¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Eres padre de un niño TDAH? 7 trucos para hacer tu vida más fácil

ADHD
Suzanne Tucker - Shutterstock
Comparte

Y no eres un mal padre si tu hijo está bajo medicación

Cuando estaba en la universidad de medicina, le dije a un profesor que si alguna vez tenía un hijo con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), preferiría continuar con su educación en casa antes que darle medicamentos para TDAH. Siete años más tarde, a mi hijo de preescolar le recetaron una variante del Ritalin. Yo lloré; él se medicó. Pero su vida en la escuela y nuestra vida en el hogar se hicieron más fáciles y yo aprendí a ser mejor madre.

Cerca de 1 de cada 10 niños en Estados Unidos han sido diagnosticados TDAH por un profesional médico, una proporción que equivale a unos 5,4 millones de niños. Los números siguen aumentando; aproximadamente dos tercios de estos niños toman medicación para tratar su TDAH. La medicación es efectiva para el tratamiento de TDAH y yo apoyo su uso bajo las circunstancias apropiadas.

Pero cualquier plan de tratamiento de TDAH tiene que incluir “intervenciones de comportamiento”; en otras palabras: educación parental nada divertida. En efecto, tenemos que enseñar a nuestros hijos a prestar atención, pero ¿cómo?(Ver galería)

 

En nuestra familia hace poco que cambiamos al sistema de educación en el hogar, en parte debido al trastorno por déficit de atención e hiperactividad de mi hijo. Su TDAH no ha desaparecido y la mayoría de los días se sigue cayendo de su silla durante la cena. Pero ahora cuando vuelve a la silla, al menos intenta quedarse ahí durante el resto de la comida. Está aprendiendo autocontrol, una habilidad que le servirá para toda la vida. He aprendido que la paternidad es buena para la humildad y estoy agradecida a mi hijo con TDAH por el curso acelerado.

Kathleen M. Berchelmann, doctora en medicina, es profesora adjunta de pediatría en la Washington University School of Medicine de San Luis; además de ser madre de cinco hijos pequeños. Contribuye habitualmente con publicaciones para Aleteia, ChildrensMD, CatholicPediatrics y CatholicMom, más varios medios en televisión y radio. Contacta con la doctora Berchelmann en KathleenBerchelmannMD.com.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo