaba en la ribera» (Mt 13,1-2).

“Yahvéh se sienta como rey eterno” (Sal 28,10).

“Reina Dios sobre las naciones; Dios, sentado en su sagrado trono” (Sal 46, 9).

Como Jesús, según la carne, es descendiente del Rey David, Dios lo sentará en “el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin” (Lc 1, 32-33).

Jesús está sentado a la derecha del Padre (Mc16,19; Col 3, 1) y volverá con su gloria para juzgar a vivos y muertos: “Se sentará en el trono de su gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones…” (Mt 25, 31-32).

El estar sentado es la postura típica de los maestros judíos para enseñar, instruir. El estar sentado es la posición corporal que más propicia la concentración para la enseñanza y, de paso, para la escucha. Así estará el que enseña, el que juzga, el que tiene autoridad. Es también la postura de quién actúa como ministro de la reconciliación.

En la biblia vemos que quienes juzgan como jueces (Ex 18, 13; Mt 27, 19; Hch 16,15; Hch 25, 6) o ancianos (Rt 4, 4), los que gobiernan o reinan -Reinar es estar sentado en el trono con señorío y dominio (1R 1, 48; 3,6; Pr 20, 8)- y quienes enseñan ejercen su función sentados pues esta posición expresa autoridad, como es el caso de los escribas y los fariseos quienes se han sentado “en la cátedra de Moisés” (Mt 23,2).

Y Jesús es consciente de su identidad -“Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra” (Mt 28, 18)-; sabe que es el sumo y eterno sacerdote, profeta, rey (el mesías), el Señor y el Maestro (Rabbí), por esto hace todo con autoridad (Mt 7, 29; Mc 1,22; Lc 4, 32), no con autoritarismo. Y Jesús se sienta con autoridad para ejercer su sacerdocio, su profetismo, su realeza, su señoría y su ministerio de la enseñanza.

La gente veía en Jesús a un maestro, (Rabbí), porque siempre estaba enseñando; siempre lo vemos rodeado por una multitud, por unos seguidores a quienes Jesús les enseñaba un estilo de vida semejante al suyo, porque anunciaba la llegada del Reino de Dios.

Y por esto le dicen ‘Maestro’, pero no solo como una forma de tratarle con respeto o por educación, sino para hacerle justicia. Judas Iscariote le preguntó a Jesús: «¿Acaso soy yo, Rabbí?” (Mt 26, 25).

Y aunque su modo de dirigirse al pueblo, para invitarlo a vivir de otra manera, se ajusta a la imagen de un maestro de su tiempo (enseñando sentado), la gente descubre que no es un maestro como los demás. Y Jesús no es un maestro cualquiera, es Dios mismo que, en su divina persona, se pone a enseñar a la humanidad.

Y el mismo Jesús se autodefine como Maestro. Y este título de maestro Jesús se lo da a sí mismo en momentos importantes de su existencia: “…, decid al dueño de casa: ‘El Maestro dice: ¿Dónde está mi sala, donde pueda comer la Pascua con mis discípulos?’” (Mc 14, 14). «Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar ‘Rabbí’, porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos» (Mt 23, 8). «Vosotros me llamáis ‘el Maestro’ y ‘el Señor’, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros» (Jn 13, 13-14).

Jesús se presenta como maestro y enseña, sentado solemnemente, una doctrina nueva; y enseña con autoridad (Mc 1, 27); a diferencia de estar de píe, postura que Él usó especialmente para proclamar algo (Jn 7, 37). Y su asiento (su cátedra) es, por ejemplo, una barca de pesca,su escuela es al aire libre y siempre abierta a todos.

Tags:
educaciónevangeliojesucristo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.