Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 23 junio |
San José Cafasso
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo liberarse del papel de víctima

Ellen Mol

Carlos Padilla Esteban - publicado el 30/08/16

Cuando quito a Dios del centro, porque el centro es mi dolor

Los resentimientos y los recuerdos pesan en el alma y me llenan de tristeza.

Decía Miriam Subirana: El problema no es tanto lo que el agresor hizo, sino toda la interpretación y la historia que nos hemos ido contando desde que ocurrieron los hechos. Para salir de este estado, debemos impedir que nuestros recuerdos nos invadan. Debemos ponerlos en su sitio: en el pasado. El pasado ya se fue y ahora lo que tiene es este momento presente. No lo pierda alimentando sus resentimientos de lo que habría podido ser y no fue o de lo que fue y no tendría que haber sido.

El resentimiento abre la herida de lo que pasó. Interpreta, analiza y me ata. Vivo preso de ese recuerdo. Me tiene atado al pasado. Ya no puedo cambiar nada y me sigue pesando. Tiene un poder sobre mí que me limita y no me deja crecer. Vuelvo a sentirlo.

El daño está en el hoy por mi culpa, porque yo lo revivo. Le doy vueltas a lo ocurrido. Me centro en mi herida. ¡Cuánta energía me quita todo eso para vivir el hoy! Me siento impotente.

Tendría que haber dicho y hecho algo distinto. Le doy poder a esa persona o a esa situación sobre mí. Por tanto, me quita libertad, me esclaviza. Estoy atado a eso que me dañó. Siento rabia y rencor. Me separo de Dios porque pongo tan en el centro eso que pasó que Dios se desplaza.

Cuando estoy con ira me alejo de Dios. Pienso que es imperdonable lo que me ha pasado. El otro no se merece mi perdón. De alguna manera estoy diciendo entonces que Dios sólo me perdona cuando me lo merezco.

Con el tiempo a veces agrando la ofensa. La hago más grande reviviéndola con mi mente y mi corazón. No puedo ver la verdad y mi responsabilidad en lo que pasó, estoy cegado.

El resentimiento tiene que ver con la mentira. El perdón con la verdad. Tomo el papel de víctima y así siento que yo estoy bien y el otro mal. Quito a Dios del centro porque el centro es mi dolor.

Cuando he desvirtuado la verdad ya no es el hecho lo que cuenta sino la interpretación que yo he hecho del mismo. Me hiere lo que yo pienso. Todo lo veo desde mí. Se abre la herida una y otra vez al recordar. Me domina. Me angustia. Culpo al otro de mi infelicidad, de lo que me va mal.

El rencor siempre me ata. Cuando estoy resentido no puedo mirar a los ojos al otro, todos lo hemos sentido alguna vez. Es un tapón que no me deja amar y ser feliz, no me deja recibir amor.

Sólo el perdón me puede liberar.

Perdonar es dejar que lo que pasó ya no tenga poder sobre mí. El hecho ocupa su lugar en el pasado. Pero no el lugar más importante. Calmo el recuerdo. Si no perdono por amor, perdonaré por egoísmo. Porque sin perdón no puedo ser feliz.

Por eso es tan necesario aprender a perdonar las ofensas sufridas en la vida.

¿Y cómo perdono?

  • 1
  • 2
Tags:
perdonvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.