Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Perú: Mujeres voluntarias ofrecen amor ante emergencia en Ayacucho

PERU
Comparte

Desde Miami financian obra de asistencia a niños desplazados por la violencia

A Cirilo le robaron la paz, mataron a su madre y lo dejaron solo. ¿Quién pudo arrebatarle su familia a este pequeño? Y es que la pobreza y la desolación se habían apoderado de la ciudad de Ayacucho. Como si fueran escenas de una película, cada momento fue registrado en la mente de miles de pequeños, quienes por el año 1985 soportaron las secuelas de la violencia subversiva en el Perú.

¿Puede un niño vivir en desamor? Vilcashuaman, Huancapi y Huanta se convirtieron en el mejor hogar para los niños desplazados por la violencia. “Cuando el Papa Juan Pablo II visitó tierras peruanas, nos pidió cumplir una misión”, cuenta para Aleteia Violeta Cépeda, presidenta del Capítulo de Miami de la Asociación Emergencia Ayacucho (AEA ).

“Y así lo hicimos, desde hace 30 años albergamos a miles de niños en diferentes hogares, donde reciben alimentación, educación y sobre todo amor”, expresa. “Me duele el corazón saber que tantos pequeños huérfanos no tienen donde pasar una noche, alimento que llevarse a la boca, y lo que es peor sin oportunidades para el estudio”, narra emocionada Violeta.

Emergencia de amor en Ayacucho

San Juan Pablo II dejó una donación en el Perú para los niños que debían enfrentarse a las secuelas de la violencia subversiva. Esos fondos sirvieron para la creación de tres casas hogares que ahora llevan su nombre.

Fundada el 29 de noviembre de 1985, bajo la supervisión del entonces arzobispo de Ayacucho, monseñor Federico Richter Prada, y de la señora Anabela Jordán, (esposa del embajador de Estados Unidos, primera presidenta de la AEA en Lima), está conformada por un grupo de mujeres voluntarias, quienes llevan adelante esta misión, y cuentan con un capítulo AEA en Miami, que fuera constituida en 1987 por damas residentes en la Florida.

En 2016 este grupo de damas voluntarias logró reconstruir la casa hogar de Huancapi, que acoge a 30 niñas bajo el cuidado de las hermanas Franciscanas Misioneras de María. En esta tarea solidaria Violeta, madre de tres hijos, ha logrado integrar también a su familia.

Hogares solidarios en Ayacucho

Para el arzobispo de Ayacucho, monseñor Salvador Piñeiro, se trata de una gran labor de ayuda humanitaria: “Agradezco a tanta gente que con generosidad e ilusión, colabora con las poblaciones vulnerables de ciudades muy pobres que conocieron la violencia de cerca”, precisó el también presidente de la Conferencia Episcopal Peruana durante una entrevista al Diario Las Américas de la Florida.

 

Además de velar por la manutención de niños en edad escolar, tanto en la casa ubicada en Vilcashuamán, bajo el cuidado de las hermanas Palotinas, como en el hogar establecido en la provincia de Huanta que alberga a 30 menores supervisados por las hermanas Canonesas de la Cruz. La Asociación Emergencia Ayacucho apoya a dos casas juveniles: “Villa Paloma” que cobija a varones jóvenes de 16 a 23 años, quienes bajo la asesoría de un tutor, logran culminar sus estudios universitarios o técnicos. Y está también “Villa Haydee”, casa juvenil dedicada al cuidado de mujeres hasta los 23 años.

Con más de 57 miembros, originarios de diversos países como Suiza, Francia, España, Brasil y Cuba la AEA capítulo de Miami, organiza para el próximo 9 de septiembre una actividad profondos denominada la Gala de las Orquídeas. El evento que se realizará en Miami Dadeland Marriot espera contar con 350 invitados, gracias al apoyo de la comunidad del sur de la Florida.

Las damas voluntarias viajaron hasta Ayacucho para conocer el rostro de esos niños que en algunos casos hicieron cambiar el modo de ver la vida a muchas de ellas y sus familias, y para el mes de septiembre visitarán la ciudad acompañadas de nuevos miembros para conocer la obra de cerca. Las mujeres de la AEA seguirán contribuyendo desde lejos con la única esperanza de construir un Perú mejor.

 

Para mayor información sobre la labor que realizan pueden visitar www.aeamiami.com o en Facebook AEAMIAMI

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.