Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 08 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconActualidad
line break icon

Diré tu nombre: una película sobre refugiados a la que le falta algo

Israel Paredes - publicado el 03/02/17 - actualizado el 03/02/17

Habla de temas muy relevantes, denuncia unas desgracias que debemos atender, pero irrita la forma tan simplista como lo hace

Con la crisis de los refugiados que estamos viviendo, una película como Diré tu nombre parece de lo más pertinente. Dirigida por el actor y director Sean Penn y protagonizada por Charlize Theron y Javier Bardem, se plantea en un doble sentido. Por un lado, como la historia de amor en la doctora Wren Petersen (Theron) y el doctor Miguel León (Bardem); por otro lado, como el relato, en varios países, de la labor humanitaria de Médicos sin fronteras.

De este modo, Penn concibe Diré tu nombre de un modo clásico de superproducción en tanto a que busca que crear un contexto histórico –aunque sea muy reciente- dentro del cual se desarrolle una historia íntima, como es la imposibilidad según avanza el tiempo de que la relación entre la pareja consiga consolidarse. Y en ese proceso, va mostrando una cruenta realidad centrándose en varios países africanos asolados por la guerra y la pobreza, en busca de erigirse como una película de denuncia sobre lo que está sucediendo allí.

Aunque loable en su discurso y en sus ambiciones de denuncia, la película por desgracia no logra del todo sus propósitos. No al menos de una manera convincente. La historia de amor no acaba de tener la fuerza necesaria, y parece, además, transitar por derroteros diferentes, como si fuese una película aparte. Porque, Diré tu nombre, presenta ese problema: parece que en su interior cohabitan dos películas que nada, o poco, tienen que ver las una con la otra.

Si bien es cierto que, sobre todo llegado el final, Penn relaciona la imposibilidad de una relación entre los personajes debido a la diferente manera que tienen de concebir la ayuda humanitaria para cambiar la realidad del mundo: él piensa que solo se puede ayudar sobre el terreno y pensando en qué se puede hacer en cada momento, mirando al presente; mientras que ella, más inserta en la burocracia, piensa en un cambio más rotundo, sin negar, por supuesto, la visión de él.

A partir de ahí, Diré tu nombre tiene planteamientos interesantes, pero acaba naufragando por su exceso de simplicidad y por su búsqueda de concienciar mediante unas imágenes demasiado enfáticas y fáciles. De hecho, en ocasiones puede resultar incluso obsceno, no tanto por lo que muestra sino por la forma en que lo hace.

No se puede negar un cierto nivel de efectividad en el planteamiento de la película a la hora de transmitir el mensaje humanista de denuncia que Penn desea transmitir a través de Diré tu nombre y que tiene su clímax en el discurso final de la doctora Petersen, cuando hace hincapié en que los refugiados no son como nosotros, son nosotros.

Que no debemos mirarlos como personas abstractas, víctimas puntuales de unas desgracias, sino como seres humanos como nosotros y, por tanto, se debe atender su problemática porque también nos puede pasar a nosotros en cualquier momento. Para llegar a ese discurso, la película transita por unas imágenes crudas, con algunos momentos conseguidos, con otros demasiados subrayados.

Diré tu nombre habla de temas muy relevantes para nuestro presente, denuncia unas desgracias que debemos atender, pero irrita sobremanera la forma tan simplista como lo hace. Debemos, no obstante, aplaudir la ambición y el deseo de poner en pantalla esa problemática e intentar que el espectador salga de la sala un poco más concienciado, pero la historia de amor, que roza en determinados momentos la manipulación emocional, como también lo hace con el discurso político-social, desvía demasiado la atención de lo importante. Aunque, cuando se centra en ello, tampoco es capaz de ir más allá de lo obvio.

Tags:
cinecon criterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
SARAH VOSS
Dolors Massot
Las gimnastas alemanas cubren sus piernas contra la sexualización
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.