Aleteia

¿Te gustan las aves? Deberías viajar a Costa Rica

Comparte

El país centroamericano es uno de los mejores del mundo para observar aves

La formación de rutas nacionales que incluyen senderos, guías locales y servicios turísticos fue una de las grandes apuestas de Costa Rica para posicionarse e impulsar a nivel internacional el aviturismo, la gran experiencia que implica la observación de aves.

Es que Costa Rica es considerado uno de los cinco mejores países del mundo para llevar a cabo esta práctica y por eso con la promoción de esta actividad se busca también que más visitantes puedan llegar hasta ahí.  

Colibríes, gavilanes, palomas, momotos, tucanes, carpinteros, trepadores, golondrinas, tangaras, entre otros, son algunas de las más de 900 especies de aves que se pueden encontrar en Costa Rica gracias a su rica biodiversidad tanto en bosques como en ríos, pantanos, etcétera.

A esto se le suma la cantidad de especies de aves migratorias, más de 200, que llegan principalmente desde el norte, aunque algunas pueden llegar incluso desde otras zonas más lejanas como Nueva Zelanda o Siberia.


Leer también: «Toda la biodiversidad de Costa Rica a un solo clic»


En ese sentido, el Instituto Costarricense de Turismo lanzó la Ruta Nacional de las Aves, enmarcado dentro de un plan nacional de desarrollo de rutas turísticas (2015-2018), tal cual informó la Presidencia de Costa Rica en su sitio oficial.

“(…) Celebramos el lanzamiento de un hecho histórico, ya que diseñamos la Ruta de las Aves, la cual se convierte en la primera ruta turística nacional, que impulsará la economía nacional al involucrar a las comunidades, generando oportunidades de encadenamientos productivos alrededor de una actividad turística de gran auge a nivel mundial como la observación de aves”, expresó el ministro de Turismo de Costa Rica, Mauricio Ventura, con motivo del lanzamiento de este proyecto en el mes de junio.

Pero más allá de los aspectos turísticos, esta iniciativa implica un fuerte impulso para las comunidades locales con la generación de empleo y diversas actividades educativas, además de culturales, pues se prevé el desarrollo de infraestructura, adecuación de senderos, capacitación de guías locales, implementación de servicios, etcétera.

Un mercado potencial

En el mundo hay más de 9 millones de personas que integran diversas organizaciones internacionales especializadas en este nicho y es por eso que Costa Rica entiende que se trata de un mercado potencial porque cada vez más personas en el mundo se transforman en aficionados de la observación de aves.

“Para que un destino sea competitivo debe contar con una oferta que lo diferencie del resto del mundo; por ello, en el ICT nos hemos planteado la meta de facilitar al sector privado el diseño y comercialización de productos turísticos cuyos beneficios nunca se centralicen, sino que al contrario permeen en las comunidades y se distribuya el dólar turístico por todo el territorio nacional. De esta manera, con el lanzamiento de esta ruta turística nacional, continuamos materializando nuestro objetivo de que efectivamente el turismo represente el motor de desarrollo para las distintas regiones del país”, culminó Ventura.

De esta manera el aviturismo se transformó en una gran apuesta para Costa Rica, país que, a la hora de impulsar proyectos turísticos gracias a su reconocida biodiversidad, no pierde de vista también la oportunidad del desarrollo de las comunidades, en definitiva, de su gente.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.