Aleteia

Educar a los más humildes la podría llevar a ganar un premio que nunca imaginó

Twitter @TeacherPrize
Comparte
Comenta

Conoce la historia de esa maestra argentina que puede ser elegida la mejor del mundo

La Fundación Varkey preseleccionó a la directora de una humilde escuela inclusiva de las periferias de la ciudad de Buenos Aires como una de las 50 candidatas a ganar el Premio Global a la Docencia – Global Teacher Prize, conocido popularmente como el Premio Nobel al Mejor Maestro del mundo.

Se trata de Silvana Corso, quien asumió el desafío de incorporar en un colegio que ya trabajaba con la inclusión social en una zona cercana al humilde Fuerte Apache la inclusión de los chicos con discapacidades.

Silvana tiene como gran fuente de inspiración a su hija Catalina, que al nacer sufrió una asfixia con el cordón umbilical que le provocó una parálisis cerebral severa, con consecuencias de cuadriplejia, sordera y ceguera. “Mi maestra fue mi hija”, relató al canal TN. “Ella consolidó esta mirada de escuela que tengo. Me demostró que había una posibilidad de sociedad diferente, porque a ella se la incorporó a través de un jardín y eso nos devolvió a la vida porque con su nacimiento nos habíamos alejado de todo. Todo era rehabilitación, estudios y médicos”, explicó sobre la experiencia que con su marido tuvieron con Catalina, quien falleció a los 9 años.

Cata le enseñó que aún con sus limitaciones podía aprender, podía comunicarse, y que había una posibilidad de cambiar el mundo porque “los chicos me demostraban cómo la aceptaban a Cata, porque no tienen prejuicios. Los prejuicios se aprenden de los grandes”.

Silvana se especializó tanto en la Argentina como en el Exterior, y hoy dirige la escuela Rumania, a la que acuden unos 530 alumnos en dos turnos. “En esta escuela trabajamos más con la ausencia de padres. En muchos de nuestros chicos, no hay nadie detrás. Acá no tenemos que contar con las familias, tenemos que tratar de involucrarlas y traerlas, pero hay familias que están todo el día trabajando afuera y no tienen forma de llegar porque vienen a una entrevista y pierden el trabajo”, explicó al canal A24. Se trata de una escuela inclusiva.

“Una escuela inclusiva es una escuela que se preocupa y ocupa de todos y cada uno de sus alumnos. Y al atender su singularidad diseña estrategias diversificadas o específicas de intervención. El objetivo me lo enseñó una alumna, Carolina, con mielomelingocele, una patología neurológica severa, cuando me dijo: ‘Profe, yo no quiero dejar de aprender’. Entonces no debemos subestimar la capacidad de aprendizaje de ninguno de nuestros niños”, explicó Silvana recientemente en una charla TEDx.

Además de dirigir el colegio, Silvana da charlas en distintas partes del país sobre cómo incluir en las aulas a niños con discapacidades, cómo encarar la verdadera inclusión. Su testimonio de vida y aprendizaje con Cata lo plasmó en el libro “La que tiene fuerza”, que editó con su marido Agustín y puede descargarse por internet. Además, imprimen algunos ejemplares por año de su propio bolsillo para poder distribuirlos gratuitamente.

La última edición del Premio Global a la Docencia reconoció a la maestra palestina Hanan Al Hroub, quien fue refugiada y ahora se dedica a enseñarle a niños refugiados. Su nombre fue anunciado por el Papa Francisco. Para esta nueva edición, hubo más de 20.000 nominaciones provenientes de 179 países. En la preselección de 50 que integra Silvana, hay 39 naciones incluidas. El nombre del ganador se dará a conocer en marzo de 2017, durante una ceremonia en Dubai. Quien resulte elegido recibirá como premio un millón de dólares.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día