¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

La otra cara del fenómeno Pokémon Go

KeongDaGreat/Shutterstock
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

¿Sabías que durante la JMJ hubo "concentración" de Pokémon en Cracovia?

Pokemon Go una actividad lúdica que se le fue un poco la mano, por supuesto, pero no exageremos. Entre las distintas opiniones que he leído en las últimas semanas sobre el fenómeno del momento me gustaría expresar mi valoración personal de algunas de las dinámicas relacionadas con el juego, más que el producto en sí y, sin duda, es parte de una operación comercial realizada con gran habilidad.

Comienzo de lo que vi en la JMJ de julio de 2016, cientos de jóvenes conectados a las pantallas digitales tanto de aplicaciones destinadas a la reflexión y la oración como la búsqueda de Pokémon que, en la zona de Cracovia, parecen haberse revelado particularmente abundantes.

¿Un fenómeno que lo abarca todo? Por lo que vi yo no lo diría, yo lo llamaría más bien una actividad “magnética” que ha sido capaz de magnetizar la atención y mirada por muchos minutos en los dispositivos móviles que cada uno llevaba, pero que también sabían dosificar el tiempo y los modos.

De hecho por tanto atrayente que podría ser esta actividad recreativa, a mí me ha aparecido, con toda claridad, que los jóvenes reunidos en Cracovia para vivir una intensa experiencia espiritual han sabido ser capaces de dosificar con sabiduría el tiempo del juego, al cual se le atribuye su valor relativo, con aquellos que se dedican a las relaciones humanas, a la reflexión y la oración.

¿En primer lugar cómo funciona Pokemon Go? Es una aplicación para dispositivos móviles desarrollados por Niantic que permite, encuadrando escenas de nuestros desplazamientos diarios, de vernos en superposición a las criaturas definido Pokémon, para atraparlas, lanzando pelotas que las enjaulan, definidos Pokeball.

El objetivo, al igual que en el mismo juego de figuras nacidas en los años 90, es recoger todos los diferentes tipos de criaturas fantásticas. Los Pokémon capturados puede evolucionar a través del nutrimiento o entrenamiento, que se obtienen, respectivamente, mediante la captura de otras criaturas o incluyéndolas en “gimnasios” repartidos por todo el territorio.

La realidad aumentada. Se trata de poder superponer los datos significativos de esta realidad que vemos todos los días. Es una tecnología que se puede utilizar para museos, informaciones turísticas, científicas, redes sociales. En práctica enmarcar con su smartphone una escena de la propia experiencia de cada día pudiendo visualizar informaciones adicionales, o “algo más” de la realidad que vemos sólo con los ojos.

Esto podría ayudar, por ejemplo, a los formadores cristianos a hacer entender a los más jóvenes que hay un “algo más” respecto a la realidad percibida por la visión, que existe y puede ser encaminada una dimensión espiritual, sacramental, una vida habitada también por otras presencias no percibida por los sentidos.

La búsqueda. Se trata, como siempre, una dinámica vinculada a los caminos de la fe. Buscar significa no considerarse autosuficiente, es un signo de una necesidad de completarse, de apertura al otro y a nuevas experiencias. Quien encuentra los pequeños monstruos para capturarlos pone en marcha su deseo de avanzar hacia los retos siempre más exigentes. Lo cual no es malo si se puede entrenarse para una dinámica similar en la vida.

La búsqueda es una de las dinámicas que pueden activar significativamente un camino de fe, por ejemplo, y que puede resultar especialmente útil, cuanto menos se acuesta a los supuestos logros obtenidos, sobre lo «ya visto y ya experimentado.”

La evolución. Los Pokémon capturados puede evolucionar de dos maneras: nutriéndolos y entrenándolos, términos que no chocan en absoluto si se corresponde con los caminos vinculados a la dimensión religiosa. No es raro, de hecho, escuchar los términos “alimentar la propia fe”, “entrenamiento de la fe”, porque reconocemos que en el camino puede haber, o mejor dicho, tendría que haber una evolución. La estática, el permanecer anclado a pequeños patrones aprendidos en el pasado es un riesgo potencial, mientras que la evolución representa también desde un punto de vista espiritual, un beneficio reconocido.

El ‘ “anti sofá”. Aunque gran parte de la video lúdica a atado los jugadores al sofá, va relevado que Pokemon Go obliga a recorrer kilómetros obligado al abierto a caza de criaturas extrañas. Caminar con los ojos fijos en la pantalla es peligroso, por supuesto, pero al menos se pone en marcha un poco los músculos.

Que quede claro que esto no es un intento de santificar, amaestrar o aclarar un juego que permanece tal cual incluso después de estas consideraciones. Como todo fenómeno similar es probable que, después de un nivel máximo, se asiente en una dimensión menos invasiva. Van también detectados los riesgos asociados a este recorrido, que son, en mi opinión, sobre todo: la cantidad de tiempo y atención dedicada a esta actividad recreativa, la invasión de la privacidad (la aplicación tiene acceso a nuestros datos personales y la posición georreferenciada propia y de amigos), los peligros relacionados con la búsqueda de la calle mientras se está concentrado en la pantalla.

Pokemon Go tiene el poder de alejar de la realidad, tanto y cuanto como cualquier otra actividad que nos involucra en el mundo digital. Por lo tanto, notado la intensidad actual del fenómeno, sugeriría de no exagerar en atribuirle demasiada importancia.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones