Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEstilo de vida
line break icon

Mayo es el mes del… asma (también)

ASTHMA

Shutterstock-Yuliya Evstratenko

GIRL-BLOWING-DANDELION

Mònica Costa - publicado el 09/05/17

Experimenta cómo se siente una persona en crisis asmática

Mayo es el mes de María y de las flores, pero también el mes del asma, una enfermedad que según la Organización Mundial de la Salud afecta a más de 235 millones personas en el mundo. Evidentemente es una casualidad, pero no deja de ser curioso que Bernadette Soubirous, la niña a la que se le apareció María en Lourdes, uno de los lugares de peregrinación y de gracia mariana más importantes del mundo, sufriera asma.

Hace años era normal compartir aula con chicos o niños que tenían limitada su actividad -especialmente deportiva- por el asma, pero en la actualidad los avances médicos han facilitado que las personas que lo padecen puedan tener una vida prácticamente normalizada.

El asma no ha impedido cantar a Liza Minelli o a Demi Lobato, ni actuar a Diane Keaton, ni dirigir películas a Martin Scorsese, ni escribir a Charles Dickens o componer a Ludwig van Beethoven.

Pocos conocen que el varias veces campeón olímpico y uno de los mejores nadadores de todos los tiempos, Mark Spitz, sufría asma, al igual que dos de los mejores nadadores españoles David Meca y Mireia Belmonte. Al piloto de motos Fonsi Nieto su enfermedad no le impide competir en una especialidad llena de humo.

Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fueron inaugurados por dos deportistas asmáticos: el futbolista David Beckham y el ciclista ganador del Tour de Francia, Bradley Wiggins. En esos Juegos se comentó, precisamente, que una cuarta parte del equipo olímpico británico tenía asma.

El asma es una enfermedad que provoca que las vías respiratorias se hinchen y se estrechen provocando dificultad al respirar, opresión en el pecho, silbidos y tos y en las crisis más graves una gran sensación de angustia.

El asma y la alergia no son lo mismo, pero sí que existen sustancias llamadas alergénicas que pueden desencadenar una crisis de asma, como el pelaje de los animales, los ácaros del polvo, algunos medicamentos, el cambio de clima, productos químicos del aire, el ejercicio, el moho, el polen, el tabaco o un simple resfriado.

Para intentar comprender la sensación de angustia de una persona con asma, se puede hacer una simple prueba. Para empezar, respire con normalidad, larga y profundamente. Llene despacito sus pulmones de aire y luego déjelo ir también poco a poco. Ahora haga un ejercicio intenso durante unos minutos (correr, saltar, subir escaleras etc.). Cuando esté cansado y le falte aire, ponga una pajita en la boca e intente respirar solamente a través de ella. Si quiere, también puede estrecharla en la parte central. Ésta es la angustia de falta de aire y no poder conseguirlo que siente una persona en plena crisis asmática.

El asma no se cura, pero a veces los síntomas pueden disminuir con el tiempo y en los últimos quince años ha habido grandes avances en su tratamiento, tanto con fármacos destinados a su mantenimiento y control como aquellos que se usan para aliviar y superar las crisis importantes.

Se calcula que un 5% de la población adulta y el 10% de los niños padecen asma. Ver cómo la vida de estas personas ha cambiado tanto gracias a los avances médicos, cómo la sociedad ha ido aceptándolos sin ponerles limitaciones a la hora de desarrollarse como personas y cómo se ha ido normalizando la visión de un niño con un inhalador en la boca sin que sienta ningún estigma, es una de las grandes alegrías de la medicina y de la sociedad.

Aunque hay aún una terrible tarea pendiente: la gran mayoría de las muertes por causa del asma que aún se producen en el mundo, tienen lugar en los países en vías de desarrollo, donde el acceso a los medicamentos y a un control adecuado de la enfermedad es muy difícil.

Tags:
estilo de vidasalud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.