Aleteia

“La Virgen María sale al encuentro de su hijo muy amado el papa Francisco”

©Dominicos_Colombia
Comparte

Entrevista al guardián de la reliquia más venerada de Colombia

“La Virgen María sale al encuentro de su hijo muy amado el papa Francisco”, dijo a Aleteia Fray Said León Amaya, provincial de los dominicos en Colombia, quien además contó detalles de la traslación de la reliquia a Bogotá y cómo el lienzo ha realizado otros milagros más recientes.

Los dominicos son los custodios desde hace casi 400 años del lienzo con la imagen de la Virgen de Chiquinquirá. Miles de peregrinos visitan el santuario de la Basílica de Chiquinquirá, ubicada en el departamento de Boyacá, situada en el valle del río Suárez, a 134 km al norte de Bogotá.

En ocasión del viaje apostólico del Papa a Colombia (6-10 de septiembre), el 1 de septiembre la reliquia ha sido trasladada en helicóptero a la capital colombiana hasta la Catedral Primada (Ver vídeo abajo).

Es una reliquia muy importante para la identidad espiritual del pueblo colombiano desde el «milagro que ocurrió hace 431 años”. El lienzo se “renovó milagrosamente”.

Se trataba de una “imagen pintada de la Virgen que estaba deteriorada por la humedad, el sol y el agua, había perdido el color”, se presentaba “desdibujada y abandonada”.

Wikipedia

Rosa oculta

María Ramos una mujer española muy pía “le empieza a orar a ese lienzo desdibujado.

Entonces, ella empieza a decirle: ‘Rosa del cielo hasta cuando estarás oculta, cuando vais a manifestar tu hermosura’, contó Fray Said, provincial de los dominicos en Colombia.

El milagro ocurrió un 26 de diciembre de 1586. “Los colores vuelven al lienzo y la imagen es resplandeciente”.

Ahí comienza la historia de la “Virgen de Chiquinquirá” unida a “las devociones, peregrinaciones y oraciones por parte de la Iglesia”.

“El pueblo colombiano comienza a presenciar una serie de milagros que suceden en ese lugar”.

© VINCENZO PINTO / AFP
Papa Francisco y la estatua de la Virgen de Fátima en Plaza San Pedro

El Papa devoto a la Virgen

El papa Francisco al anunciar su visita a Colombia ha querido encontrarse con “la Virgen del Rosario de Chiquinquirá”, el cardenal Rubén Salazar y la conferencia episcopal le solicitan a la orden de los dominicos; si es posible concreta esta reunión especial.

“Nosotros somos los guardianes, no los dueños, pues es la madre de todos los colombianos y las vocaciones”, comentó Fray Said.

Entonces, todo está listo para que el papa Francisco se encuentre con la Virgen María. “Ella sale al encuentro de su hijo muy amado el papa”.

El provincial de los dominicos en Colombia destacó que “el papa Francisco, como otros Sucesores de Pedro, es marianista”.

El Obispo de Roma “quiere orar delante de la imagen de la Virgen, consagrar a Colombia y quiere hacerle una ofrenda, un obsequio, y sobre todo orar por la paz de los colombianos y del mundo entero”.

El pueblo devoto 

“El pueblo colombiano es un pueblo con una devoción a la Virgen muy grande. Por eso, los colombianos nos sentimos llenos de gozo y alegría por este encuentro entre la Virgen, el Papa y la gente”.

“Los gestos del papa Francisco, el amor que se le tiene a la Virgen María por parte del pueblo colombiano, yo creo que despertará la conciencia de muchos para buscar a Dios”, afirmó el fraile dominico.

La juventud

20.000 jóvenes se encontrarán con el Papa Francisco y la Virgen el próximo jueves 7 de septiembre en la Catedral primada de Bogotá de frente a la Plaza de Bolivar.

