Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué los musulmanes no comen cerdo?

Shutterstock / Federico Rostagno
Comparte

El Corán, como la Biblia, recoge esta prohibición

Esta prohibición responde, en primer lugar a razones religiosas. El consumo de cerdo está prohibido en el Corán. Partiendo de este hecho, podemos añadir una serie de argumentaciones que justifiquen o expliquen ese hecho, desde el contexto de la civilización en que surge el islam hasta motivos relacionados con la salud alimentaria o el equilibrio personal.

Ciertamente, esta pregunta es una de las más recurrentes respecto a las costumbres relativas a la religión musulmana. Nos sorprende que, en una cultura como la nuestra, donde vino y cerdo han formado una parte importante, sean alimentos prohibidos en la alimentación islámica.

Para un musulmán, el Corán es palabra increada de Dios. Por tanto, que el texto recoja una prohibición explícita, es razón primera y suficiente. Son al menos cuatro las ocasiones en que se indica:

Os ha prohibido sólo la carne mortecina, la sangre, la carne de cerdo y la de todo animal sobre el que se haya invocado un nombre diferente del de Dios” (Qur. 2:173, 5:3, 6:145, 16:115).

Sin embargo, en Qur. 2:173, se añade que sólo se permitirá ingerir estos alimentos en caso de absoluta necesidad, cuando la propia vida depende de ello:

“Pero quien se vea compelido por la necesidad –no por el deseo o por el afán de contravenir– no peca. Dios es indulgente, misericordioso”.

Insistimos. Estas indicaciones son suficientes para que un musulmán considere el cerdo como prohibido. Sin embargo, hay quienes han tratado de indagar más allá, en un afán por comprender qué podía motivar la prohibición.

De este modo, hay quienes refuerzan estos versículos del Corán con otros, relacionados con el castigo que Dios envió a un pueblo desobediente, transformándolos en monos y cerdos, especies que quedan así “malditas” (Qur. 5:60).

A esta prohibición religiosa explicitada por Dios hay quienes unen el hecho cultural y de civilización. El Islam nace en un contexto donde la prohibición de comer cerdo, su imagen de impureza, no es ajena. Y por tanto, no resultaría extraño que el Corán lo indicara también para los musulmanes.

En este sentido, la Biblia recoge tal prohibición para el pueblo judío. No sólo de comer su carne, sino como ofrenda en sacrificio: Lev 11,7; Dt 14, 8; Is 55,4 y 66,17.

Para los Macabeos (siglo II AC) no comer cerdo fue una cuestión de vida o muerte: 1Mac 1, 47; 2Mac 5, 18-31; 2Mac 7, 1-42. En los Evangelios también aparece la imagen del cerdo como símbolo de degradación e impureza ( Lc 15, 16 el “hijo pródigo”, Mt 8, 28)

Junto a ello, existen estudios científicos sobre la calidad de la carne de cerdo y sus consecuencias negativas para la salud. Trabajos que suelen ser bien acogidos por entornos musulmanes, dado que ofrecen una explicación humana satisfactoria a un mandato divino. Entre ellos, podemos citar los estudios del doctor Dr. Hans Heinrich Reckeweg, homeópata, fundador de la Homotoxicología, o el Dr. E. A. Widmer.

Finamente, debemos insistir en que tales argumentos sólo pueden entenderse como un apoyo que trata de razonar una prohibición que en primera instancia es religiosa, no científica.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.