Aleteia

Galápagos (Ecuador), un ejemplo mundial contra delitos ambientales

GALAPAGOS
Comparte

Una tripulación china recibió una sentencia sin precedentes por delito de tenencia y transporte de especies protegidas

Por estas horas el mundo entero toma nota de lo acontecido en Ecuador y sentencia ejemplar y sin precedentes vinculada al delito ambiental y especies protegidas en las islas Galápagos, el famoso archipiélago que fuera declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en 1978 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Es que este domingo 27 la jueza ecuatoriana Alexandra Arroyo, luego de tres días de audiencia, dictaminó condenar a la tripulación (unas 20 personas) de la embarcación china Fu Yuan Yu Leng 999, “de 1 a 4 años de prisión, por el delito de tenencia y transporte de especies protegidas, a través de la aplicación de un procedimiento directo”, reproduce el Ministerio de Ambiente de Ecuador a través de un comunicado.

Además, la sentencia prevé “el pago de 5.9 millones de dólares para la reparación integral de los daños ocasionados en este frágil ecosistema marino”.

 

 

El barco había sido capturado por la Armada de Ecuador cerca de la isla San Cristóbal a mediados de agosto luego de haber ingresado de forma no autorizada a la Reserva Marina de Galápagos con destino a Perú, indica El Comercio en base al Parque Nacional de Galápagos.

La sentencia – tuvo como acusadores particulares al Parque Nacional de Galápagos y al Ministerio de Ambiente de Ecuador- cayó con toda su fuerza sobre esta tripulación en particular, pero la presencia de barcos de bandera china en la zona inquieta desde hace tiempo. Días pasados, por ejemplo, la propia Cancillería ecuatoriana había informado de acciones de prevención frente a la presencia de gran cantidad de buques de pesca chinos en las inmediaciones de aguas jurisdiccionales ecuatorianas.

Entre otras cosas, Ecuador realizó una protesta formal ante el embajador de China en el país, además de ponerse en contacto con otros países de la región como Perú y Colombia sobre la presencia de buques chinos.

Ejemplar, sin precedentes

“Esta sentencia va acorde con la política de cero tolerancia al irrespeto de nuestra soberanía y de nuestros principios más elementales como nación, pues Ecuador reconoce en su Constitución (2008) a la naturaleza como sujeto de Derechos. Esta sentencia marca un precedente en materia jurídica ambiental, a nivel de país y de la región”, expresó el ministro de Ambiente, Tarsicio Granizo.

Para el dictaminado de esta sentencia fue clave el hallazgo en el interior de la embarcación de la tenencia de varios tiburones, especies protegidas dentro de la Reserva Marina de Galápagos, siendo un delito tipificado en el artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal, prosigue el Ministerio de Ambiente.

En tanto, también se concretó el decomiso penal de la embarcación para el beneficio de la población de Galápagos. El valor de la venta será para el Parque Nacional de Galápagos.

“El Ecuador ha actuado apegado a la legislación ambiental y presenta una alerta mundial de lo que sucede a diario en nuestros océanos, por lo que se requiere una respuesta inmediata de las Naciones Unidas sobre la pesca indiscriminada”, dijo Walter Bustos, director del Parque Nacional Galápagos, quien también hizo referencia a una jornada “histórica”.

 

 

Lo acontecido en las últimas horas en las Islas Galápagos hace reflexionar sobre la importancia del cuidado de las especies.  Pero además de todo lo que implica a nivel ejemplar -y la alerta sobre una situación extendida a nivel internacional- tiene sabor a “Laudato Si” por todo lo que implica en cuanto al cuidado de la casa común.

El mundo mira a Galápagos, y en particular Ecuador, que se convierte también en ejemplo mundial contra los delitos ambientales.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.