Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Conmovedor homenaje de un creyente musulmán al asesinado padre Hamel

Comparte

La mejor respuesta que los católicos pueden dar a su muerte violenta, según el obispo de Rouen, es volver a la Iglesia

La pintura tiene un aire familiar: se inspira, de hecho, en la fotografía que ha dado la vuelta al mundo tras el asesinato del padre Jacques Hamel por parte de dos hombres miembros del Estado Islámico.

La postura y la vestimenta es la misma, así como el libro. Lo distinto es la aureola alrededor de la cabeza del sacerdote muerto. Falta también el micrófono y el trasfondo de la iglesia. Ha quedado con un aire atemporal: podría tratarse de un santo en una caverna o de un santo en oración, a quien el cielo espera.

Bajo la imagen, esta inscripción: “Pintado y ofrecido por Moubine, musulmán practicante”. Fue regalado a la catedral de Rouen, en Francia, en memoria del padre Jacques Hamel.

fr-jacques-hamel-painted-by-muslim1

El cuadro lo dice todo. Como ha dicho recientemente el papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud, “todas las religiones quieren la paz. La guerra la quieren los demás”.

En la homilía pronunciada en el funeral del padre Hamel, el arzobispo de Rouen Dominique Lebrun invitó especialmente a los católicos alejados de la Iglesia. Una invitación dirigida a todos, en Francia y en el resto del mundo:

En recuerdo del Padre Hamel,

os invitamos a visitar una iglesia en los próximos días,

para hacer aún más evidente vuestro rechazo a la profanación de los lugares sagrados,

para declarar que la violencia no prevalecerá en vuestro corazón,

para pedir a Dios la gracia,

para encender una vela en la iglesia como signo de resurrección;

para reuniros allí y abrir vuestro corazón a lo más profundo;

para rezar, si es posible, para implorar misericordia.

El 15 de agosto, Fiesta de la Asunción, será un día apropiado. La Virgen María os acogerá con toda su ternura.

Acordémonos de nuestra Madre y recemos,

¡Dios, no vuelvas tu rostro cuando tus hijos, que te miran, te invocan!

¡Dios, completa en nuestros corazones lo que tu Hijo Jesús ha empezado!

Si has estado lejos de la Iglesia mucho tiempo, podrías aceptar esta invitación a volver. Qué mejor respuesta se puede dar a la maldad que tuvo lugar durante la misa, sino la de volver, de estar presentes de nuevo y dar testimonio una vez más del sacrificio más grande (a través del cual el mundo ha sido salvado). ¡Enciende una vela, aunque sea eléctrica, y vuelve a rezar con tus hermanos y hermanas católicos!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.