¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Tienes un problema, necesitas hablar y no tienes quién te escuche?

Gratisography.com
Comparte

Jesús está allí, esperando a que decidas hablar con él

Italo Calvino, en uno de sus relatos, escribió una frase que describe muy bien el momento presente: “Ya nadie escucha a nadie. Sólo la noche se escucha a sí misma” (Un rey a la escucha). No hace falta mucho para comprender que la gente, hoy, tiene una desesperada e insatisfecha necesidad de hablar. Dado que los oídos disponibles escasean, las categorías más solicitadas son los psicólogos y los sacerdotes.

No es raro, sin embargo, quedar desilusionado de ellos: la psicologia a veces complica la vida, en lugar de simplificarla; los sacerdotes están a menudo tan ocupados que no logran dar espacio suficiente a charlar con los fieles.

El hombre es un ser comunicativo: necesita compartir su mundo, expresar sentimientos y estados de ánimo, experiencias y visiones de la vida. Si no lo consigue, busca otras vías para desahogar sus energías: la industria pornográfica hace mucho negocio gracias a una especie de incomunicabilidad global, de un replegamiento triste sobre nosotros mismos.

En realidad, para el creyente, hay una solución casi siempre poco utilizada, quizás a causa de una incompetencia atribuible a los mismos directores espirituales: hablar con Jesús, pararse con El y contarle lo que uno vive. Solo en este diálogo constante los nudos se alojan, los problemas se aclaran, la pesadez se cambia en ligereza. Jesús está allí, esperando a que decidas hablar con él.

La curación nace siempre de un relato: ¿qué es la Biblia sino la gran narración del amor que el Padre tiene por su hijo, del Creador por su criatura? El diablo es mudo, dijo alguien, y tiene razón: él quiere que el dialogo entre Dios y el hombre se interrumpa, que sea sustituido por el silencio tumbal de la muerte. Hablemos con Jesús, y la vida florecerá de nuevo, como un milagro.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.