¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Pedir disculpas sin exigir perdón: ¿cómo conseguirlo?

Gabriela Camerotti
Comparte

Pedir disculpas es un acto de quien falló, disculpar es una opción del otro que debe ser respetada

Todos nos equivocamos e, incluso sin querer, terminamos en algún momento hiriendo a otras personas. Pedir disculpas es un acto de humildad, pues demuestra que la persona asume su error y lo siente mucho. Pedir perdón siempre es ennoblecedor y denota carácter, sentimiento de justicia y buena voluntad.

El orgullo es un gran obstáculo en el camino de la armonización, un grave obstáculo para las relaciones saludables. Algunas personas guardan rencores intensos que provocan gran dolor, pero no son capaces de exteriorizarlos y prefieren alejarse. Otros optan por hacer de cuenta que no pasó nada, actuando con normalidad frente a la persona que ofendió, sin respetar los sentimientos de la misma. En fin, la dificultad de asumir un error es un elemento destructor de las relaciones y, en consecuencia, siempre provoca dolor.

Para que un pedido de disculpas tenga el resultado esperado es necesario primero que sea una manifestación auténtica, es decir, que represente los más puros sentimientos. Después es necesario que no se espere nada a cambio, ni siquiera ser disculpado. Es importante tener en mente que pedir disculpas es un acto de quien falló, disculpar es una opción del otro que debe ser respetada.

La manera de expresarse también es esencial, mejor hablar poco, alargar la conversación puede hacer que se pierda el objetivo. Y mucho cuidado para no inventar justificaciones o intentar distorsionar las cosas del tipo: “Yo me equivoqué, pero tú tampoco actuaste bien conmigo”. Al final ¿eso es pedir disculpas o cobrarlas?

Un estudio realizado en la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, señala como acciones fundamentales para que el pedido de disculpas tenga la mejor posibilidad de surtir efecto: admitir el error, ofrecerse para reparar el problema, expresar arrepentimiento sincero y, siempre que sea posible, pedir disculpas cara a cara.

Es decir, para un pedido genuino de disculpas es primordial que la persona tenga conciencia de que se equivocó, desee sinceramente reparar su error y manifieste sentimientos de arrepentimiento hacia la persona ofendida o, de alguna forma, perjudicada.

Los beneficios de ese comportamiento van desde la salud mental hasta física, tanto para quien pide perdón, como para quien perdona. Pedir perdón nos libra de la culpa y perdonar nos libra del dolor, ambas emociones tienen un gran poder destructivo. Esto ya ha sido tan ampliamente comprobado que, hace mucho tiempo, el perdón dejó de ser sólo un tema religioso y pasó a ser terapéutico.

¡Vale la pena pedir y ofrecer el perdón!

Por Suely Buriasco

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.