Aleteia

Ecuador: La muestra que se burla de símbolos religiosos y genera indignación

ECUADOR
Comparte

Los obispos ecuatorianos expresaron su malestar a través de un comunicado

“La intimidad es política”. Así se llama la muestra de arte que por estas horas es motivo de conversación en Ecuador.  A través de diversos espacios establecidos en el Centro Cultural Metropolitano de Quito (MET) 17 artistas y colectivos y de diferentes países exponen diversos pareceres sobre la vida y la sexualidad desde el pasado 29 de julio y hasta el 29 de octubre.

La muestra -que cuenta con el respaldo de ONU Mujeres Ecuador, entre otros- incluye instalaciones, performances, dibujo, pintura, escultura, videos e intervenciones site-specific que celebran la amplitud de los lenguajes artísticos actuales y su capacidad para transformar la vida en común, expresa el detalle de la presentación de la muestra.

“En La intimidad es política, específicamente concebida para el MetQUITO, se exploran las formas en que se construyen las subjetividades contemporáneas y se analiza cómo se estructuran las políticas de dominación en torno al sexo, el género, la clase social o la etnicidad a través de las obras de artistas y colectivos”, prosigue.

La propia curadora de la muestra, Rosa Martínez, confirma a la prensa ecuatoriana la manifestación relevante que hacen artistas gais, lesbianas y transexuales para presentar sus enfoques y miradas de género, además de una fuerte impronta feminista en la exposición.

Pero en particular hay una obra que ha generado mayor indignación que otras para la comunidad de fieles en Ecuador. Se trata del mural “Milagroso Altar Blasfemo” a cargo del colectivo boliviano Mujeres Creando y que está ubicado en una pared patrimonial y al lado de una iglesia.

En el mural queda de manifiesto una “reinterpretación desde la ironía y la crítica mordaz la función colonial que tuvieron los altares instalados históricamente en América”, reproduce El Telégrafo.

La virgen protectora de las aborteras, virgen trans, virgen dolorosa del feminicidio y virgen pecadora, son algunas de las presentaciones más ofensas han levantado, prosigue.

“Los altares tienen una tradición importante en la época colonial para instaurar a través del catecismo una visión colonial de los cuerpos, de la sexualidad: Nosotras cuestionamos esa historia y la descomponemos”, dijo a ese medio María Galindo, integrante del colectivo y una de las feministas más reconocidas de América Latina.

Esta situación generó la rápida reacción de los obispos ecuatorianos, quienes expresaron su malestar a través de un comunicado difundido el pasado 1 de agosto en el que hacen alusión a una “grotesca burla a los símbolos religiosos”.

“Los grupos organizadores de tal muestra pictórica, en nombre de la libertad de expresión, atentan contra los derechos fundamentales de otras personas que disentimos de sus posiciones ideológicas; pues supuestamente, luchan contra la homofobia, pero no dudan en promover la burla y la fobia contra los creyentes, particularmente contra los cristianos católicos”, señalan en el comunicado.  

“En nombre de muchos cristianos queremos manifestar la gratitud a todas las personas que, independiente de su posición social, política y religiosa, han levantado su voz con firmeza y claridad para expresar su inconformidad por tan grotesca burla a los símbolos religiosos”, concluyen.

Mural será removido

En las últimas horas, además de diversas expresiones a favor y en contra de la muestra,  se conoció que el mural “Milagroso Altar Blasfemo” será fotografiado e impreso en otro lugar y para ello las autoridades locales argumentaron la falta de permisos para intervenir una pared patrimonial (el propio mural colinda con la iglesia de La Compañía).

Pero igualmente, si bien será cambiado de lugar, varias preguntas quedan aún sin responder, entre ellas hasta dónde es válido burlarse y mofarse de la creencia de otros cuando quienes son protagonistas de la misma exigen de forma cuasi vertical el respeto por una ideología determinada.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.