Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El Cristo Velado de Nápoles: los documentos que “desmontan” el misterio del sudario

VEILED CHRIST
Comparte
Comenta

Nunca hubo la mano de un alquimista, no se trató de un proceso milagroso del mármol. Una nota de 1752 lo atestigua

Capilla San Severo, joya arquitectónica en el corazón de la antigua Nápoles. En su interior hay una escultura que atrae a miles de turistas de todo el mundo. Es el “Cristo velado”.

La fama de alquimista y audaz experimentador de Raimondo di Sagro, príncipe de Sansevero, comitente de la obra, hizo florecer sobre la escultura muchas leyendas.

La increíble transparencia del sudario

Una de estas concierne precisamente el velo del Cristo: desde hace más de doscientos cincuenta años, de hecho, los viajeros, turistas e incluso algunos estudiosos, incrédulos frente a la transparencia del sudario, lo han considerado equivocadamente fruto de un proceso alquímico del “mármol” realizado por el príncipe de Sansevero (www.museosansevero.it).

El hábil cincel de Sanmartino

En realidad, el Cristo velado es una obra completamente en mármol, realizada por un único bloque de piedra, como se puede constatar por una observación escrupulosa y como atestiguan varios documentos relacionados con la realización de la estatua. La estatua es fruto del cincel del artista napolitano, Giuseppe Sanmartino (http://www.visitarenapoli.it).

La nota del 1752

Un documento conservado en el Archivo Histórico del Banco de Nápoles, informa de un acuerdo de cincuenta ducados a favor de Sanmartino firmado por el comitente (el costo total de la estatua ascenderá a la notable suma de quinientos ducados).

A continuación el texto de la “fe de crédito” de 50 ducados emitida por el Banco del Santísimo Espíritu el 16 de diciembre de 1752:

(“…pagará al magnífico Giuseppe Sanmartino a cuenta por la estatua de Nuestro Señor muerto cubierto por un velo de mármol … “). Y en un pago subsiguiente, 30 ducados, realizado por el Banco della Pietà el 13 de febrero de 1754, “en cumplimiento de los 500 ducados y precio total acordado de la estatua tallada en mármol de Nuestro Señor Jesucristo muerto, cubierto por un velo transparente del mismo mármol, dijo Sanmartino…”.

Autor del descubrimiento Edoardo Nappi, archivista de la Fundación desde 1963 (National Geographic, 19 de septiembre).

Las cartas inéditas

También en las cartas inéditas enviadas al físico Jean-Antoine Nollet y al académico de la Crusca Giovanni Giraldi, el príncipe describió el sudario transparente como realizado por el mismo bloque de la estatua.

El mismo Giangiuseppe Origlia, el principal biógrafo del siglo XVIII de di Sangro, especifica que el Cristo está completamente cubierto por una sábana de velo transparente del mismo mármol (www.altrarealtà.com, 20 luglio 2016).

La leyenda del velo, sin embargo, es muy dura. El halo de misterio del Cristo Velado con la líquida claridad del sudario se sigue alimentando.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.