Aleteia

Cláusula de conciencia para los médicos: un tema tabú en Francia

ldutko/Shutterstock
Comparte
Comenta

En Italia, país de fuerte tradición católica, el 70% de los médicos se niegan a practicar abortos recurriendo a su cláusula de conciencia

El asunto ha desencadenado una intensa controversia en Italia. En el contexto de una contratación de dos profesionales obstetras, el hospital público San Camillo de Roma ha precisado de entrada en una declaración que los candidatos objetores de conciencia no serán seleccionados. El hecho es que la ley italiana permite a los médicos negarse a practicar abortos por motivos religiosos o personales. Tanto es así que algunos hospitales se enfrentan a una auténtica escasez de especialistas dispuestos a realizar interrupciones voluntarias del embarazo (IVE). Es el caso del hospital San Camillo.

En algunas regiones del país, como Molise, se encuentra a veces hasta un 90% de médicos objetores de conciencia. El número de abortos legales ha disminuido considerablemente en Italia en 30 años, pasando de 234.801 casos en 1982 a menos de 100.000 en 2014. ¿Es consecuencia de este dispositivo legal?

Francia: La cláusula de conciencia en el punto de mira del Alto consejo para la igualdad entre mujeres y hombres

La situación en Francia es casi la inversa, ya que el número de abortos legales se ha estabilizado en más de 200.000 al año desde la aprobación de la conocida como ley Veil, que despenalizó el aborto en Francia en 1975. Allí la cláusula de conciencia podría verse amenazada a corto plazo.

Según la definición propuesta por el Consejo nacional del colegio de médicos francés, “la cláusula de conciencia es, para el médico, el derecho a negarse a realizar un acto médico, por lo demás autorizado por la ley, pero que el médico estima contrario a sus propias convicciones personales, profesionales o éticas”.

No obstante, el pasado enero, 42 años después de la entrada en vigor de la ley Veil, el Alto consejo por la igualdad entre mujeres y hombres (HCEfh) planteó varias recomendaciones sobre el acceso al aborto. Entre ellas, figura en el capítulo 5 la supresión de la cláusula de conciencia para los médicos en relación a la IVE.

En la práctica, presiones sobre los pro-objeción de conciencia

En Francia no existen cifras precisas sobre este tema que permitan evaluar la proporción de médicos que hacen uso de su cláusula de conciencia.

Ningún médico está obligado a practicar un aborto. Pero en la práctica existen presiones sobre el personal de enfermería. Hay que estar atento porque a veces los profesionales se encuentran en situaciones delicadas: por ejemplo, algunos habrían podido sufrir amenazas sobre la posible finalización de su periodo de prueba. Es algo ilegal, pero muchos profesionales de la enfermería no quieren hacer valer sus derechos”, recuerda el académico Joël Hautebert, de la asociación Objection!, que milita en favor de la objeción de conciencia en Francia.

“También existen presiones sobre los estudiantes, cuando por ejemplo durante sus estudios hacen unas prácticas en ginecología. Conocemos casos en los que la negativa a practicar la implantación de un dispositivo intrauterino había resultado en la invalidación de todas las prácticas y en la necesidad de repetirla para obtener el título de medicina”, precisa Hautebert.

La legislación es drástica: las clínicas obstetricias privadas están obligadas a realizar un cierto número de abortos, proporcionalmente a su número de alumbramientos”, explica Philippe Piloquet profesor de la facultad de medicina de Nantes y médico del hospital universitario.

Hace referencia al proyecto FRIDA (en francés: Favorecer la Reducción de Desigualdades en el Acceso al Aborto) establecido en Île de France, publicado en noviembre de 2016, que definió una orientación regional sobre el volumen de actividad de IVE requerido en los centros de maternidad: un número de IVE igual o menor que un 20% del número partos. Sin embargo, subraya Piloquet, “se ha vuelto muy difícil encontrar médicos que practiquen la IVE. Uno no escoge ser médico para interrumpir una vida”, concluye.

Parteras autorizadas a practicar la IVE con medicamentos

Desde junio de 2016, las matronas y matrones están habilitados para practicar el aborto inducido por medicamentos (hasta la decimoquinta semana de embarazo) al igual que un médico. Por tanto, es previsible que una parte de estos profesionales recurran a una cláusula de conciencia sobre la práctica de la IVE, una que no habían utilizado hasta ahora.

“Los médicos que practicaban la IVE hasta ahora eran médicos proabortistas que participaron de la elaboración de la ley Veil sobre el aborto. Pero cuando se jubilen, su relevo no está garantizado y por ello hay que encontrar soluciones”, explicaba la presidenta del colegio de matronas, Marie-Josée Keller, en el momento del voto de la ley de salud por el Parlamento.

Esto parece confirmar el hecho de que el número de médicos dispuestos a practicar la IVE es estable pero insuficiente la nueva generación de médicos cada vez siente un malestar mayor en relación al aborto.

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día