Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 06 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Qué fue de Jorge Sanz? ¿Quieres saberlo?

Jorge Martínez Lucena - publicado el 19/09/16

Una serie en la que el casi desaparecido actor español se interpreta a sí mismo

Nuestra posmodernidad es rica en recursos y pirotecnias. La pantalla nos sorprende constantemente con nuevo logros, con nuevos modo de decir. Ejemplo de esto es la hipertrófica metaficción, que viene a ser una especie de autoconciencia artística, un volverse de la obra sobre sí misma para tematizarse y discutirse.

Tenemos versiones light como la que podíamos detectar ya en Ally McBeal (1997-2002), donde de repente invadía la pantalla el enorme bebé bailarín o aparecía en mitad de la fiesta de cumpleaños de John Cage el difunto Barry White haciendo un cameo. Está el narcisismo televisivo de teleseries que hablan sobre el mundo de la televisión, como la británicas Dead Set (2008) u obras de Sorkin como Studio 60 on the Sunset Strip (2006-2007) o The Newsroom (2012-2014).

Uno de los más interesantes tipos de metaficción es lo que se ha dado en llamar el simulacro del yo. Actores interpretándose a sí mismos. Como Larry David interpretándose a sí mismo en Curb your enthusiasm (2000-), una brillante y cínica comedia últimamente en declive.

¿Qué fue de Jorge Sanz? (2010), en formato miniserie, viene a ser la versión española de estos divertidos experimentos semánticos. David Trueba, amigo de Jorge Sanz en la vida real, escribe un guion ágil y entretenido sobre la supuesta “vida real” de este actor que en su juventud fue uno de los grandes de la interpretación en España, pero que actualmente ha perdido su popularidad.

El atractivo de los seis episodios aparece si has vivido en España en los últimos treinta años, si eres de mi generación o cercana, si recuerdas los papeles que hizo Jorge Sanz en películas como Conan el Bárbaro (1982), Valentina (1982), El año de las luces (1986), Amantes (1991), Belle Epoque (1992) o La niña de tus ojos (1998), si no has olvidado el mito erótico en que se convirtió para muchas mujeres que fueron adolescentes en los noventa, si te has dado cuenta de que en los últimos diez años prácticamente ha desaparecido.

Si eres un espectador que cumple alguna de estas características o todas, disfrutarás viendo los episodios, en los que se habla del mundo del cine a través del cine, de lo que sucede con las estrellas, de cómo se hacen la puñeta entre ellas (atentos a las hilarantes apariciones de Antonio Resines y Santiago Segura a este respecto), de cómo, cuando caen en el olvido o en la segunda fila, se reconvierten en personas corrientes y no pueden deshacerse de esa categoría de perdedores que los atormenta.

Aunque no nos engañemos, Jorge Sanz no es un perdedor a la americana sino a la española. Añora aquellos tiempos de juventud y vida agitada, de rodaje en rodaje, de fiesta en fiesta, y de mujer en mujer. Pero eso no se convierte en su propio sumidero personal. Vive una vida un poco desastrosa. Es verdad. Muchas veces llega tarde a citas que tiene por la mañana y le despierta el móvil en mitad de una inclemente resaca. No tiene pareja estable: su donjuanismo no le ha abandonado del todo y mujeres de muy diferente procedencia y perfil compiten por sus favores.

Constantemente debe coger el AVE a Barcelona para visitar a su hijo, interpretado por su verdadero hijo, que vive allí con su madre, pese a que va un poco corto de pasta. Su mala fama se difunde vía Youtube porque a veces, por la noche, se libera y pierde los papeles.

Y pese a todo, Jorge sigue luchando junto a su nuevo representante, Amadeo Gabarrón (que hasta hace nada ha sido vendedor de quesos y no tiene ni idea del mundo del espectáculo), por conseguir buenos papeles y ganarse el pan de cada día. Le mantiene en pie el amor por su hijo, la dramaticidad de lo que le ocurre, muchas veces fruto de un comportamiento crapuloso que él reconoce, y la cercanía de los amigos, que están con él a las duras y a las maduras.

En suma, una mezcla de realidad y ficción en la que todo este mecanismo de auto-reflexividad se convierte en humor, en una ironía que te dice que dos amigos, David Trueba y Jorge Sanz, se han inventado esta serie para hacer pasar un rato agradable a la concurrencia y para que Jorge se gane unos durillos interpretando el papel que mejor saber interpretar en nuestra vida: el de Jorge Sanz.

En breve, y tras muchos años de la emisión en Canal+ de la primera temporada, tendremos la segunda. Estoy impaciente.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.