Aleteia

¿Por qué viaja el papa Francisco a Myanmar y Bangladesh?

Kobi Gideon-Israeli GPO / Pool / Anadolu Agency
TEL AVIV, ISRAEL - MAY 26: Pope Francis waves as he departs at Ben Gurion International Airport
Comparte
Comenta

El Vaticano publicó el programa oficial del viaje apostólico del Pontífice a Asia

“La realidad se conoce mejor desde las periferias y no desde el centro”, dijo el papa Francisco en su visita a una parroquia romana de periferia al inicio de su pontificado y con este espíritu se propone de visitar Myanmar y Bangladesh del 26 de noviembre al 2 de diciembre de 2017.

La oficina de prensa ha publicado este martes 10 de octubre el programa oficial del viaje apostólico del Papa a Asia. Del 27 al 30 de noviembre visitará las ciudades de Yagon y Nay Pyi Taw en Myanmar y luego Dhaka en Bangladesh del 30 de noviembre al 2 de diciembre de 2017.

El papa Francisco viaja a estos dos países para llevar un mensaje universal: Reconciliación en un contexto exasperado por la diversidad étnica, cultural,  religiosa, la explosión del fundamentalismo y la violencia sectaria.

Según un experto internacional, este itinerario interesa al Papa por su apoyo a las minorías cristianas y la lucha a la pobreza, además de subrayar la necesaria batalla por la libertad religiosa y el diálogo ante la amenaza del terrorismo.

Sólo un 1% de cristianos

Myanmar con 50 millones de habitantes tiene menos de 1% de cristianos, es decir 600 mil. 90% son budistas. En Bangladesh los cristianos llegan apenas al 0,3% (400 mil) de la población total: 150 millones de personas, la mayoría, 60% son musulmanes, según contó el padre Bernardo Cervellera, misionero del Pontificio Instituto Misiones Exterior (PIME) y director de la página web especializada, Asia News.

La pobreza es una constante en la situación social de los dos países asiáticos adyacentes a dos grandes naciones: India y China. De hecho, el Papa hubiera querido ir a esos países, opinó Cervellera. “Pero, irá a Bangladesh y Myanmar” como signo de  acercamiento a las dos potencias asiáticas. Myanmar estaba de rodillas a China y era la que mantenía la Junta Militar. Así, nos encontramos ante “dos ausentes muy presentes en este viaje”.

El misionero Cervellera narró su experiencia directa en Myanmar y Bangladesh a un grupo de periodistas especializados en el Vaticano durante un desayuno de trabajo organizado por Aleteia este 10 de octubre de 2017 en Roma.

“La condición normal es encontrar aldeas muy pobres”. Por ende, el Papa va al encuentro de una iglesia de minorías y de pobres. En Bangladesh la pobreza llega al 30% y en Mianmar llegamos a un 15%. La pobreza en los campos es aún más alta y puede alcanzar el 40%.

La miseria en los dos países salta a los ojos, aunque si existe una gran riqueza. El tesoro del Bangladesh es su población que trabaja por 26 dólares al mes. Dhaka es una metrópoli que está creciendo debido a la inversión industrial. En efecto, el producto interior bruto de Bangladés en 2016 ha crecido un 7,1% respecto a 2015.

“Un aumento de la riqueza que no llega a toda la población”. El papa Francisco podría tocar el tema  de la distribución de los recursos. Una inclusión económica para los sectores más pobres y los trabajadores mal pagados. Se trata de campesinos que aceptan un salario miserable en la ciudad, pero que se conforman ante la alternativa de no tener más nada, aunque vivan en la explotación.

La globalización de la indiferencia se materializa en el desarrollo de la industria textil que se beneficia de la mano de obra a bajo precio. Los obreros no están organizados y son maltratados.

Los empresarios chinos “trasladan sus fábricas en Bangladesh por conveniencia económica”.  En China existen hoy nuevas normas para los salarios y ahora los empresarios trasladan la producción a países como Bangladesh que tienen normas menos rígidas y donde la producción cuesta menos.

La Iglesia 

La Iglesia es muy estimada en Bangladesh. Existen 34 congregaciones religiosas, contó Cervellera. “La labor de la Iglesia está volcada a la caridad y a la atención de los últimos en las zonas rurales”.

La Iglesia convive con la población más vulnerable, es decir “entre el 40% o el 50% de la pobreza donde faltan escuelas, agua, electricidad”. Ahí donde no hay nada, se abre “un ambulatorio de medicinas o un colegio”, comentó el director de AsiaNews.

Asimismo, destacó las conversiones al cristianismo en Bangladesh y Myanmar. La misión de la Iglesia lleva a muchas conversiones entre los campesinos en ambos países. La Iglesia católica gana adhesiones entre las comunidades tribales.

¿Por qué? Los más pobres se sienten acogidos, entre otras cosas, porque ellos para los hinduistas, son los parias y para los musulmanes son gente para explotar. La mayoría de los pobres son animistas, por lo tanto los musulmanes los consideran infieles. “Cada día tendremos hasta diez noticias de campesinos que son desalojados por musulmanes”. Los intelectuales musulmanes comienza a denunciar esa injusticia social. “Robar la tierra es una fórmula establecida” con una “aguda pobreza” y poderes fuertes, comenta el experto.

Centros sociales y escuelas técnicas en Bangladesh 

Asimismo, la Iglesia ha financiado centros sociales y escuelas técnicas que ayudan a los jóvenes que vienen del campo a la ciudad, contó padre Cervellera. “La preparación para ser obreros especializados, es algo muy requerido en Bangladesh”. Los sacerdotes ayudan a los jóvenes y les arriendan una habitación durante tres años. “Un servicio para ayudarles en su paso del campo a la ciudad”.

