Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa Julita y san Quirico
home iconOtros Cultos
line break icon

¿Por qué los musulmanes no comen cerdo?

Shutterstock / Federico Rostagno

María Angeles Corpas - publicado el 13/02/17

El Corán, como la Biblia, recoge esta prohibición

Esta prohibición responde, en primer lugar a razones religiosas. El consumo de cerdo está prohibido en el Corán. Partiendo de este hecho, podemos añadir una serie de argumentaciones que justifiquen o expliquen ese hecho, desde el contexto de la civilización en que surge el islam hasta motivos relacionados con la salud alimentaria o el equilibrio personal.

Ciertamente, esta pregunta es una de las más recurrentes respecto a las costumbres relativas a la religión musulmana. Nos sorprende que, en una cultura como la nuestra, donde vino y cerdo han formado una parte importante, sean alimentos prohibidos en la alimentación islámica.

Para un musulmán, el Corán es palabra increada de Dios. Por tanto, que el texto recoja una prohibición explícita, es razón primera y suficiente. Son al menos cuatro las ocasiones en que se indica:

Os ha prohibido sólo la carne mortecina, la sangre, la carne de cerdo y la de todo animal sobre el que se haya invocado un nombre diferente del de Dios” (Qur. 2:173, 5:3, 6:145, 16:115).

Sin embargo, en Qur. 2:173, se añade que sólo se permitirá ingerir estos alimentos en caso de absoluta necesidad, cuando la propia vida depende de ello:

“Pero quien se vea compelido por la necesidad –no por el deseo o por el afán de contravenir– no peca. Dios es indulgente, misericordioso”.

Insistimos. Estas indicaciones son suficientes para que un musulmán considere el cerdo como prohibido. Sin embargo, hay quienes han tratado de indagar más allá, en un afán por comprender qué podía motivar la prohibición.

De este modo, hay quienes refuerzan estos versículos del Corán con otros, relacionados con el castigo que Dios envió a un pueblo desobediente, transformándolos en monos y cerdos, especies que quedan así “malditas” (Qur. 5:60).

A esta prohibición religiosa explicitada por Dios hay quienes unen el hecho cultural y de civilización. El Islam nace en un contexto donde la prohibición de comer cerdo, su imagen de impureza, no es ajena. Y por tanto, no resultaría extraño que el Corán lo indicara también para los musulmanes.

En este sentido, la Biblia recoge tal prohibición para el pueblo judío. No sólo de comer su carne, sino como ofrenda en sacrificio: Lev 11,7; Dt 14, 8; Is 55,4 y 66,17.

Para los Macabeos (siglo II AC) no comer cerdo fue una cuestión de vida o muerte: 1Mac 1, 47; 2Mac 5, 18-31; 2Mac 7, 1-42. En los Evangelios también aparece la imagen del cerdo como símbolo de degradación e impureza ( Lc 15, 16 el “hijo pródigo”, Mt 8, 28)

Junto a ello, existen estudios científicos sobre la calidad de la carne de cerdo y sus consecuencias negativas para la salud. Trabajos que suelen ser bien acogidos por entornos musulmanes, dado que ofrecen una explicación humana satisfactoria a un mandato divino. Entre ellos, podemos citar los estudios del doctor Dr. Hans Heinrich Reckeweg, homeópata, fundador de la Homotoxicología, o el Dr. E. A. Widmer.

Finamente, debemos insistir en que tales argumentos sólo pueden entenderse como un apoyo que trata de razonar una prohibición que en primera instancia es religiosa, no científica.

Tags:
alimentaciónislam
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
SAINT DOMINIC SAVIO
Philip Kosloski
¿Te preocupa tu adolescente rebelde? Aquí tienes a tu santo patró...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.