Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 02 marzo |
San Ceada
home iconEspiritualidad
line break icon

Rompe las estructuras rígidas que te impiden crecer

Alice Popkorn-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 03/12/16

¡Sin miedo!

Quiero tocar a Dios en medio de mi dolor, de mi caminar por el desierto. Pero a veces le tengo miedo. Me asustan las desgracias. No quiero soltar el timón de mi vida en sus manos. No es el amor lo que domina en mí. Tengo miedo. Temo defraudarlo, herirlo, alejarlo de mí con mis actitudes. No lo sé. Yo solo quiero hacerlo todo con amor y no con temor.

Quiero tocarlo en brazos humanos, en miradas de misericordia. Palpar su predilección por mí. Creo en ese encuentro personal con Dios en medio del desierto. Como Moisés sobrecogido ante la zarza que no deja de arder. Creo en esa llamada personal que Dios me hace para caminar a su lado.

El desierto del Adviento es sólo un tiempo breve que Dios me regala para que esté cerca de Él.

Sé que en mi vida habrá tiempos más largos de desierto, de soledad, de cruz. Tiempos de abandono, en los que no note la presencia de Dios y me confronte con esa mano que quiere conducir mi vida. Tiempos duros en los que la imagen del desierto no será agradable.

En esa soledad de mis fracasos, de mi enfermedad, de mis pérdidas, de mis dolores. Allí me tendré que arrodillar ante Dios y buscar su querer. Tengo que pasar yo solo por esa experiencia. Nadie me puede aliviar la carga. Igual que yo no puedo sacar a nadie de su desierto.

No puedo eludir mi paso por la soledad. Necesitaré esa experiencia para dar un salto de fe, para madurar, para crecer en mi vida espiritual. ¡Qué inmadura es a veces mi fe!

El otro día escuchaba una reflexión sobre las langostas. La langosta crece mudando su esqueleto externo duro, y lo hace con frecuencia. Cuando llega a la edad de siete años, muda una vez al año, y después de eso, una vez cada dos o tres años.

Karin Dirkx-cc

Lo cierto es que va creciendo y por eso necesita el desprendimiento sucesivo de su esqueleto. Al mudar su esqueleto consume mucha energía en el proceso y se queda por un tiempo expuesta a ser atacada por depredadores. Muda en la medida en que va creciendo y ya no está cómoda en su esqueleto.

Pensando en mi crecimiento espiritual, se puede decir que cuando me siento incómodo en mi estructura, busco sucedáneos que calmen mi malestar. Para no cambiar demasiado, para no agotarme.

Pienso que cambiar mi estructura puede ser muy doloroso y exigente. Y por eso tantas veces no crezco, porque no mudo mi rigidez. Porque me acomodo en mi esqueleto antiguo y pequeño aunque por dentro me agobie tener tan poco espacio.

Me hace bien preguntarme entonces si necesito romper esa estructura rígida en la que me he metido para poder así seguir creciendo.

Quiero ver si tengo rigideces que no me dejan avanzar en mi vida espiritual. Quiero saber si me conformo con permanecer constreñido en lo de siempre sin atreverme a cambiar. Tengo miedo a mirar a Dios que me pide cambiar. Me da miedo dejar mis comodidades. Mis hábitos adquiridos.

Me da miedo ese Dios exigente que parece no estar contento del todo con mis avances. Es como si a veces me pareciera que no está feliz conmigo. Con mi esqueleto rígido. Y me animara a dar un salto de amor. Quiero tocar su amor en mi vida. Quiero dejarme romper por Él.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
6
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
7
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.