Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa Julita y san Quirico
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Los fieles pueden tocar el ostensorio?

Marko Vombergar-ALETEIA

Velo humeral: Paño que cubre los hombros del ministro cuando lleva el Santísimo Sacramento en procesión o cuando da la bendición con Él.

A Fé Explicada - publicado el 19/08/17

¿Qué dice la Iglesia sobre tocar la Hostia o el Ostensorio durante la adoración al Santísimo Sacramento?

“Durante el momento de adoración al Santísimo Sacramento, los fieles no deben tocar el Ostensorio».

Llegan a nuestras parroquias innumerables preguntas, como las que describimos abajo.

«Cuando Jesús estaba vivo, las personas intentaban ser curadas sólo tocando sus vestidos. ¿No podemos hacer eso hoy? ¿Quien tiene mucha fe, no podría curarse?»

La pregunta responde por sí misma.

En el tiempo en que Jesús estaba en la tierra (porque Jesús aún está vivo), una mujer (cf. Lc 8,43) se curó no porque tocara a Jesús, sino porque tenía fe.

De la misma manera, no necesitamos tocar a Jesús, sino creer en Él.

Nuestro Señor nunca dijo que deberíamos tocarlo para curarnos, pero sí, que si creemos en Él, nunca moriremos (cf. Jn 11,26).

Nosotros podríamos citar diversas teologías y reglas litúrgicas que muestren que no es correcto tocar el Santísimo. Sin embargo, aquí vemos que la cuestión es otra.

Quien tiene mucha fe, confía en Dios y en Él espera. Si nosotros creemos que seremos curados de nuestros males porque tocamos el Ostensorio o los vestidos del Papa o vamos a Jerusalén, nuestra fe es vana. Nuestra fe sólo deja de ser vana si creemos que Cristo ha resucitado (cf. 1Co 15,14).

¿Podemos tocar la Hostia o el Ostensorio durante la adoración al Santísimo Sacramento?

Empiezo recordando que en buena hora tenemos documentos importantes que corrigen ciertas posturas equivocadas en relación a la Eucaristía. Son muchos documentos. Dos de ellos recientes que aún no han llegado a muchas comunidades. Son la Instrucción General para el Misal Romano y la Encíclica del papa Juan Pablo II sobre el sacramento de la Eucaristía (Ecclesia de Eucharistia, 17/4/2003). Nuestros equipos de liturgia necesitan sumergirse en esos documentos para entender y ayudar a l pueblo a entender la riqueza del sacramento del Cuerpo y la Sangre del Señor.




Te puede interesar::
HolyArt: Bellos ostensorios para las parroquias

La pregunta sobre poder o no tocar la hostia consagrada durante las bendiciones del Santísimo Sacramento está en la dirección correcta, y se refiere a lo que se ve ne determinadas celebraciones. El Santísimo Sacramento pasa en medio del pueblo y las personas tocan el Ostensorio. Aunque no se niega la fe de estas personas, es necesario decir que no es litúrgicamente correcta esta «manipulación» de la hostia consagrada. Peca contra la sacralidad del sacramento.

Nosotros tomamos a Cristo Eucarístico en las manos y lo ponemos en la boca, nosotros lo tomamos y comemos como Cristo dijo. Nosotros adoramos a Cristo en el Sagrario, porque creemos en su presencia. Nosotros acogemos la bendición que la Iglesia no da con el Santísimo Sacramento, porque es el propio Cristo presente en el sacramento, el autor de la bendición.

Y ya está. Fuera de esto, cualquier manipulación, cualquier aproximación indebida se vuelve una falta de respeto al don más precioso que hizo Cristo de sí mismo a nosotros. Esto por no decir que ciertas actitudes terminan no pasando por un hábito devocional vacío. Frente la grandeza del misterio eucarístico acoger las indicaciones de la Iglesia es el mejor camino para evitar exageraciones, imprecisiones y errores.

In Iustitia Christi. Mons. Inácio José Schuster, Vicario Geral

Por Fé Explicada

Tags:
dummies liturgiaeucaristiafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.