Aleteia

La Virgen de “Vacaciones en Roma”

© Antoine Mekary/ALETEIA
Our Lady of Divine Love - © Antoine Mekary / ALETEIA
Comparte
Comenta

La Virgen del Divino Amore en Viale del Policlinico

En las historias de la guerra, en Roma, la Virgen nunca falta. Sobre todo la Virgen del Divino Amore. Una bella edicola o nicho dedicada a ella se conserva apoyada en Mura Aureliane de Castro Pretorio, a dos pasos del Policlínico Umberto I, donde eran internados los heridos de guerra.

Estamos frente a una verdadera capilla, cerrada con una puerta. Arriba de la entrada el escrito “Ave María” y un techo de teja que resguarda de la lluvia. Dentro, bajo una bóveda de mosaico azul, se encuentra un pequeño altar y arriba, dentro de un nicho de piedra, el mosaico policromado de la Virgen del Divino Amore.

Se cuenta que la “Virgencita” fue colocada ahí por un superviviente en recuerdo a una de las masacres del periodo entre el 19 de julio de 1943 (primer bombardeo en San Lorenzo) y la entrada de los aliados a Roma, el 4 de junio de 1944.

Diversas noticias hacen referencia a los milagros obrados por la Virgen y vinculados a los combates.

Por ejemplo, algunos civiles huyeron de una ráfaga de metralleta aérea resguardándose detrás de los muros, bajo la imagen de la Virgen, a quien atribuyeron su salvación. Pero también hay quien milagrosamente salió ileso después de caer sobre las vías del tranvía.

A estos episodios les seguía una acción de gracias. De esta forma, el muro empezó a llenarse de placas de mármol votivas, y pronto quedó completamente cubierto.

Es difícil imaginar la escena, al mirar hoy esa pared totalmente desnuda. Las placas las quitaron y las pusieron en el Santuario de la Madonna del Divino Amore en los años 60, en concomitancia con la realización de nuevas infraestructuras y la eliminación de la acera que corría a lo largo del muro.

Pero ese muro, aún blanqueado por el mármol de las placas fue inmortalizado en algunas escenas de la película Vacaciones en Roma. A la pregunta de Audrey Hepburn (Ana), Gregory Peck (Joe) cuenta: “El pueblo viene aquí, reza, y por cada gracia recibida pone una de estas lápidas”. “Es conmovedor” es la respuesta de ella.

Y es conmovedor cómo la devoción ha permanecido viva incluso después de que el muro fuera desnudado. La edicola siempre está limpia y ordenada, las velas encendidas, las flores frescas. A izquierda del mosaico está una placa de mármol que reza:

“Perché nessuno dimentichi e disperi

il Comune di Roma

vuol qui venerata questa immagine sacra

che a noi rimasti nella guerra

senza più scampo

tra la schiavitù e la morte

sola sorrise”.

“Para que nadie se olvide y desespere

el Municipio de Roma

quiere que sea venerada aquí esta imagen sagrada

que nos quedó de la guerra

sin más escapatoria 

entre la esclavitud y la muerte

sola sonríe”

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
romavirgen maria
Newsletter
Recibe Aleteia cada día