Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 11 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconDesde Roma
line break icon

Jubileo personas excluidas: “Una mirada de desprecio duele y te aplasta”

© ALBERTO PIZZOLI / AFP

Pope Francis greets homeless people during an audience for the homeless and socially excluded, in the Paul VI hall on November 11, 2016 at the Vatican. / AFP PHOTO / ALBERTO PIZZOLI

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 13/11/16

Testimonio de grupo de Caritas de España que encontró a Francisco: “Que el Papa les mire a los ojos es impresionante”….

A una semana para terminar el Jubileo de la Misericordia, el papa Francisco recibió en audiencia el pasado viernes 11 de noviembre 2016, en el Aula Pablo VI en el Vaticano, a 6 mil personas que han vivido o que viven en la calle procedentes de toda Europa, en el día de la memoria de San Martín de Tours, célebre por haber dado la mitad de su capa a un mendigo antes de convertirse.

El papa Francisco dice que nadie es tan pobre como para no regalar una sonrisa a los demás, no obstante, a veces, la frialdad patronea en nuestras calles y ciudades. “Ves gente necesitada y cómo que hay gente que intenta no mirar. Te estigmatizan”, comentó Domenec.

Elkin sobrepone su voz durante nuestra conversación colectiva como si un recuerdo se apoderara de él y no pudiera contener la necesidad de expresarlo: “Sí, te miran como diciendo: ‘culpable, culpable’ con desprecio. Y duele y te sientes aplastado”.

Ante esto, “que, hoy, el Papa les mire a los ojos es impresionante”, interviene súbito Eduardo Vicente Mahiques, director de Caritas de Gandía, España, quien explica que ha sido una “suerte” haber podido realizar este viaje a Roma con Demenec y Alkin, dos hombres que persiguen la esperanza de la dignidad de ganarse el pan con sus propias manos.

Análogamente, “ellos no se van a lavar las manos por un tiempo pues han podido tocar al Santo Padre; siempre recomendamos lavar las manos para entrar al comedor, esta semana no hace falta”, bromeó Mahiques.

“Si yo no hubiera venido con ellos, no hubiera sentido todo lo que hoy siento. Fundamentalmente me ha encantado lo que ha dicho el Papa de que la pobreza está al centro del Evangelio”, añadió.

20161111_145441
Izq, Alkin, Eduardo Vicente, p. Rafael y Domenec. Grupo Caritas Gandía después del encuentro con el Papa Francisco

Respecto al mensaje del Papa al recibirlos en el Aula Nervi en el Vaticano, el director de Caritas de Gandía explicó que se lleva el recuerdo de “que el Santo Padre ha pedido perdón” a las personas socialmente excluidas dedicándoles el culminar del Jubileo de la Misericordia.

“Qué humilde es…(se le quiebra la voz) para pedir perdón (el Papa) – me emociona- en nombre de la Iglesia porque los cristianos por desgracia, la mayoría de veces, no somos capaces -como el samaritano que ve al que está sufriendo– y en cambio damos la vuelta y cogemos el camino equivocado”, dijo casi sollozando Eduardo Vicente.

Además, señaló el encanto de la idea de que “los pobres, que somos todos, seamos capaces de transmitir el Evangelio”.

En el cierre del Año Jubilar, los protagonistas son las personas que, por distintos motivos, desde la precariedad económica a varios tipos de patologías, de la soledad a la privación de las relaciones familiares, tienen dificultades a integrarse o terminan a menudo llevados a los márgenes de la sociedad sin un hogar, un trabajo o mendigando una comida.

La Iglesia en el Año Santo que abraza a los excluidos

El Año Jubilar de la Misericordia concluirá el 20 de noviembre, festividad de Cristo Rey, cuando se cerrará la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro. Mientras que este domingo, el 13 de noviembre, se cerrarán todas las Puertas Santas abiertas en todo el mundo durante este Año Santo.

“Yo lo hablo con ellos, a veces, existe una tendencia de las personas que estamos cómodos de juzgar a las personas que tienen una cierta dificultad. Porque en su vida cualquier cosa se ha torcido en su camino”, agregó Mahiques.

Estas personas excluidas han llegado al Vaticano de varios países de Europa: España, Francia, Alemania, Portugal, Inglaterra, Polonia, Holanda, Italia, Hungría, Eslovaquia, Croacia y Suiza.

