Aleteia

El Papa Francisco podría dar la excomunión a corruptos y mafiosos

G. Ciccia/Pacific Press/SIPA/EAST NEWS
Comparte
Comenta

Expertos estudiarán la propuesta para presentarla al Papa tras ‘Debate Internacional sobre la Corrupción en el Vaticano’

Grupo de expertos está evaluando la elaboración de “un texto común que guiará nuevos trabajos e iniciativas futuras contra el problema global” de las mafias y de las organizaciones criminales. “Entre estos, cabe señalar ahora, la necesidad de profundizar en el ámbito internacional y la doctrina de la Iglesia, la cuestión de la excomunión por corrupción y mafia”, informó el Vaticano este sábado 17 de junio de 2017.

El nuevo Dicasterio (ministerio) para el Servicio del Desarrollo Humano Integral (SDHI) instituido recientemente por el Papa y guiado por el cardenal Peter Turkson, ha concluido un primer encuentro del titulo: “Debate Internacional sobre la Corrupción” el 15 de junio de 2017.

De ahí nace la propuesta para que la Iglesia Católica sancione a los mafiosos, políticos corruptos y mercantes de seres humanos con la excomunión. Pena con la cual se separaría a un católico corrupto de la comunidad eclesial debido a esta falta, grave pública o privada.

Con ironía se podría decir que nos quedaríamos sin políticos católicos, especialmente en América Latina y España, no obstante, la reunión también apoyada por la Pontificia Academia de las Ciencias, toma el argumento tan enserio que ha involucrado en el debate a más de 50 figuras laicas profesionales y eclesiales.

Una mesa de reflexión que involucra jueces y fiscales anti mafia y anti corrupción, obispos, personalidades vaticanas, representantes de países de las Naciones Unidas, y jefes de movimientos, victimas del flagelo, periodistas, estudiosos e intelectuales, entre otros.

La lucha contra la corrupción y la mafia – se ha dicho en el Debate que tuvo lugar en la Casina Pio IV del Vaticano- es una cuestión no sólo de legalidad sino de civismo.

El cardenal Turkson aseguró que la reflexión obedece a la necesidad de hacer frente a un fenómeno global que “pisotea la dignidad de la persona”. Por ello, los participantes a la reunión manifestaron que la dignidad de las personas no se puede negar o interrumpir. Así bajo el apoyo del nuevo dicasterio vaticano que se ocupa de la cuestión.

El objetivo es “sensibilizar, identificar las medidas concretas que puedan ayudar a conseguir a las políticas y las leyes para que impidan cualquier corrupción, porque la corrupción es como un gusano que se infiltra en los procesos de desarrollo de los países pobres o en los países ricos”, aseguró el arzobispo Silvano M. Tomasi, secretario del SDHI.

La corrupción – continuó – “arruina la relación entre las instituciones y entre las personas. Así que el esfuerzo que estamos haciendo es crear un estado mental, una cultura de justicia que luchan contra la corrupción para proveer al bien común”.

Francisco tampoco bromea cuando denuncia que “la corrupción es la peor plaga social porque genera gravísimos problemas y crímenes que implican a todos”. Lo escribe recientemente en la introducción del libro, Corrosione (Corrosión), escrito por el cardenal ghanés Tuckson, junto al filósofo y miembro de la SDHI, Vittorio Alberti.

En este sentido, el Papa cita al teólogo francés, Henri de Lubac que decía: “el peligro más grande es la mundanidad espiritual, que es la corrupción, y que es más desastrosa que la infame lepra”.

Por ende, “nuestra corrupción es la mundanidad espiritual, la tibieza, la hipocresía, el triunfalismo, el hacer prevaler solo el espíritu del mundo sobre nuestras vidas y la indiferencia”,  explicó.

Por un nuevo humanismo, el Pontífice invita a cristianos y no cristianos” a trabajar por un “renacimiento[…]contra la corrupción que podemos realizar con audacia profética”.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día