Aleteia

¿Qué es una cripta?

Philippe Roy / Aurimages
Comparte

¿Tienen las iglesias algo que ocultar? Muchos edificios religiosos albergan criptas cuya función parece oscura. Sin embargo, tienen muchas razones de ser, históricas o prácticas.

La etimología de la palabra cripta designa un lugar oculto. Por tanto, la cripta de un edificio religioso es una parte generalmente invisible desde el exterior y situada en el subsuelo del edificio principal.

Debido a esta situación particular y a su acceso a menudo discreto o incluso secreto, las criptas de las iglesias se utilizaron durante los tiempos de persecuciones para salvar las reliquias o restos de santos y mártires de la codicia de profanadores y saqueadores.

Aunque las criptas de iglesias y otros edificios se utilizan a menudo como tumbas, esta no es su única función. No es raro ver tumbas en capillas laterales, no muy lejos de la nave principal de las iglesias, a la vista de todos.

Así, algunas criptas de tamaño importante están acondicionadas para permitir la celebración de oficios litúrgicos.

Por ejemplo, tras la destrucción de su iglesia en 1780, los caballeros de la Orden del Santo Sepulcro fueron acogidos en la cripta de la iglesia de Saint-Leu en París y allí mantienen su capítulo.

En ocasiones, la cripta es más antigua que la iglesia que la corona, y da testimonio del pasado del lugar de culto.

Este es el caso de la cripta de san Ireneo en Lyon, que data de la época carolingia, mientras que la iglesia actual fue construida en el siglo XIX.

El yacimiento se encuentra en una antigua necrópolis galorromana y los cuerpos de los mártires Alejandro y Epipodio (178) fueron sepultados en la cripta de lo que entonces era una basílica después de haber estado escondidos en una cueva donde varios peregrinos habrían presenciado milagros.

Hoy en día, en algunas parroquias cuyas criptas no son de especial interés histórico o arquitectónico, lo que prima es el aspecto práctico: en invierno permite celebrar ceremonias en condiciones más cómodas, ya que la iglesia es demasiado difícil de calentar.

Es también el lugar ideal para conservar parte del material litúrgico y, a veces, un lugar acogedor de vida pastoral.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.