Aleteia

¿Se puede estar a la moda y ser sostenible a la vez?

Comparte
Comenta

Una iniciativa en Perú que revoluciona la moda y que busca reducir la contaminación

¿Alguna vez te has preguntado de qué está hecha la prenda que usas?, ¿cuántos recursos naturales se utilizaron para su fabricación? ¿Y cuanta contaminación generó su producción? A veces solo vemos la prenda, preguntamos el precio y la compramos. Eso es todo.

Pero se puede ser sostenible y a la vez estar a la moda. En el Perú la ropa, el calzado y los accesorios son parte de una revolución. La revolución de la moda verde. Así nació la asociación de Moda Sostenible del Perú.

Hasta el momento existen en el país 75 marcas peruanas de ropa, calzado, joyas y accesorios todas encaminadas a reducir la contaminación ambiental. “La Petit Morte” diseña prendas que son compostables. La marca “K´hantu” trabaja con artesanos de las comunidades Yanesha y Shipibo – Conibo, quienes fabrican zapatos de látex natural extraído de los árboles de shiringa.

El plástico en los pies

Desde hace cinco años la marca Khana es el brazo social de Reciclando, una asociación civil que Daniela Osores creó para recolectar las botellas de plástico que los limeños arrojan a la basura. La joven entrega todo el plástico a una planta procesadora donde lo convierten en frazadas. La asociación las distribuye a niños de escasos recursos. 

 

Facebook Asociacion Reciclando

 

La línea de alpargatas producidas a base de plástico, con el que elaboran las frazadas no proviene de la recolección de botellas, sino más bien es adquirido de una planta. Los coloridos bordados con motivos de costa, sierra y selva son elaborados por un grupo de artesanas.

De esta forma se consigue un triple impacto, explica Daniela a la prensa local. Ambiental porque se reduce el número de botellas de plástico que terminan en la basura, social por el trabajo que realizan las artesanas y hasta cultural porque se refuerzan con los bordados la identidad.

Maletas con sabor a piña

El cuero piñatex (cuero vegetal hecho con hojas de piña) cambió la mirada que Sandra Valle tenía de la naturaleza. Al percatarse que las mochilas podían fabricarse con hojas de piña, decidió aportar a la producción de una moda ecológica.

“El cuero tradicional contaminaba demasiado. Se estaba volviendo cada vez más escaso”, comentó Sandra para la prensa local. Las fibras de las hojas de la piña son más baratas que el cuero animal. Es más sostenible.

La joven diseñadora ya ha logrado presentar su primera colección de mochilas y canguros de color marrón. Sandra lleva algunos años produciendo carteras y mochilas con cueros alternativos, algunas de sus clientas han respondido gratamente sorprendidas.

¿Cómo nació Piñatex?

En Filipinas usaban la fibra de las piñas en sus prendas tradicionales. Es lo que Carmen Hijosa, una diseñadora española, pudo observar cuando estuvo de viaje en ese país. Entonces se atrevió a desarrollar una técnica para procesar esas fibras y convertirlas en tejido. Fue así como se inició la distribución a diversos países, entre ellos Perú.

Otras formas de reducir la contaminación

Reducir las emisiones de mercurio, dejar de usar cianuro, prohibir el trabajo infantil, garantizar los derechos laborales de los trabajadores es lo que propone Fairmined o minería justa.

 

Facebook Asociacion Reciclando

 

Valeria descubrió que en Perú existen mineras artesanales en proceso de obtener dicha certificación. Entonces desde el año pasado la joven peruana lanzó “Condor Joyería”, su marca de joyas hechas con metales provenientes exclusivamente de mineras Fairmined.

Es cada vez más plausible el esfuerzo por ofrecer productos libres de contaminación teniendo en cuenta que la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta después del petróleo.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día