Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 12 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconViajes
line break icon

Los candelabros de esta iglesia están hechos de restos de bayonetas, casquillos de balas y partes de cañones

La iglesia tuvo que ser reconstruida, casi en su integridad, después de la Primera Guerra Mundial. Aunque fue gravemente dañada por los bombardeos, al menos la devastación tuvo un fruto positivo: mientras luchaban, junto a los soldados estadounidenses e ingleses, los soldados serbios que defendían las primeras líneas usaron el poco tiempo de ocio del que disponían para fabricar las increíbles lámparas de araña que penden del templo, a partir de los materiales que encontraban disponibles. Fotografía de Ванилица — Travail personnel, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=49182512

Daniel R. Esparza - publicado el 11/01/17

La iglesia Ružika, en Belgrado, Serbia, fue en tiempos pasados un polvorín del ejército turco

Los frescos de la iglesia de Ružica, una pequeña capilla escondida, prácticamente adosada a una de las murallas laterales de la fortaleza de Kalemegdan, en Serbia, son iluminados con dos grandes lámparas hechas con casquillos de balas, fragmentos de espadas y partes de viejos cañones. Si uno desconoce la historia del lugar, semejantes piezas parecen no tener sentido alguno.

La iglesia tuvo que ser reconstruida, casi en su integridad, después de la Primera Guerra Mundial. Aunque fue gravemente dañada por los bombardeos, al menos la devastación tuvo un fruto positivo: mientras luchaban, junto a los soldados estadounidenses e ingleses, los soldados serbios que defendían las primeras líneas usaron el poco tiempo de ocio del que disponían para fabricar las increíbles lámparas de araña que penden del templo, a partir de los materiales que encontraban disponibles. Fotografía de Ванилица — Travail personnel, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=49182512
La iglesia tuvo que ser reconstruida, casi en su integridad, después de la Primera Guerra Mundial. Aunque fue gravemente dañada por los bombardeos, al menos la devastación tuvo un fruto positivo: mientras luchaban, junto a los soldados estadounidenses e ingleses, los soldados serbios que defendían las primeras líneas usaron el poco tiempo de ocio del que disponían para fabricar las increíbles lámparas de araña que penden del templo, a partir de los materiales que encontraban disponibles. Fotografía de Ванилица —

Considerando que lo mismo pasó en alguna ocasión con el mismísimo Partenón, en la acrópolis ateniense, la historia de esta pequeña iglesia no es tan extraña.

Ocupada más de una vez por distintas facciones (serbios, turcos, húngaros y austriacos), esta pequeña iglesia ha sido testigo de más acción de la que hubiese querido.

De hecho, el espacio que la iglesia de Ružica ocupa hoy día fue, durante más de 100 años, utilizado por los turcos como un polvorín. En ella, por más de un siglo, sólo se almacenaban pólvora y municiones.

Los frescos de la iglesia de Ružica, una pequeña capilla escondida, prácticamente adosada a una de las murallas laterales de la fortaleza de Kalemegdan, en Serbia, son iluminados con dos grandes lámparas hechas con casquillos de balas, fragmentos de espadas y partes de viejos cañones. Foto de White Writer.
Los frescos de la iglesia de Ružica, una pequeña capilla escondida, prácticamente adosada a una de las murallas laterales de la fortaleza de Kalemegdan, en Serbia, son iluminados con dos grandes lámparas hechas con casquillos de balas, fragmentos de espadas y partes de viejos cañones. Foto de White Writer.

La iglesia tuvo que ser reconstruida, casi en su integridad, después de la Primera Guerra Mundial. Aunque fue gravemente dañada por los bombardeos, al menos la devastación tuvo un fruto positivo: mientras luchaban, junto a los soldados estadounidenses e ingleses, los soldados serbios que defendían las primeras líneas usaron el poco tiempo de ocio del que disponían para fabricar las increíbles lámparas de araña que penden del templo, a partir de los materiales que encontraban disponibles: los casquillos usados de las balas, y los restos de bayonetas y cañones que yacían desperdigados por el campo de batalla.

Hasta el sol de hoy, son éstas las lámparas que iluminan los frescos de la pequeña iglesia.

Tags:
europaiglesiaturismo religioso
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.