Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 23 junio |
San José Cafasso
home iconActualidad
line break icon

Infierno azul: Sola contra los elementos

Tonio L. Alarcón - publicado el 15/07/16

A partir de un material, en apariencia, derivativo, Jaume Collet-Serra ha construido una pieza de género tremendamente eficaz e intensa

Prácticamente desde el primer instante en que el personaje de Blake Lively toca el agua en Infierno azul, Jaume Collet-Serra juguetea con lo que, a priori, podría parecer una limitación: la gran cantidad de largometrajes que, a raíz del éxito de taquilla y el impacto popular de Tiburón, han narrado el enfrentamiento entre un ser humano contra un escualo (o escualos) hambriento.

Sus manos hundiéndose en el agua para impulsar la tabla de surf, sus piernas rozando la superficie, los momentos en los que se sumerge bajo las olas…

El director no pierde la oportunidad de poner a la defensiva al espectador que sabe el tipo de película que ha acudido a ver al cine, y que está esperando la primera –y razonablemente violenta– aparición del tiburón, exhibiendo un dominio de la tensión que se va acrecentando, y de qué manera, a medida que avanza la trama.

La clave de la brillantez con la que Collet-Serra asume el proyecto está en su plena conciencia de lo derivativo del material que está partiendo, pero también en su forma de potenciar su simplicidad, su sencillez de planteamiento, para construir un relato de una pureza absoluta, que no intenta densificar de forma artificial lo que es una incursión en el cine de género que jamás pretende ser más de lo que es: un survival espléndido.

No hay detalle sobrante, ni diálogo desperdiciado, a lo largo del metraje de Infierno azul –en gran parte, porque tanto el director como el guionista, Anthony Jaswinski, son muy conscientes de la necesidad de mantener el relato compacto, restringido, para potenciar la desesperación de su heroína–, sino que todo está perfectamente medido para provocar un determinado eco a lo largo de la narración, y para impregnar de un cierto peso dramático las decisiones a vida o muerte que toma el personaje de Lively.

A pesar de que algunos detalles han sido generados vía efectos CGI –el más evidente, el propio tiburón durante sus ataques más salvajes–, el director logra impregnar el largometraje de una sensación de fisicidad, de hiperrealismo, que potencia la angustia de la situación.

Ya no sólo por la (relativa) rigurosidad con la que Collet-Serra trata las graves heridas que recibe su protagonista –el momento en el que se hace una sutura de urgencia con sus propios pendientes es de los más insoportables, por la misma construcción de la escena, de la película–, y cómo le afectan a la hora de plantarle cara a su contrincante, sino también por la degradación física y mental en la que la va sumiendo, secuencia a secuencia.

Pero nada de eso funcionaría sin una actriz capaz de echarse sobre las espaldas todo el peso interpretativo del proyecto, ni sin un director con talento suficiente como para impregnar el metraje de energía, entusiasmo e intensidad –y que vuelve a explorar, en las escenas dramáticas, la integración de la pantalla de móvil dentro de la narración vía realidad aumentada: atención al uso de FaceTime en determinada conversación telefónica–, rodando con enorme convencimiento todas y cada una de sus secuencias, incluso las más puramente surferas.

No resulta una sorpresa, a estas alturas, la capacidad de Collet-Serra para jugar con la tensión y con los mecanismos de la intriga y el terror, pero aquí lleva todas esas virtudes a un nuevo nivel gracias a la atención al detalle desplegada, y a la absoluta brillantez con la que utiliza todos los recursos narrativos a su alcance –atención al empleo de los sonidos del mar para mostrar el aislamiento del personaje de Lively– con el objetivo de llevar al espectador de la mano hacia la situación dramática que más le interesa en cada instante.

Tags:
cinecon criterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
5
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
6
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
7
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.