Aleteia

Cristo de Medinaceli, una imagen que sigue cautivando a los peruanos

Miguel Angel Chong-CC
Comparte
Comenta

El besapiés a Jesús Nazareno Cautivo de Trinitarias esconde una rica tradición de Cuaresma y que fortalece la fe

Cuando niño acompañaba al lado de su madre, a un esbelto señor de larga cabellera. A quien todos pugnaban por besarle los pies, recuerda Paulo Legua Villavicencio. “Era tal mi asombro que corrí para hacer lo propio”. Ya han pasado 39 años de seguir a aquel misterioso hombre, quien, con solo una mirada, lo había cautivado.

Aquel personaje que deslumbró cuando niño a Paulo, era Jesús Nazareno Cautivo de Trinitarias, imagen que desde hace más de seis décadas permanece en custodia en el monasterio de Clausura de las Religiosas Trinitarias Descalzas en Barrios Altos, ubicado en el centro histórico de Lima, capital del Perú.

¿Que hizo que este niño ahora un hombre de 57 años no deje de seguir al Cristo cautivo? A los seis años su hijo enfermó. Paulo llevaba 23 años cargando en la tercera cuadrilla de la Hermandad del Señor Cautivo de Trinitarias, cuenta para Aleteia. “Caminé al hospital para salvar su vida”. “Los doctores no daban con su mal”. Y es que el apéndice lo tenía escondido. Una de las tres gracias me había sido concedida.

Besa pies da inicio a Semana Santa en Perú

“Siempre esperé cumplir 18 años para llevar en hombros el anda de mi Señor”. En 1978 salí de casa y sin decir nada a nadie corrí al monasterio, estaba entreabierto con cierto sigilo, ingresé. Él aguardaba por mí. Se trata de una réplica del Cristo de Medinaceli (imagen española) que yace en el recinto eclesial, tallada en 1710 por un acaudalado hacendado peruano.

En España la reina Sofía suele detener todas sus actividades para besar los pies del Cristo de Medinaceli, con esta ceremonia se inaugura la Semana Santa, en Madrid, España. Mientras que en Perú el tradicional besapiés se originó en Lima en agosto de 1953. Y se realiza cada primer vienes del mes de marzo para dar inicio a la Semana Santa.

“Son mis hijos ahora quienes lo llevan en hombros”. “Mi hija mayor de 24 años y el segundo de 19 han decidido también seguirle”. Uno de sus dos nietos el de siete años es quien acompaña encantado cada besapiés.

¿Qué es lo que hay detrás de esta imagen que ha logrado cautivar a los peruanos?

Una fe que se fortalece

Al sentir las andas en sus hombros, Paulo recuerda cómo aquellos momentos de tribulación se convirtieron solo en un puente, para hacer cada vez más fuerte su fe. “Hubo momentos difíciles en mi vida desde que decidí seguirlo, pero en medio de todo, aprendí a fortalecer mi fe”.

A punto de cumplir 40 años cargando al Jesús Nazareno Cautivo de Trinitarias Paulo aprendió a distinguir el rosto serio, y resplandeciente del Señor cada vez que le robaba una mirada. “Es indescriptible llevar sus andas en mi hombro”, a paso lento le agradezco cada uno de sus favores.

Cada primer viernes del mes de marzo cientos de peruanos besan los pies del Señor según la tradición antes de besar sus pies se le debe pedir tres gracias, como lo hizo Hermelinda Rivera, viuda del famoso músico peruano Felipe Pinglo, quien desolada por una enfermedad incurable acudió a los pies del nazareno. Desde entonces en señal de agradecimiento se solicitó al monasterio iniciar el culto a Jesús Nazareno Cautivo de Trinitarias.

Paulo carga en la tercera cuadrilla de trinitarias de la hermandad de Jesús Nazareno Cautivo acompañado de su hijo además de sus nietos. Esta es una familia peruana que acompañada por Jesús Nazareno vive en gracia.

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día