¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Inicio del diálogo con el ELN, otra instancia clave para la paz en Colombia

César Carrión - SIG
Invitados especiales a la ceremonia de firma del Acuerdo de Paz en el Centro de Convenciones de Cartagena.
Comparte

Santos le pide al grupo guerrillero liberar a los secuestrados para iniciar la fase pública de negociación

A pocas de la firma del histórico acuerdo que le puso fin al conflicto armado entre el gobierno de Colombia y las FARC –y en medio de la efervescencia que suscita el plebiscito del próximo domingo, instancia donde el pueblo tendrá la última palabra –  otra noticia alentadora surge a favor de la paz.

El presidente Juan Manuel Santos le propuso al Ejército de Liberación Nacional (ELN), el segundo grupo guerrillero más importante del país, “liberar a todos los secuestrados para iniciar la fase pública de la negociación por la paz”, reproduce El Espectador de Bogotá.

Y según destacó Santos, esta instancia pública podría comenzar la próxima semana pues la otra mitad de la negociación ya fue comenzada y agendada (y tiene varias similitudes con las pactadas por las FARC).

Desde el ELN se expresó disposición a comenzar con la fase pública y esto fue confirmado a través de redes sociales.

Sin embargo, con respecto a la condición puesta por Santos no hubo declaraciones. Precisamente, para el ELN la liberación de los secuestrados forma parte de uno de los puntos de negociación para la salida al conflicto y no como condición para seguir dialogando.

Mientras tanto, y a la espera de si finalmente se puede alcanzar la instancia propuesta por Santos, el ELN anunció que para facilitar la participación del pueblo colombiano en el plebiscito del próximo domingo no realizará acciones militares entre el 30 de setiembre y el 5 de octubre.

La puja es entre el “Sí” y el “No”

El próximo domingo será un día decisivo para el futuro de Colombia pues en las urnas el pueblo dará la última palabra al acuerdo final firmado el pasado lunes en Cartagena de Indias.

Las aguas están divididas en cuanto a la decisión entre el “Sí” y el “No” a nivel de toda la sociedad colombiana.  Entre los cristianos también con posturas que presentan diversos matices. Algunos creen que no se trata de un acuerdo justo, que esconde ataques a la familia, incluso llevado al terreno de la promoción de la ideología de género.

Pero a nivel institucional, la Iglesia católica en Colombia tomó una posición de neutralidad frente al plebiscito del próximo 2 de octubre pidiendo un voto “informado y a conciencia”. Sin embargo, no es ajena al proceso, pide ser “artesanos” de la paz y ya está pensando en los desafíos a futuro como ser el trabajo a largo plazo en la etapa del posconflicto.

En ese sentido, la Iglesia de Colombia convoca a una jornada de intensa oración para este próximo 29 de setiembre.

“Como católicos acudamos a la vía de la oración, seguros de que el Señor nos concederá los dones que nuestro país necesita para este momento de la historia y nos dará la fuerza para ser ‘artesanos de la paz'”, señala la carta.

A nivel político, el expresidente Álvaro Uribe es uno de los que encabezan la oposición al acuerdo que se selló este lunes. A través de una carta difundida de puño y letra señala, entre otras cosas, que “los textos de La Habana no garantizan la paz” a pesar de que sea algo querido por todos. Para Uribe, el acuerdo es de “impunidad total, viola la Constitución y las normas internacionales”. 

Es por ello que el proceso tiene luces y sombras, pero eso no quita que todos los colombianos anhelen lo mismo: la paz definitiva y duradera.

De momento, las encuestas le dan una leve ventaja al “Sí” y de lo que nadie duda es que habrá un antes y un después para el futuro de los colombianos luego de la votación del domingo.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.