A propósito, en una cafetería adyacente a la columnata del Bernini conversamos con el grupo de Caritas Gandía, España, que ofrece programas de acogida, empleo, ayuda a personas sin hogar, apoyo escolar y sensibilización para enfrentar la desigualdad en la ciudad española ubicada al suroeste de la provincia de Valencia y destacada como uno de los principales destinos turísticos de la península ibérica.

Perdón y seguir adelante

Alkin, 36 años, agricultor, piel curtida por su trabajo, nacido en Bulgaria, emigró a España hace ocho años con el sueño de un mejor porvenir. Pero ha probado en carne propia lo peor de la recesión económica y la explotación de los trabajadores que cultivan la tierra.

Alkin al preguntarle sobre sus explotadores dice: “Hay que superar todo, no perder la esperanza. Como se dice: Perdonamos y nos perdonan”.

“Me siento muy orgulloso de estar aquí en Roma y ver al Papa y tantas personas que están en mi nivel y de diferentes países. Ahora he comenzado a trabajar y poco a poco me recupero y las cosas irán bien gracias a Dios”, comentó Alkin de religión ortodoxa.

“Todos somos pobres, todos somos pecadores”, dijo Alkin al recorrer mentalmente el mensaje recibido por el Papa. “No somos maestros de vida, pero el sufrimiento nos da conocimientos para enfrentar la vida dura con agradecimiento, no todo es como aparece en los periódicos”.

“Quiero decir que las personas que tienen oportunidad para ayudarnos que lo hagan porque nosotros (las personas excluidas socialmente) de verdad existimos y se ve en las calles, en los parques”, expresó con ojos fijos.

El Papa los llamó ricos de solidaridad. “Si soy rico con la fuerza de mi corazóny creo en Dios. Mi fe es mi riqueza y creo que estoy en el camino correcto”, añadió el emigrado búlgaro.

Por otro lado, Domenec, 43 años, nacido en París, Francia, vive en España desde los 7. “Mi madre conoció a mi padre allá y luego se divorciaron”. Durante la crisis económica ha perdido su trabajo como camarero y agradece a Caritas por la ayuda prestada “para salir un poquito adelante”.

“Venir aquí me ha gustado mucho. Ver al Papa me hacía tanta ilusión, estar aquí en el Vaticano… Y sobre todo, me ha gustado compartir con personas como nosotros. El Papa estaba diciendo que hay gente que aún está peor, que tenemos que ayudar”.

El sermón era para nosotros. No es lo mismo escuchar una misa por la tele o la radio cuando estás pasando un problema que escuchar al Papa que te habla aquí personalmente. Y para mí ha sido muy impresionante”, dijo Domenec.

Papa Francisco con los pobres
L'Osservatore Romano / AFP / HO

Domenec comentó el momento de la invocación cuando todos los pobres rezaban alrededor del Papa por él: “Las mismas cosas que necesita él, las necesitamos nosotros. No está de mas de él que rece por nosotros, ni que nosotros recemos por él, porque, o sea, la fe la tenemos que trasmitir unos a otros. Igual la necesita él como la necesitamos nosotros”.

“Se supone que en su posición el Papa tiene mucha más fe, pero el afecto, la ternura y el sentimiento le puede venir igual de bien a él que a otra persona. El Papa pasó por delante nuestro, le saludamos, fue muy bonito”.

“Me llevo de este encuentro seguir adelante pensando en los demás, en lo que puedes ayudar, además de las cosas que puedes hacer por ti mismo, algo que debes tener siempre en la cabeza, no ser el cristiano que cuando ve un problema se aleja, sino al contrario, acercarse e intentar sólo ayudar en lo que uno realmente pueda”, comentó.

Los pobres que enseñan solidaridad

Rafael Sala, sacerdote, presidente de Caritas de Gandía, España, explicó que este “Papa nos interpela a todos para que seamos protagonistas de esta revolución del amor. Y también a la gente más necesitada de cariño, diciéndoles que ellos también tienen algo que enseñar”.

“Precisamente ha señalado que los pobres son mucho más solidarios que los ricos de este mundo porque el pobre está pasando por una situación difícil, pero es capaz incluso en esa situación de sentirse hermano del necesitado y entonces ayudar a aquel que está más necesitado que él”, reiteró Sala el mensaje de papa Francisco.

Tags:
españajubileo de la misericordiajubileo de los excluidosmisericordiapapa franciscopobrezavaticano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.