Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Te molesta un defecto del otro y no sabes cómo decírselo?

Dani_vr / Flickr / CC

Zuzanna Górska-Kanabus - publicado el 18/07/17

4 pasos para hablar de cuestiones incómodas sin llegar a enojarse. Verás qué cambios tan positivos obtienes en el amigo

Ellen se sentó en un banco y esperó a que llegara su amiga. Pasaron 25 minutos, y ella empezó a sentir que la rabia y la frustración aumentaban a cada minuto. Esta no es la primera vez que Verónica llega tarde. Y siempre ha sido así: ella suele llegar de 20 a 30 minutos atrasada, pero en lugar de disculparse, simplemente sonríe y dice que estuvo ocupada.

Ellen comenzó a sentir resentimiento con la actitud de Verónica. Esos 20 minutos a ella le importaban, pero no sabía qué decir. De ninguna forma ella le diría a Verónica que su comportamiento la estaba incomodando. Generalmente, se queda callada y oculta su rabia. 

Estoy segura de que la historia de Ellen resulta familiar. A veces, nuestros seres queridos, compañeros de trabajo o jefes se comportan de una forma que nos hace sentir heridos o enojados, pero no sabemos cómo decírselo. Esas conversaciones son difíciles porque pueden desencadenar fuertes emociones y llevar a una o a ambas personas a decir cosas de las que se pueden arrepentir más tarde.

Existe una manera de lidiar con estas difíciles conversaciones sin caer en los tipos de generalizaciones o acusaciones que perjudican las relaciones. La próxima vez que tengas que lidiar con problemas incómodos con las personas, intenta seguir este patrón de cuatro pasos: 1 ) hechos, 2) sentimientos, 3) expectativas y 4) consecuencias.

Céntrate en los hechos

Cuando quieras decirle a alguien que su comportamiento es perjudicial, céntrate en los hechos. Sé específico y evita las generalizaciones (es decir, el siempre o nunca).

En lugar de decir «Siempre llegas retrasado», o «Nunca llegas a tiempo», opta por decir «En el último mes, has llegado cinco veces con retraso», o «Has llegado retrasado a cuatro de las cinco reuniones que hemos tenido».

Centrarse en los hechos nos ayuda a mantener las especificidades y evitar juicios injustos.

Dile cómo te hace sentir su comportamiento

Necesitas decirle a la persona cómo te sientes con sus acciones. Puedes decir que ese comportamiento te hace sentir herido o que te sientes ofendido o con rabia. Es importante que formules la frase usando «yo», y no «tú».

Por ejemplo, «me enojo cuando llegas tarde a nuestras reuniones», o «me incomoda cuando no respetas mi tiempo».

Expresa tus expectativas

El siguiente paso es decirle a las personas tus expectativas –específicamente qué cambios esperas. En caso de un retraso constante, podrías decir «llega a tiempo la próxima vez», o «por favor, avísame si te vas a retrasar». Sé realista y pide cosas que la otra persona pueda hacer.

Decir cosas como «yo no quiero que te atrases nuevamente», o «la próxima vez tú me esperarás a mí» no es la mejor forma. Nadie puede prometerte que nunca se retrasará; eso no es realista. Y la segunda frase parece que estás intentando vengarte.

Explica las consecuencias

Finalmente, comunica las consecuencias, qué es lo que sucederá si la otra persona no cambia su comportamiento. Las consecuencias no son una amenaza. Sólo información. Por ejemplo: si la otra persona se retrasa, tú esperarás sólo cinco minutos y luego te irás.

Resumiendo

Entonces, en lugar de soportar silenciosamente el retraso crónico de Verónica y luego explorar, Ellen podría decir algo así:

(Hechos) «Verónica, esta es la quinta vez que nos vemos este año, y es la cuarta vez que llegas con más de 25 minutos de retraso».

(Sentimientos) «Me irrita cuando llegas tarde y actúas como si no fuera un gran qué. Me siento poco respetada».

(Expectativas) «Por favor, planea tu día para que puedas llegar a tiempo a la próxima reunión».

(Consecuencias) «La próxima vez voy a esperar cinco minutos y luego me iré».

Tags:
comportamientorelaciones amorosasvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.