Aleteia

¿Cómo saber si lo que compras es realmente fresco?

Comparte

Tips para seleccionar alimentos frescos y de calidad nutricional a la hora de la compra

A veces cuando vamos hacer las compras nos quedamos con dudas si los alimentos que llevamos están realmente frescos y presentan la calidad nutricional adecuada.

Por esa razón debemos conocer cuáles son las características organolépticas (características físicas de los alimentos que se pueden percibir con los sentidos) que deben presentar los alimentos para que estén saludables. Estas características se pueden determinar a través de los sentidos, su aspecto, el tacto, el olfato y los ojos.

Lo más importante a tener en cuenta a la hora de escogerlos es en qué condiciones se encuentran los alimentos naturales, la conservación y su frescura.

Aquí algunos consejos para elegir mejor los alimentos antes de comprar:

Los lácteos:

  • Fijarse en el envase la fecha de elaboración y de vencimiento correspondiente.
  • Deben estar refrigerados, así que siempre debes encontrarlos en la sección de refrigerados a menos que sean del siguiente punto:
  • Los lácteos como la leche de larga duración y postres pasteurizados no necesitan frío, pueden estar a temperatura ambiente, pero en lugares secos y no calurosos.

Las carnes rojas, cerdo y pollo:

  • La carne debe tener el color rojo característico y tener algunas tiras de grasa, aspecto saludable.
  • La carne de cerdo, mejor preferir cortes firmes y de color rosado
  • El pollo debe tener un aspecto suave y claro, un olor suave, la piel debe estar seca y libre de manchas oscuras.
  • En los pollos se debe verificar la información de la etiqueta como la fecha de envasado, empresa avícola y las inspecciones sanitarias correspondientes.
  • Un buen pollo debe tener huesos con mucha carne con partes bien formadas, una capa de grasa bien desarrollada y distribuida bajo la piel.
  • No puede tener huesos rotos, plumas, carne al descubierto o decoloraciones.
  • Deben estar refrigerados o congelados

Los pescados:

  • No deben tener olor fuerte “a pescado” es el que aparece cuando éstos empiezan a echarse a perder, sino un olor fresco y suave.
  • Los ojos están limpios y sobresale un poco.
  • Todo el pescado y los filetes tienen la carne firme y brillante.
  • Las branquias claras y rojas, libres de viscosidad.
  • La carne vuelve a su consistencia original luego de presionarla.
  • No tiene los bordes oscuros ni decoloración marrón o amarillenta.
  • El iris no debe estar manchado de rojo.

Huevos:

  • Fijarse que estén lejos del calor, es necesario que los tengan en un lugar fresco.
  • La cáscara debe estar en perfectas condiciones
  • No deben tener ningún olor desagradable.
  • Una forma de saber si están buenos, es ponerlos en agua salada, si permanecen en el fondo, están bien.

Hortalizas:

  • Elegir las que tengan hojas más verdes
  • El tallo debe lucir fresco, sin coloraciones extrañas
  • Evitar las que estén aplastadas, tengan hojas rotas o presenten cortes que indiquen que han sido manipuladas.
  • Que no presenten zonas blandas

Frutas:

  • Evitar las que tengan olor rancio
  • Que tengan buen color
  • Las que estén golpeadas, blandas, se encuentren mojadas o con insectos
  • Si están muy maduras recuerde que se pudren casi de inmediato, conviene solo comprarlas si se van a consumir en el día.

Cereales y leguminosas envasadas:

  • Observar fecha de caducidad
  • El envase que este intacto.
  • Que no presente fisuras
  • Debe estar en estantes por encima de 5cm del piso mínimo, y el lugares secos , lejos del calor.

Alimentos congelados:

  • El envase no puede estar abierto, roto o golpeado en los bordes.
  • Evitar los envases que estén sobre la línea de congelación del congelador de la tienda.
  • Si puedes ver a través del envase, busca signos de escarcha o cristales de hielo, que pueden deberse a que el alimento ha estado almacenado por un período prolongado, o ha sido descongelado y vuelto a congelar. En dicho caso, lo mejor es no cómpralo.
  • En las carnes congeladas no debe haber manchas blancas ni oscuras, decoloración ni sombreado.

Frutas y vegetales cortados y envasados:

Estos alimentos ya vienen lavados, cortados, envasados y listos para su consumo.

  • Observar las condiciones del envase:
  • Debe estar intacto
  • Que no esté roto o sucio
  • Sin enmohecimiento del contenido

Conservas y semiconservas:

Son los vegetales, legumbres, frutas que vienen en lata.

  • Observar fecha de envasado y vencimiento en el envase
  • La lata debe estar intacta y limpia
  • No puede estar enmohecida, corroídas o con alteraciones en el barniz.
  • Evitar latas abolladas o con pequeñas fisuras
  • Siempre antes de su uso se debe lavar la lata.

Estos consejos son básicos realizar una compra segura y de buena calidad para ti y tu familia. Ahora ya sabes que, además del dinero, lo que debes llevar al supermercado son tus cinco sentidos bien atentos

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.