Aleteia

Los obispos piden más compromiso a los políticos católicos de Venezuela

Consejo Nacional de Laicos
Comparte
Comenta

La participación y el protagonismo de los laicos son vitales en la conflictiva situación del país suramericano

El cardenal Jorge Urosa Savino lanzó un urgente llamado “a los católicos que actúan en la vida política” de Venezuela “a hacerlo con decisión, como expresión de su vivencia de fe religiosa, para propiciar los cambios” que el país necesita.

La exhortación del purpurado se realizó durante la clausura de la primera asamblea conjunta entre obispos y laicos de Venezuela, ACOL 2017, que se realizó el 8 y 9 de enero, en el complejo greco melquita de la catedral “San Jorge” de Caracas, alegando que estas peticiones son “urgencias concretas e inmediatas” para llevarlas a la práctica.

La otra tarea que se debe impulsar es “la imperiosa necesidad de volcarnos con urgencia, con nuestros fieles laicos, en la atención a las personas más necesitadas, que en estos tiempos de crisis alimentaria y de salud, requieren la mano cálida de Cristo”.

Estas exigencias son consecuencia del tema central del encuentro, cuyo lema “Iglesia en Comunión, hacia una Venezuela más justa y creyente”, fue “requerido por la urgencia de la gravísima situación que vivimos”, según reflexionó el cardenal Urosa.

Explicó que “se trata del compromiso del laico en la vida pública, de acuerdo a su índole secular. Es decir, la participación, el protagonismo del laico venezolano en el mundo de hoy, en nuestra conflictiva y agobiada Venezuela”. Según explicó el compromiso “es un aspecto de la renovación de la Iglesia que el Papa Francisco ha subrayado con fuerza”.

Significa “buscar la manera de poder alentar, acompañar y estimular todo los intentos, esfuerzos que ya hoy se hacen por mantener viva la esperanza y la fe en un mundo lleno de contradicciones especialmente para los más pobres, especialmente con los más pobres”.

Predominan intereses particulares en el diálogo

Por su parte, Diego Padrón, durante la instalación de la Centésima Séptima asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, hizo fuertes señalamiento al Gobierno y a la oposición, acusándolos de ser responsables del fracasado diálogo por sus intereses grupales. En su discurso absolvió a la Santa Sede en su condición de facilitador.

Gobierno y Oposición no asumieron el diálogo en función del país, sino que lo consideraron más bien como una simple estrategia política, útil, no para dirimir los grandes conflictos que afectan a todos por igual, sino para fines particulares, incluso subalternos”, expresó en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas.

“Para el Gobierno, el diálogo fue más bien un instrumento para ganar tiempo y frenar la presión interna y externa, y en concreto, el referéndum revocatorio del mandato del Presidente de la República”, dijo. Entretanto, para los opositores, “fue ocasión para exhibir las innumerables deficiencias del Poder Ejecutivo, pero también de los otros Poderes afines o dependientes de él, en materia de derechos humanos, economía…”.

Laicos, a levantar la voz

Por su parte, María Elena Febres-Cordero, presidenta del CNL de Venezuela basada en una frase del Papa Francisco, expuso que los laicos son un regalo para la Iglesia. “Somos la mayoría, sin olvidar que todos nacimos laicos por la gracia del bautismo, nos han bautizado laicos y es el signo indeleble que nunca nadie podrá eliminar”. Luego de la asamblea, “la organización laical se debe sentir fortalecida, su presencia protagónica y su acción evangelizadora y su fuerza en la Iglesia”, expresó Febres-Cordero.

Como cristianos católicos tenemos el compromiso moral y cívico de participar activamente en la construcción de nuestra sociedad y transformarla desde los valores del evangelio”, dice el comunicado final dirigido al pueblo venezolano este 10 de enero. “Invitamos a cada uno desde su quehacer cotidiano y donde quiera que se encuentre, a levantar su voz y poner su esfuerzo en lograr la construcción y el progreso del país”.

La novela del dialogo

Cabe decir que el lunes 9 de enero, la Asamblea Nacional aprobó la declaratoria de “abandono del cargo” del presidente Nicolás Maduro. El diputado Freddy Guevara, vicepresidente de la AN, dijo que esta decisión la cumplirán con movilizaciones de calle.

En este escenario se espera que el 13 enero se cumpla una nueva etapa en la mesa de conversaciones entre Gobierno y la MUD. Para el nuncio Aldo Giordano “las dificultades del diálogo están a los ojos de todos”, según consideró en la asamblea del Episcopado.

Sobre el futuro del diálogo en Venezuela hay oscuridad”, expresó revelando que “con esto se puede escribir una novela”. No obstante, Giordano, señaló: “la historia demuestra que los pueblos recurren al diálogo tarde o temprano. Mejor antes de miles de muertos”.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día