¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Cómo podría sufrir menos en esta vida?

wayne s grazio-flickr-cc
A poor girl sits at the entrance of a Catholic Church in Manila, Philippines, sent there by her parents to seek charitable donations for their family's plight
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Dios me puede capacitar para sobrellevar los contratiempos con alegría

Muchas veces no estamos contentos con nuestra vida. No nos parece bien que las cosas no salgan como queremos. Anhelamos más, soñamos más. No deseamos la cruz, buscamos la gloria. Nos duelen las frustraciones y los fracasos. Buscamos éxitos que duren más, que nunca se acaben.

Perdemos a los que amamos y seguimos amando. Con miedo a volver a perder. Se desentierran nuestras raíces con dolor, pero seguimos echando raíces. Porque el corazón necesita amar y ser amado, tener raíces, un hogar, un pozo del que buscar agua siempre, cada día.

Lamentamos lo que ya no tenemos y deseamos lo que nunca tendremos. No damos gracias por lo que es un don en el camino, inmerecido. Y nos enfadamos cuando nuestro esfuerzo no obtiene recompensa. Y si la obtiene, no la valoramos tanto. Nos duele esa vida que nunca fue.

Nos entristece vislumbrar ese camino nunca recorrido. Tal vez tenemos el umbral del dolor demasiado bajo, y cualquier cosa nos molesta. Nos falta paciencia y esperanza.

Nos cuesta saber si lo que hacemos es lo mejor, lo que Dios quiere. Nos cuesta ver lo que más nos conviene. Ser más astutos. Sabios en medio de la vida.

El otro día leía: Y la pregunta que me hago yo ahora es: – ¿Qué me conviene elegir a mí? ¿Qué cosas creo merecerme en la vida? ¿Qué sacrificios puedo hacer y cuáles no?”[1]. Llegan momentos en los que nos hacemos estas preguntas.

Queremos decidir lo mejor. Saber lo que tenemos que hacer. Queremos ponernos en camino. Tomar la vida en nuestras manos. Decidir. Elegir. Optar. Aceptar. ¡Cuánto nos cuesta alegrarnos y hacer fiesta por la vida que vivimos!

Vemos más sombras que luces. Y nos detenemos más en lo que no nos gusta que en la belleza que apenas percibimos.

Una persona me decía al mirar su propia vida: “Reconozco que a pesar de agarrarme a Dios, ofrecer el sufrimiento, pedir más fe, seguir rezando. Tengo muchísimos miedos y barreras que sigo sin poder romper. Tengo muchos momentos de desanimo. Soy consciente de mis fallos y lo peor es culparme por muchas cosas. Pero sé que con Él todo será posible, porque me dará fuerzas para no caer y ánimo para seguir adelante”.

Nos desanimamos y pensamos que con menos amor sufriríamos menos. Con menos raíces tendríamos más capacidad de desplazamiento. Con menos sed necesitaríamos menos agua. Pero no es así.

El corazón no puede negarse a sí mismo. No puede dejar de amar, de desear, de soñar. No puede dejar de tener sed, la sed es infinita. No puede no vincularse. Siempre pide más.

Tengo que conocerme y aceptar que el amor implica sufrimiento. Pero siempre me queda la pregunta: ¿Qué sacrificios tengo que hacer y cuáles no? Las renuncias que Dios me pide. Las renuncias que no desea para mí. Sólo lo que Dios me pide.

Sé que todo amor conlleva renuncias. Pero la vida consiste en amar. Y cuando no soy capaz de amar y echar raíces es porque estoy enfermo. Es porque tengo el corazón roto, demasiado herido y seco.

No es posible una vida en la que pueda amar sin sufrir. No cabe una libertad sin compromiso. No hay una paz sin luchas, sin dolor. Todo amor lleva consigo renuncias y sacrificios.

Pero es verdad que Dios me puede capacitar para sobrellevar los contratiempos con alegría. Puede hacerme crecer para vivir con más madurez las pérdidas. Puede hacerme de nuevo y lograr que sea más libre para cambiar de lugar, de trabajo, de tierra, sin perder la esperanza. Pero siempre necesitaré vincularme y echar raíces.

Tengo claro que mi meta en la vida no consiste en no sufrir. Sino en aprender sufrir en el corazón de Dios. Sufrir y volver a comenzar de nuevo. Ser capaz de amar sin miedo a echar raíces en otros corazones. Y estar dispuesto siempre a dar la vida por aquellos a los que con dificultad voy aprendiendo a querer.

No quiero guardarme el corazón intacto, sin heridas, inmaculado. No quiero evitar posibles dolores y sufrimientos protegiéndome de todo.

El corazón de Jesús tenía heridas, porque amó, porque se entregó hasta el extremo. Son las heridas que le dejaron aquellos a los que amó. Las que sufrió por el desprecio de los hombres, por su abandono. Pasó por esta vida dejando su corazón hecho jirones.

No fue sólo herido en la cruz, sino a lo largo de toda su vida. Los desengaños, las frustraciones, los fracasos, las separaciones. Así también mi corazón tiene hondas heridas. También ha sufrido desprecios y abandonos.

Sé también que los pecados de mi pasado me pesan y me marcan. Y las heridas duelen en el alma. Las cicatrices quedan para siempre. Lo sé, lo he vivido. Y sé que el perdón a mí mismo y al mundo es posible y es necesario. Ese perdón que deseo y que no siempre llega.

Mi amor me permite construir sobre tierra firme. Mi amor sana las heridas, las propias, las de los otros. Busco ese amor que brota de mi corazón cada día.

[1] Elizabeth Gilbert, Come, reza y ama

Tags:
alma
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones