Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué llevamos flores a los difuntos? Papa Francisco responde

© Bernd Thaller CC
Comparte

El Pontífice, por primera vez, sale del Vaticano para celebrar la fiesta de los difuntos en un cementerio

“La conmemoración de los difuntos tiene este doble sentido: sentido de tristeza -el cementerio es triste, nos recuerda a los seres queridos que se han ido, nos recuerda también el futuro de la muerte-”, pero “es la tristeza que se mezcla con la esperanza”, dijo el papa Francisco, quien por primera vez, presidió la misa con motivo de la Conmemoración de todos los fieles difuntos en el Cementerio romano de Prima Porta (Primera Puerta), Flaminio, este miércoles 2 de noviembre.

La esperanza está en la promesa de Jesús en la resurrección, dijo. “En esta tristeza nosotros llevamos flores como un signo de esperanza. Puedo decir también de fiesta, pero más adelante, no ahora“, explicó el Papa.

La “esperanza” nos ayuda “porque también nosotros tenemos que hacer este camino. Todos nosotros haremos este camino antes o después. ¡Todos, con el dolor, más o menos, pero todos!”, dijo desde la periferia romana el Obispo de Roma, quien realizó con los fieles la oración por los difuntos y la bendición de las tumbas.

“Pero, con la flor de la esperanza ese hilo fuerte está anclado en el más allá en la esperanza de la resurrección -continuó-. Quien ha hecho primero este camino es Jesús”.

Por ende, invitó a los fieles que visitan como es tradición los cementerios para recordar a sus muertos: “Regresemos a casa con esta doble memoria; la memoria del pasado de los seres queridos que se fueron y la memoria del futuro del camino que recorreremos con la seguridad, esa certeza salida de los labios de Jesús: Yo lo resucitaré en el último día”.


Texto completo de la homilía

Después de la proclamación del Evangelio, el Papa Francisco pronunció la homilía

Job estaba en la oscuridad, era precisamente en el borde de la puerta de la muerte. En ese momento de angustia, de dolor y de sufrimiento, Job proclama la esperanza: “Bien sé yo que mi Defensor vive y que él hablará el último, de pie sobre la tierra. Yo me pondré de pie dentro de mi piel y en mi propia carne veré a Dios. Yo lo contemplaré, yo mismo. (Job 19,25.27)” .

La conmemoración de los difuntos tiene este doble sentido: sentido de tristeza, el cementerio es triste, nos recuerda a los seres queridos que se han ido, nos recuerda también el futuro de la muerte.

En esta tristeza nosotros llevamos flores como un signo de esperanza. Puedo decir también de fiesta, pero más adelante, no ahora.

Es la tristeza que se mezcla con la esperanza. Y esto es lo que nosotros sentimos hoy en esta celebración, la memoria de nuestros seres queridos delante de sus restos y la esperanza.

Pero, también sentimos que esta esperanza se ayuda porque también nosotros tenemos que hacer este camino. Todos nosotros haremos este camino antes o después. ¡Todos, con el dolor, más o menos, pero todos!

Pero, con la flor de la esperanza ese hilo fuerte está anclado en el más allá en la esperanza de la resurrección. Quien ha hecho primero este camino es Jesús.

Nosotros caminos por el camino que Él ha recorrido. Y quien nos ha abierto la puerta es él mismo; Jesús con su Cruz nos ha abierto la puerta de la esperanza para entrar donde contemplaremos a Dios.

Bien sé yo que mi Defensor vive y que él hablará el último, de pie sobre la tierra. Yo me pondré de pie dentro de mi piel y en mi propia carne veré a Dios. Yo lo contemplaré, yo mismo” .

Regresemos a casa con esta doble memoria; la memoria del pasado de los seres queridos que se fueron y la memoria del futuro del camino que recorreremos con la seguridad, esa certeza salida de los labios de Jesús: Yo lo resucitaré en el último día.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.