“Los jóvenes recibirán un mensaje muy especial. La importancia que tiene la Virgen María en nuestra fe. Ella es nuestra madre, compañera de camino, y sobre todo que la devoción de la Virgen tiene un sentido porque nos lleva a Jesús”, opinó el custodio de la reliquia.

Una fe que dejará interrogantes. “Es un llamado que Dios nos hace a través del papa Francisco con sus gestos de acercarse a los pobres, invita a ir a la periferia, de tener actitudes de amor hacia los demás. Yo creo que esto será de mucha bendición para nuestro país y también para el mundo entero”, añadió.

Traslación de la reliquia

“Cuando el cardenal pedía que la Virgen viniera a Bogotá, yo me fui al santuario junto con un experto en arte, padre Edison, ese día con los frailes dominicos bajamos el lienzo para orar muy cerca de ella y también realizar una inspección a su estado”.

El lienzo se encuentra sobre una tabla firme para evitar daños. Los frailes cantaban el salve regina y sentía en mi corazón que la Virgen manifestaba: ‘Quiero salir al encuentro de mi hijo el Papa’. Y el padre experto en arte dijo en ese momento: “Si ella quiere ir a Bogotá nadie lo puede impedir”.

La decisión de encontrar el Papa y venir al encuentro de los colombianos más necesitados es de la Virgen, manifestó Fray Said.

Luego el Fraile indicó que se preguntaba: ¿Quien soy yo, como Fraile? “Un provincial, porque tenía la responsabilidad de dar ese sí y tuve la certeza de             que ese es un momento de gracia para Colombia. Estar cerca del lienzo de la Virgen, sentir su resplandor, sentirse cobijado, abrazado por esa belleza, por esa ternura”.

Los dominicos consideran que este acontecimiento es un mensaje especial “porque lo que el lienzo significa es la vida del ser humano, hemos sido pintados por Dios, hemos perdido los colores por el pecado, nos hemos alejado de Dios y él otra vez, nos llena de gracia y nos renueva en ese milagro para todos los hombres y mujeres”.

Una renovación espiritual – continuó – que lleva al amor y al perdón. Estar delante de ella es recibir el reflejo de Jesús.

 Milagro reciente

Fray Said León Amaya nos cuenta un milagro ocurrido hace 10 años, a las 10 de la mañana a un grupo de frailes que se encontraban orando delante de la imagen de la Virgen de Chiquinquirá.

“Ellos experimentaron una renovación espiritual muy similar a la ocurrida en 1586, vieron que del cuadro salía una luz muy fuerte, que no era normal”.

Este no fue el único episodio sobrenatural. “Hay una experiencia del padre Edelberto Sarate y otros frailes que se encontraban en la Basílica a las 6 de la mañana y presenciaron una segunda renovación del lienzo. Ella resplandecía. Brillaba, como si tuviera un reflector de ella hacía las personas”.

Para los que no han tenido la oportunidad de estar delante de la reliquia, Fray Said indica que la experiencia es “realmente impactante”.

Ella nos fortalece la fe y nos ayuda a caminar, a través de ella recibimos todas las gracias del cielo. Sobre todo, que ella nos acerca a Jesús. Una devoción para que sea verdadera, nos tiene que acercar a Jesús y eso es lo que hace la Virgen”.

El lienzo de la Virgen de Chiquinquirá resplandece en los colores de Dios que quiere que cada persona sea como la Virgen, lo que ya ha hecho en la ella, Dios lo quiere hacer en cada persona del mundo entero, llenarnos de su gracia y de su amor”, manifestó.

Colombia y la Virgen

La Virgen de Chiquinquirá es proclamada reina y patrona de Colombia en 1919 bajo el mandato del presidente Marco Fidel Suarez. “Ella hizo traer la imagen aquí en Bogotá para declararla Reina y Patrona de Colombia”.

Faltan dos años para la conmemoración de los 100 años. “Entonces desde ese instante, se ha declarado como la protectora y la guía de los colombianos”, concluyó Fray Said.

[wpvideo JvqVXYm8]

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.