Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa: Sabe despedirse el pastor que no se cree el centro de la historia

© Philippe Lissac / Godong
Comparte

En la homilía en Santa Marta, Francisco destaca las 3 actitudes del apóstol

El verdadero pastor sabe despedirse bien de su Iglesia, porque sabe que no es el centro de la historia, sino un hombre libre, que ha servido sin compromisos y sin apropiarse del rebaño: lo dijo el papa Francisco en la misa celebrada esta mañana en la Casa Santa Marta del Vaticano.

En el centro de la homilía estuvo la Primera Lectura tomada de los Hechos de los Apóstoles, que se podría titular, destacó Francisco, “La despedida de un obispo”. Pablo se despide de la Iglesia de Éfeso, que él había fundado. “Ahora debe irse”.

“Todos los pastores debemos despedirnos -constató-. Llega un momento donde el Señor nos dice: ve a otro lugar, ve allá, ven aquí, ven conmigo. Y uno de los pasos que debe hacer un pastor es también prepararse para despedirse bien, no despedirse a mitad. El pastor que no aprende a despedirse es porque tiene algún vínculo no bueno con el rebaño, un vínculo que no está purificado por la Cruz de Jesús”.

Pastores sin compromiso

Pablo, por tanto, llama a todos los presbíteros de Éfeso en una especie de “consejo presbiterial” y se despide. El Papa destacó “tres actitudes” del apóstol. Antes que nada afirma que nunca se volvería atrás: “No es un acto de vanidad”, “porque él dice que es el peor de los pecadores, lo sabe y lo dice”, pero sencillamente “cuenta la historia”. Y “una de las cosas que dará paz al pastor cuando se despide, explicó el Papa, es recordarse que nunca ha sido un pastor de compromisos”, sabe que “no ha guiado a la Iglesia con compromisos. No se ha echado atrás”. “Se necesita valor para eso”.

Pastores que no se apropian del rebaño

Segundo punto. Pablo llega a Jerusalén “obligado por el Espíritu”, sin saber lo que le sucederá”. Obedece al Espíritu. “El pastor sabe que está en camino”, señaló Francisco.

“Mientras guiaba a la Iglesia era con la actitud de no hacer compromisos, ahora el Espíritu le pide que se ponga en camino, sin saber lo que sucederá. Y continua porque él no tiene nada propio, no ha hecho de su rebaño un apropiación indebida. Ha servido. ‘¿Ahora Dios quiere que yo me vaya?’. Me voy sin saber que sucederá. Solo sé -el Espíritu le había hecho saber eso- que el Espíritu Santo, de ciudad en ciudad me asegura que me esperan cadenas y tribulaciones’. Eso lo sabía. No se jubila. Va a servir a otras Iglesias. Siempre el corazón abierto a la voz de Dios: dejo esto, veré qué me pide el Señor. Y ese pastor sin compromisos es ahora un pastor en camino”.

Pastores que no se consideran el centro de la historia

Tercer punto, Pablo dice: “no considero preciosa mi vida de ninguna forma”: no es “el centro de la historia, de la historia grande o pequeña”, no es el centro, es un servidor.

Francisco citó un dicho popular: “Como se vive, se muere; como se vive, nos despedimos”. Y Pablo se despide “con una libertad sin compromisos” y se pone en camino. Así se despide un pastor”.

“Con este ejemplo tan bello rezamos por los pastores, por nuestros pastores, por los párrocos, por los obispos, por el Papa, para que sus vidas sean sin comprometerse, una vida en camino, y una vida donde no se crean que están en el centro de la historia y así aprenden a despedirse. Recemos por nuestros pastores”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.