Así, la Iglesia es apreciada por otras religiones por servir a la entera sociedad. La visita del papa Francisco es bien acogida por la población precisamente por las buenas secuelas de las misiones y sus liderazgo a favor del diálogo interreligioso. 

Islam 

Hasta los años 70, el Islam ha sido una religión muy tranquila y constructiva. Sin embargo, desde los año 80, las cosas cambian debido a la ayuda económica proveniente de Arabia Saudita.

El fundamentalismo se abrió paso en el país. “La influencia de Arabia Saudita se debe a que detrás de la ayuda económica para el desarrollo del país se exige que se construyan mezquitas y, en algunos casos, desde esos lugares de culto se predica el odio por los infieles”.

“Las minorías étnicas viven en el terror” y es muy común el land grabbing, la expropiación de la tierra de los campesinos no musulmanes.

Myanmar

En Myanmar existen más de 135 etnias, confirmó el experto. Las poblaciones provenientes de estas etnias se convierten al cristianismo (católicos y protestantes) también por la fuerza de atracción de la Iglesia. “La Iglesia crece mucho, sin embargo es una cultura al margen de la élite que se encuentra en las metrópolis”.

Francisco hablará a las minorías. La Junta Militar antes del nuevo gobierno ha hecho sucumbir al país entre masacres y represión. El nuevo gobierno más laico y liderazgo de Aung San Suu Kyi necesitan de tiempo. “No hay mucha paciencia en la comunidad internacional y la población”.

El problema del país es la identidad entre las diversas etnias. Las minorías se encuentran heridas. Niños soldados, mujeres violadas han sido víctimas de la represión en Myanmar.  Especialmente golpeada la minoría musulmana, Rohingya, que el papa Francisco recordó en el último Angelus de agosto. Hay quienes no desean que “Francisco toque el argumento en Myanmar”, aseguró.

El medio ambiente es también un problema por la deforestación para satisfacer la demanda de madera por parte de China. Además de la explotación de minerales y los gasoductos en el norte para conectar los recursos al ‘gigante asiático’. En este contexto, el Papa podría hablar de los recursos de la tierra y la responsabilidad del hombre  en la línea de la aplicación de “Laudato Si”.

Por otro lado, Francisco también podría hablar de justicia social y tomar de pecho la Doctrina Social de la Iglesia y su relación a reglas económicas justas considerando los estragos del poder  que mantienen los militares. Por ende, el nuevo gobierno tiene dificultades debido a que los militares tienen el poder de la tierra y de la economía local.

Iglesia en Myanmar 

La Iglesia también en Myanmar se ocupa de realizar escuelas, dispensarios y hospitales. “El analfabetismo es alto y se necesitan servicios esenciales”. Por experiencia propia cuenta de los los misioneros que han recogido a niños en la selva o que los acuden porque sus padres pobres los dejan momentáneamente a los religiosos.

Padre Chervellera opinó sobre el viaje del Papa a Myanmar que “sirve para sostener a Aung San Suu Kyi, los militares quieren hacer morir su gobierno, ahogando la economía ya inestable”. Destacó que el cardenal Charles Maung Bo colabora con la líder que se enfrentó a la Junta Militar.

Programa del Papa en Myanmar y Bangladesh 

El Papa partirá para Bangladesh domingo, 26 de noviembre. El primer acto de la visita a Myanmar será la bienvenida oficial en el aeropuerto internacional de Yangon, lunes 27. Al día siguiente irá a Nay Pyi Taw, donde será el anfitrión de la ceremonia de bienvenida en el Palacio Presidencial.

Francisco se reunirá con las más altas autoridades del Estado y luego en la tarde dirigirá un discurso a la sociedad civil y el cuerpo diplomático para luego volver en avión a Yangon.

En la mañana del miércoles 29 de noviembre el Papa presidirá la misa en Kyaikkasan Ground en Yangon.

Por la tarde tendrá dos reuniones: la primera con el Consejo Supremo “Sangha” de los monjes budistas en el Kaba Aye Center; el segundo con los obispos del país, en una sala de la catedral de Santa María.

Jueves 30, el Papa celebrará una misa con los jóvenes en la misma catedral, y por la tarde viajará a Bangladesh.

Tras la ceremonia en Dhaka en el aeropuerto internacional de bienvenida, papa Francisco visitará el Mausoleo Nacional en memoria de los Mártires de Savar y rendirá homenaje al Padre de la Nación en  el Museo Memorial Bangabandhu. Por lo tanto, se espera el discurso de las autoridades, la sociedad civil y del cuerpo diplomático.

El día viernes 1 de diciembre se pueden sumar cuatro grandes momentos: la misa con la ordenación sacerdotal de 12 seminaristas, la visita a la catedral, el encuentro con los obispos de Bangladesh y la reunión ecuménica e interreligiosa por la paz.

El 2 de diciembre, el último día de la visita pastoral, el Papa realizará una visita privada a la Casa de Mother Teresa de Tejagon. Allí se reunirá con el clero y por último se dirigirá a los jóvenes en la Universidad de Notre Dame en Dhaka. El Papa parte del aeropuerto de Dhaka en la tarde y estará de vuelta a Roma a las 23:00.

Se trata de la tercera vez que un Papa viaja a Bangladesh. Pablo VI visitó Dhaka en 1970, cuando todavía era parte de Pakistán y san Juan Pablo II estuvo en Dhaka en noviembre de 1986. Mientras que ésta será la primera vez que un pontífice llegue a Myanmar.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día