Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 06 mayo |
Santo Domingo Savio
home iconEspiritualidad
line break icon

¿No habrás olvidado que eres humano?

© James Benninger

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/10/16 - actualizado el 07/11/18

En mi herida me abro a otras heridas: comprendo, acepto, amo

Creo que lo mejor que uno puede decir de una persona es que es muy humana. Pero, ¿qué significa realmente ser muy humano? Aquel que conoce el alma humana es humano. Quien conoce la debilidad y las heridas. Quien ha palpado los sentimientos más hondos y las contradicciones del alma.Es esa persona que vive desde lo más humano, desde el amor más hondo que brota de su herida. Ser humano tiene que ver con ser misericordioso. Con palpar la propia debilidad y mirar a los demás como los mira Dios.

El otro día leía: “El pasado, con todos sus fallos, no estaba olvidado: seguía ahí para recordarme la fragilidad de la naturaleza humana y la necedad de poner la confianza en uno mismo. Ya no confiaba en mi propia guía, ya no dependía de mí mismo”[1].

Ser humano significa haber fallado y no haberlo olvidado. Pero no para recriminarme continuamente mis errores. Sino para ser consciente de que mi fragilidad es la llave que abre el corazón de Dios.

A veces hago que los santos no sean humanos. Los pinto perfectos, los describo como inalcanzables. Los catapulto al cielo desprendiéndolos de la cárcel de su carne. Como si nunca hubieran experimentado la debilidad, el error, el pecado, la caída, su propia herida.

En ese intento por mostrar la belleza de una vida sin mancha, doy por evidente que la mancha afea el alma. Y quito la mancha, la herida, el fracaso. Todo blanco, todo puro. No entiendo muchas veces ese deseo mío de hacerlo todo bien. De obrar como Dios obra. De no tener ninguna fragilidad.

Me olvido de lo humano que soy. Y al hacerlo, curiosamente me alejo de lo humano. Dejo de ser humano.

Es verdad que lo humano en mí me hace palpar la herida de todo hombre. En mi herida me abro a otras heridas. Comprendo, acepto, amo. Esa herida de amor que sufro me hace más cercano con el que también sufre. Es el camino más rápido.

La persona más humana es la más verdadera. Ser humano es ser de Dios. Ser mundano es ser del mundo. A veces somos mundanos cuando pensamos como piensa el mundo. Y no somos capaces de mirar la vida con los ojos de Dios.

Decía el padre José Kentenich: No el vivir en la perspectiva humana, sino en la perspectiva divina. No el vivir en la confianza humana. Las seguridades y apoyos humanos se quiebran con frecuencia[2].Apegarme al mundo me puede esclavizar. Quiero vivir en la perspectiva de Dios. Confiar en lo que Dios me pide.

Es lo que hizo Jesús en su vida. Nunca dejó de ser humano. Fue el hombre más humano. Vivió en el mundo, pero no fue del mundo.

El Padre Kentenich fue también un apasionado por el hombre, por lo más humano. Supo comprender el alma humana. Supo acompañar y cuidar al hombre para que viviera en Dios. Pero confió en Dios y puso siempre su vida en sus manos. Se abandonó como un niño. Aprendió a mirar con los ojos de Dios.

En eso consiste nuestro camino. No se trata de despreciar lo humano. Al contrario. El hombre más humano es el hombre más de Dios. Dios me hace humano. Es el fruto de la alianza de amor con María. Ella me lleva de la mano al corazón de Dios y al corazón de los hombres.

No dejo de ser humano al ser más de Dios. No dejo de comprender las propias miserias y las debilidades de los hombres, cuando me adentro en el corazón de Dios. Y tocando mis miserias, no dejo de aspirar cada día a tocar los más altos ideales.

Todo comienza siempre en lo más humano. En la fragilidad del alma que sueña con un cielo inmenso. En la debilidad del corazón que es capaz también de lo más grande. Lo humano en mí no sólo me recuerda que soy débil. Lo humano en mí me habla de la belleza de Dios. Me habla de mi verdad más honda.

El otro día leía: La verdad es una cosa terrible y hermosa, y por lo tanto debe ser tratada con gran cuidado[3]. Ante mi verdad humana se arrodilla Dios. Y entonces me hago capaz de arrodillarme con infinito respeto ante la verdad de cada hombre.

Dios me hace capaz de amar de forma humana, con misericordia. Y ese amor humano mío, limitado y pobre, se convierte en un pálido reflejo del amor de Dios.

[1] Walter Ciszek, Caminando por valles oscuros

[2] J. Kentenich, Retiro a los Padres de Schoenstatt 1966

[3] J. Tiffany y J. Thorne, basado en una historia de J. K. Rowling, Harry Potter y el legado maldito

Tags:
almamisericordiasufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
2
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
6
ARGENTINA
Esteban Pittaro
La policía interrumpió una Misa de Primera Comunión al aire libre
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.