¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Unidos por el mismo fin: Donar órganos y salvar vidas

Facebook Cambiemos La Historia
Comparte

“Cambiemos la Historia”, la fundación que promueve la donación de órganos en Chile

Paola Coloma espera trasplante de intestino, Yohan Olivares uno de hígado y Cony Velázquez de corazón. Estos son apenas tres casos presentados por la fundación “Cambiemos la Historia” de personas que dependen de terceros en Chile para seguir viviendo.

La lista podría continuar, pero es suficiente como ejemplo de la voluntad de quienes promueven la donación de órganos en Chile, uno de los países de Latinoamérica con las tasas más bajas al respecto.

“Cambiemos la Historia” surgió en el año 2015 a manos de padres y familiares de donantes, personas trasplantadas y amigos de la donación, indica La Tercera.

Precisamente, su origen se remonta a la situación de tres familias que estaban a la espera de un trasplante de órganos y que decidieron juntarse para activar mecanismos de búsquedas de potenciales donantes. Entre ellos estaba Cristóbal Gelfenstein, cuyo padre es Alvaro Becerra, presidente de la fundación.

A partir de ese momento han logrado ampliar el espacio de acción y reunir a más familias entregándoles apoyo y ayuda.

“El fin es común: generar donaciones y que los niños se salven”, expresó el vicepresidente de la Fundación, Jaime Gelfenstein, a La Tercera.

La misión de esta fundación, además de brindar apoyo a familiares, es educar a la ciudadanía sobre la donación de órganos.

“Con educación podremos cambiar mentalidades, al derribar mitos que rodean a las donaciones, que son la principal razón de la negativa de muchas familias o el desconocimiento del tema que rodean a la donación de órganos”, expresa su sitio web.

Pero otra peculiaridad de esta fundación tiene que ver con sus integrantes, que no son solamente familiares de personas que esperan trasplantes o que donaron órganos de familiares fallecidos, pues también está integrada por receptores de órganos.

El grupo busca crear conciencia “en un país que se precia de ser solidario, pero donde hay sólo siete donantes por cada millón de habitantes, muy lejos de lo que poseen otros países”, consideró Jaime Gelfenstein.

Según cifras del Ministerio de Salud de Chile, que reproduce La Tercera, entre enero y agosto se registraron 81 donantes, lo que representa una suba de 17% en comparación con el mismo período de 2015, cuando fueron 69.

Las cifras aún son muy bajas y es por ello que esta fundación está dando todo lo de sí para promover e incentivar esta práctica, que forma parte de un gesto de nobleza y grandeza siempre y cuando quien se ofrezca para la misma lo haga en el marco de una decisión totalmente libre y responsable.  

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.