Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Clemente I
home iconActualidad
line break icon

11 de septiembre de 2001, el día que debemos recordar siempre

WORLD TRADE CENTER

Levine-Roberts/Sipa USA/East News

Esteban Pittaro - publicado el 11/09/17

Hay un límite que la humanidad no debe volver a explorar

Un día como hoy, el mundo asomaba raro. La tele mostraba casi con estupor un accidente de por sí extraño. La cobertura en vivo de todo ya era una realidad en 2001. Por eso fuimos millones y millones los que nos preguntábamos cómo ese piloto no había visto en un día despejado una de las dos Gemelas de Nueva York. El mundo ya no estaba tan dividido en parcelas, como había sugerido Borges en los 80. O al menos ya no parecía así. Pero un segundo avión colisionó contra la otra torre. Y todos lo vimos.

Recuerdo ese día de hace ya 16 años en las clases de la materia de periodismo de la Universidad. Supone uno de esos acontecimientos cuya objetividad se aborda desde la más pura subjetividad. El periodista que lloró, que se conmovió, que aseguró que pese a su trayectoria no tenía más que decir que no hay palabras ante hechos como estos es un periodista que comprendía la complejidad humana de lo que tenía por delante y acompañaba una rápida reflexión que todos hicimos en ese momento, casi a la par, periodistas y ciudadanos: el mundo estaba en guerra.

Pero ya estos dos últimos años ante el 11 de septiembre en las clases de primer año de la Universidad el escenario es distinto. Cuando pregunto si recuerdan ese día muy pocos, o ninguno, levanta la mano. No es culpa de ellos, puesto que apenas nacían a la vida consciente, y tenían no más de dos o tres años. Ya hay nuevas generaciones de jóvenes adultos que no vivieron un momento de estupor que aleccionó al mundo sobre el terror, que nos presentó con suma evidencia que hay un mal que es evidente, que no se explica desde lógicas geopolíticas, que se llama terrorismo y no tiene ningún tipo de justificación.

Los profesores de historia de los países neutrales hacen malabares para enseñar que en la guerra fría había dos bloques con intereses e ideologías distintas enfrentados. Ante el 11 de septiembre no existe tal necesidad, porque nunca el mal se había manifestado con tanta contundencia en una pantalla de televisión.

Hubo episodios posteriores, casi ecos, igualmente malévolos aunque de más rápido olvido mundial, que con un mundo ya cuidado de espanto no lloramos lo necesario, siguiendo una propuesta del Papa Francisco. Porque atentados como Atocha, Niza, Londres, París, etc, fueron todos enmarcados políticamente en escenarios más complejos que involucraban otros dramas. Pero aquel 11 de septiembre no hubo lugar a interpretaciones. El hombre y sus divisiones culturales y sociales habían caído muy bajo, demasiado. Fue como abrir nuevamente las puertas de Auschwitz y contemplar el espanto.

Contemplar ese espanto nos provoca náuseas. La televisión americana ha decidido de un tiempo acá recordar cada 11 de septiembre desde otra mirada, sin mostrar las imágenes del horror, relatando historias de superación, de coraje, de unidad. La herida es muy fresca, y aún duele.

Pero hay nuevas generaciones que, con imágenes y sin ellas, es bueno crezcan sabiendo que hay un límite que la humanidad no debe volver a explorar. Se llama nazismo, se llama terrorismo. Y el 11 de septiembre de 2001 nos recuerda que tenemos que hacer todo lo humanamente posible para que nunca más caigamos tan bajo en nuestra dignidad de seres humanos.

Tags:
agresiónestados unidosterrorismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
LaFamilia.info
Los 7 hábitos de las parejas que funcionan bi...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.