Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

SER MUJER un proyecto para la transformación social

Ser Mujer
Comparte

Colombia y un proyecto de formación integral que busca difundir y enseñar el recto valor y dignidad de la mujer

El tema de la mujer viene adquiriendo una importancia creciente en la cultura de nuestro tiempo, constituyéndose en un tema de constante reflexión y debate en los distintos ambientes en los que se desempeña.

A la Iglesia no le es ajena esta preocupación. En su reciente viaje a Colombia, Francisco en varios discursos ha exhortado la promoción de la mujer en la misión eclesial valorando su gran aporte a la sociedad. Y en general, desde hace varios años se ha buscado de distintas maneras denunciar los atropellos que hasta el día de hoy se viven en muchos ambientes en contra de la dignidad de la mujer y sus derechos.

Juan Pablo II en la carta que escribió a las mujeres en 1995 se dio el trabajo de reflexionar en la realidad de cada mujer, de sus diferentes roles y señaló algunos problemas y perspectivas de la condición femenina desde la Palabra de Dios. “Por desgracia somos herederos de una historia de enormes condicionamientos que, en todos los tiempos y en cada lugar, han hecho difícil el camino de la mujer, despreciada en su dignidad, olvidada en sus prerrogativas, marginada frecuentemente e incluso reducida a esclavitud”. 

Colombia no es ajena a esta realidad. La violencia contra la mujer es alta, el atropello de sus derechos y el pasar por alto su dignidad son pan de cada día, aún en muchos sectores. Frente a esta realidad un grupo de mujeres viene impulsando un proyecto de formación integral que busca difundir y enseñar el recto valor y dignidad de la mujer, entendiéndola como una pieza fundamental de la gran familia humana, donde la intuición propia de su femineidad enriquece la comprensión del mundo y contribuye a la plena verdad de las relaciones humanas (De la carta del Santo Papa Juan Pablo II, el 29 de junio de 1995, a las mujeres).

SER MUJER inició hace varios años en Chile y este año la escuela empezó su labor en tierras colombianas donde se viene trabajando con un grupo de señoras que viven en Ciudadela Nuevo Occidente (Medellín).

Una escuela de formación integral

El proyecto SER MUJER quiere formar integralmente a otras mujeres sobre su valor y dignidad desde una recta antropología católica, y a través de espacios de encuentro, actividades y un completo programa de formación permitir que estas mujeres puedan encontrarse con ellas mismas y descubran la grandeza de su identidad.

Maria Jannet Ciro es beneficiada del proyecto, es cabeza de familia. Tiene tres hijos y se desempeña como empleada de hogar. Ella participa cada sábado con entusiasmo de la escuela. “Tenemos un grupo espectacular de mujeres que hemos aprendido demasiado y nos han enseñado muchas cosas, nos sirven en la actualidad y en el futuro. Nos recuerdan que somos muy valiosas, que Dios nos ama mucho. Cada sábado hay una clase diferente; nos han enseñado manualidades. Me siento como en una familia, cada que voy al grupo es como un descanso para mí”.

La escuela busca atender el área espiritual, psicológica, intelectual, social y física. El programa que se desarrolla en los encuentros semanales de dos horas busca que las participantes experimenten su “ser mujer” como vocación al amor y a la realización, que encuentren así el fundamento de su dignidad, reconciliando la mirada de sí mismas y fortaleciendo su relación con Dios.

Asimismo, se cuenta con profesionales voluntarias en distintas áreas que les permiten trabajar en la autoestima, autoconcepto, fenómenos y características propias de la psicología femenina. También se les ofrecen elementos que les ayudan a tener una recta comprensión de su afectividad y sexualidad.

Hay encuentros formativos donde se les entregan criterios acerca de una recta mirada del ser mujer en respuesta a las ideologías de hoy. Y con actividades se intenta despertar el interés cultural ampliando el horizonte y la capacidad crítica frente a la realidad, para que así puedan tener elementos para ser agentes de cambio.

Todos los sábados en SER MUJER se busca generar espacios de encuentro y amistad entre las beneficiadas y las voluntarias que permitan forjar comunidad.

 

Ser Mujer

De mujer a mujer

El programa busca el famoso empoderamiento de la mujer, pero desde una perspectiva de fe que no permite renunciar a lo propio de la femineidad y la manera más eficiente que se ha encontrado para cumplir el objetivo es a través de un voluntariado comprometido que permite testimoniar la vida de otras mujeres.

Es interesante descubrir como en este proyecto se ha logrado tender puentes entre dos realidades: mujeres que ofrecen sus conocimientos y tiempo para compartir en el acompañamiento de las actividades y mujeres – las beneficiadas – que cargan con una historia de muchos sufrimientos y que en el día a día buscan atender en su escasez las necesidades de sus familias.

Para ambos grupos la experiencia ha sido positiva y de enriquecimiento mutuo. “Me gusta mucho compartir con estas mujeres que sufren tanto y que han cargado tantas cruces porque se aprende de ellas muchísimo y a la vez aprecian mucho lo que podemos darles. Es hermoso verlas crecer en sentirse cada vez más orgullosas de su feminidad y hacerse amigas entre ellas porque así van creando comunidad”, comparte Ana Cristina Villa quien es laica consagrada y participa como voluntaria en el proyecto.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.