Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEspiritualidad
line break icon

Robaba el dinero de «la colecta» y se prostituyó, pero una medalla de La Milagrosa escondía su liberación

Portaluz - publicado el 08/02/17

Un hijo pródigo en la Colombia del siglo XXI

Kevin Botello Acuña es un joven colombiano que comparte con su hermano la cama donde duermen y agradecen tener al menos una comida al día. Aunque pobre, mantiene viva la esperanza en que Dios de alguna forma le ayudará para lograr romper el estigma del abandono social. Con 17 años de edad anhela ingresar en la universidad y casarse algún día, manteniéndose firme en su actual opción de celibato hasta el matrimonio.

Esta vida entregada a Dios, orante, devoto, prestando servicio animando con su voz las eucaristías en la parroquia, es la vida buena que ha conocido tras una dura batalla. Siendo apenas un adolescente Kevin se dejó conscientemente seducir por “el enemigo”, según él mismo lo cuenta a Portaluz, en una terraza de su natal Arauca…

Es esta una localidad de Colombia limítrofe con Venezuela que ha sido fuertemente golpeada por la violencia de grupos armados ilegales y declarada zona de concentración guerrillera.

Al verlo en la parroquia, alabando a Dios en el canto, pocos podrían suponer su pasado con las drogas, el alcohol, prostituyéndose y delinquiendo, para tener el dinero que le permitía seguir “esclavizado en los vicios”, nos confidencia.

La inocencia perdida

Creció en una familia católica y mantiene vivo el recuerdo de cuando “mi papá me llevaba desde muy pequeño en los brazos a la iglesia”, dice. Fue normal entonces que Kevin, siendo apenas un niño que comenzaba a ir al colegio, ayudara como acólito al padre Omar, párroco de la iglesia María Auxiliadora.

Teniendo la confianza y cariño del sacerdote, a sus 14 años de edad la comunidad lo dejó a cargo de recolectar las ofrendas en la iglesia. El padre Omar jamás imaginó que esta responsabilidad sería la puerta que “el enemigo” usaría para tentar al niño. “El 50 % de las ofrendas yo las tomaba, entraba a la habitación del padre y sin que él se diera cuenta lo hurtaba de una manera increíble para luego malgastar el dinero” reconoce Kevin.

Al descubrirse los continuos hurtos, el sacerdote lo expulsó de la parroquia. Kevin, lejos de caer derrumbado por la situación, se dejó llevar, silenciando su conciencia. “Conocí a una persona mayor que me llevó por el camino del alcohol, el vicio y el robo”, recuerda. Evita “por respeto”, dice, dar cualquier nombre de terceros involucrados en esta etapa de su vida…

Esclavo de sus pasiones, pronto ya no sólo hurtaba el dinero de la colecta -también en otros templos-, sino que también asaltaba a personas más débiles que él. “Atraqué a una viejita que iba una noche en el barrio Los Fundadores; la amenacé con un arma blanca y le quité su monedero en el cual solo habían lo equivalente a dos dólares y un celular de los más económicos”, recuerda Kevin con los ojos húmedos, avergonzado.

La prostitución y el caos

Su apego al dinero que rápido llegaba y rápido gastaba, se fusionaba con las oportunidades que -sin ser entonces consciente, señala- el enemigo de Dios ponía en su camino. Se dejó llevar sin pensar en las consecuencias.

Empecé a tener relaciones sexuales con homosexuales, no por placer sino por dinero”, nos cuenta y agrega una reflexión sobre aquel sórdido ambiente que en algún grado se vio forzado a vivir…

“Al compartir con ellos todo ese tiempo y tras conocer sus experiencias creo que los homosexuales no nacen, sino que se hacen y la mayor causa es por placer… conocí el caso de hombres que tenían muchas mujeres; entonces estaban con una, una semana, y luego se cambiaban con la otra; prácticamente ellos empezaron a hastiarse de las mujeres y empezaron a buscar conductas completamente paganas, ellos como sentían cierto placer en eso. Tenían mujer, tenían hijos pero me decían: No, Kevin es que yo siento placer en esto, yo como que me siento libre así. A muchos les preguntaba si de siempre habían sentido eso y me decían que no, que con el tiempo se volvieron así”.

La suma de actos errados cometidos por Kevin también implicó que tuviera enemigos e incluso ser amenazado de muerte. Su madre intervino entonces enviándolo por varios meses a una finca donde siempre por las tardes, dice, recordaba cómo su padre allá en Arauca se aproximaba a la cama, donde él yacía borracho tras llegar de madrugada, orando para que él dejara los vicios. Ese recuerdo le apretaba el alma. Se cuestionaba Kevin…

“Pero el enemigo es muy astuto e intenta maquillar el mal con lo bueno. Luego pensaba que lo hecho estaba bien porque con la plata que ganaba a veces con los gays o robando, cierta parte la compartía con mi papá. No me daba cuenta que estaba enviando mi alma a la condenación eterna”.

La medalla de “la Milagrosa”

A su regreso de la finca y tras un nuevo tropiezo, Kevin comprendería que el poder de Dios se manifiesta -como enseña el papa Francisco- en la misericordia. Su madre lo había consagrado a la Santísima Virgen María desde que lo llevaba en el vientre y como un recuerdo de este acto de amor, había comprado una cadenita de plata con la medalla de “La Milagrosa”, que guardaba para entregársela algún día. Ella nunca había contado a su hijo de este evento espiritual realizado por amor a él.

Esa cadenita con la Virgen yo se la robé y la vendí”, nos cuenta Kevin; y se le quiebra la voz llorando por su falta de antaño. Su madre -dice el joven-, sin enojos, sólo le suplicaba por saber en qué lugar la había vendido. “Quería recuperarla”. Finalmente Kevin cedió.

“Cuando mi madre llegó con la cadena se postró y llorando me narró el por qué era tan importante esa medallita con su cadena. En ese momento sentí una mano suave que pasó por mis ojos y me quitó la venda que tenía, me hizo ver cómo había destruido a mi familia y mi propia alma”, señala con voz pausada.

Rescatado para Dios

Esa misma mañana se fue a la iglesia María Auxiliadora, recuerda. Postrado ante el Señor, en el Santísimo, suplicó ayuda… “cambiar mi vida”. Luego llegó al despacho del padre Omar “y llorando le pedí perdón, le conté todo lo que había pasado, él también llorando me abrazó y me dijo: tranquilo Dios está ahí para levantarte de nuevo; y me dio la oportunidad de volver a acolitar” recuerda Kevin.

Reconciliado luego sacramentalmente, este hijo pródigo tuvo la gracia de la esperanza al descubrir y poner al servicio de la Iglesia un talento que Dios le ha dado… su calidad vocal y aptitudes para la música. Alabando con su canto al Santísimo y ante la imagen de la Virgen, Kevin ha ido sanando sus heridas. “La música es como un salvavidas que Dios colocó en mi vida”, reconoce.

Hoy su anhelo es tener la oportunidad de ir a la Universidad, acceder a un trabajo, casarse algún día y formar familia. Para lograrlo, dice, “le pido a Dios que me dé la gracia de mantenerme fiel. Yo por mi parte estoy pendiente de la Eucaristía diaria, la lectura de la Palabra, hacer el rosario en familia y servir al Señor con el carisma que Él me ha regalado, con el don de la música y el don del canto”.

Artículo originalmente publicado por Portaluz

Tags:
colombiajovenespobrezaprostituciontestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.