Aleteia

No todos los agentes secretos se llaman Bond, James Bond

Universal Pictures
Comparte
Comenta

El inminente estreno de Kingsman: El círculo de oro nos recuerda que no todos los espías viven de vodka mezclado, no agitado y aquí lo evidenciamos con una lista de los cuatro (en realidad, cinco) agentes secretos que más y mejor se distancia del mítico espía al servicio secreto de Su Majestad

1. Ethan Hunt

Saltó de la televisión al cine y lo hizo a lo grande. Tom Cruise se hizo con los derechos y él mismo se encargó de gestionar directores, guiones y elenco de actores.

Photo by Paramount/Kobal/REX/Shutterstock

En esencia, las películas de Mission:Impossible son más de Cruise que de sus directores. Arrancó con una obra maestra del género, dirigida por Brian De Palma y todo salió bien, su guion comprado y a cuyo escritor despidieron después y hasta la complicada relación entre director y actor/productor. Tras cinco secuelas y una sexta en rodaje, ninguna ha superado este perfecto ejemplo de cine de espías moderno.

2. Jason Bourne

Existe una extraña fascinación por este espía sin memoria que honestamente no termino de entender. Creado por el escritor Robert Ludlum, Bourne ha protagonizado hasta la fecha cinco películas, El caso Bourne (2002), El mito de Bourne (2004), El ultimátum de Bourne (2007), El legado de Bourne (2012), Jason Bourne (2016).

Universal Pictures

En realidad, la popularidad y hasta el prestigio por el personaje se encuentra en la segunda y tercera película, ambas dirigidas por el inglés Paul Greengrass. De hecho, la afinidad entre el director y su actor protagonista, Matt Damon, fue tal que cuando los estudios decidieron que había que cambiar al realizador, el intérprete se negó a salir en la película y así nació El legado de Bourne, una película de Bourne sin Bourne.

 

 

3. Jack Ryan

Nació de la pluma de Tom Clancy, el maestro de la novela moderna del espionaje internacional. En el cine lo vimos por primera vez en 1990 en la obra maestra de John McTiernan La caza del octubre rojo. Allí le puso rostro Alec Bladwin, un actor por aquel entonces en alza.

Paramount Pictures

Cuenta la leyenda que cuando el film tuvo éxito Harrison Ford se apresuró a presentarse como el próximo Jack Ryan, habida cuenta de que había sido a él, el primer actor al que le ofrecieron el papel. Con Ford llegaron Juego de patriotas y Peligro Inminente, dos películas entretenidas pero demasiado presuntuosas.

En 2002 se intentó un nuevo reinició con un dúo imposible, un director insípido y Ben Affleck como Ryan y Pánico nuclear tampoco terminó de funcionar. Hasta la fecha el último intento por resucitar al personaje tuvo lugar hace tres años con Jack Ryan. Operación sombra, con Kenneth Branagh como director y Chris Penn como protagonista y la cosa aunque bien intencionada, tampoco terminó de salir.

 

4. Mulder y Scully

También empezaron en la televisión y en realidad es ahí donde han cultivado y engrandecido su fama. Pese a su legión de fans, su escueto y fugaz paso por el cine no gustó a casi nadie salvo, cosa curiosa, a los que Expediente X no les decía gran cosa.

20th Century Fox

Expediente X. Enfréntate al futuro fue una película correcta, sin grandes virtudes pero tampoco con grandes defectos. Supongo que ofrecía lo que todos esperaban o por lo menos, lo que algunos esperábamos de una serie como esta. X-Files: Creer es la clave puso tras las cámaras al creador del invento, Chris Carter, y tal vez por esto film resultó un telefilme alargado aburrido e inverosímil.

 

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día