Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 04 marzo |
Santa Catalina Drexel
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Sientes que lo tienes que hacer tú todo?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 07/07/16

¡Descéntrate!

La misión común nos hace hermanos. No estoy sólo con mis deficiencias en medio de una mies que no abarco. Estoy junto a muchos en una Iglesia inmensa. Una Iglesia en la que nos tendemos las manos unos a otros.

Decía el padre José Kentenich hace cincuenta años: “Creo que deberíamos aprovechar la oportunidad de dar un sí de corazón a nuestra misión personal, a la misión de los diferentes miembros y de las diferentes comunidades. Nos tendemos mutuamente la mano y somos conscientes de que no conocemos solo una Alianza de Amor con la Virgen, sino que también conocemos una Alianza de Amor entre nosotros”.

Somos parte de una misma familia. Nos aceptamos y queremos en nuestras diferencias. Cada uno tiene un tesoro que aportar, algo propio, algo original. Por eso hoy renuevo mi sí a mi misión original.

Decía el Padre Kentenich: “Quien tiene una misión ha de cumplirla, aunque conduzca al abismo más profundo y oscuro, aunque un salto mortal siga a otro”.Quiero renovar el sí a mi misión. ¿Cuál esa misión a la que Dios me llama?

Me gustaría saber en qué consiste cada día. Saber qué pasos tengo que dar. Hacia dónde camino. Una misión que me exige dar un salto audaz de confianza.

Quien tiene una misión ha de cumplirla. Esa frase me conmueve. Tengo una misión. No puedo dejar de poner mi vida a disposición de Dios.

A veces creo que pongo el peso de la misión en mí más que en Dios. Pongo el acento en mis fuerzas, en mi voluntad, en mi capacidad, en mis talentos, más que en su gracia, más que en la fuerza del Espíritu Santo. Confío más en mí que en Dios.

Es como si yo fuera el centro de la misión y Jesús tan sólo esa fuerza lateral que necesito para caminar cuando yo ya no puedo más y caigo rendido al final del día.

Me resuenan estas palabras que leí hace poco: “Hasta ese momento, mis manos habían sujetado las riendas de cualquier decisión, de cualquier acción y esfuerzo. Mi misión consistía en cooperar con su gracia, involucrarme hasta el fin en la obra de la salvación. La voluntad de Dios estaba oculta ahí fuera, en algún lugar, pero era clara e inconfundible. Mi misión –la misión del hombre–era descubrirla y conformarme a ella, trabajando para alcanzar los fines de su divina providencia. Yo –el hombre–seguía siendo básicamente el dueño de mi propio destino. La perfección consistía simplemente en aprender a descubrir la voluntad de Dios en cualquier circunstancia y dedicar todos mis esfuerzos a hacer lo que debía hacer”[1].

Me empeño en escuchar la voz de Dios y ponerme en camino. Descifro los signos de Dios en medio de la noche. Y actúo en la vida como si todo dependiera de mí y no de Él. Como si la misión fuera obra de mis manos. Como si la mies no fuera de Dios. Actúo casi sin contar con Él.

Pero de repente veo que no puedo. Tropiezo, caigo, me encuentro solo, pierdo la fuerza y la pasión y descubro que no he sido capaz de lograr mis metas. Vuelvo la mirada a Jesús. Él es el centro. Es su misión y no la mía. Su mies y no la mía.

Pero yo pienso sólo en mí y en mis logros, en mis aciertos y en mis fracasos. Me hundo o me alegro pensando en mí. Quiero cambiar mi mirada. Le pido que me dé un corazón nuevo para mirarlo a Él desde mi pobreza y comprender que Él tiene que estar en el centro.

Necesito descentrarme. Quiero confiar más en su poder. Yo me pongo en camino, a su lado. Me ofrezco. Le entrego mi vida. Pero Él lleva las riendas. Le entrego los años que me queden.

Le digo que estoy dispuesto a darlo todo, a dar mi tiempo, mi amor, mis fuerzas. Me hace falta más humildad para comprender mi lugar en la misión de Dios: “La humildad no es ni más ni menos que saber el sitio que ocupamos ante Dios”[2].

Humildad para ponerme en mi lugar y entender que soy pobre y necesitado. Y que Dios hace posible lo imposible. No quiero huir de lo que Dios me pide, no quiero dejar de lado mi misión. La tomo en mis manos. Me abro a su gracia.

Él conduce mi vida y yo me sumo. Yo camino con Él. Yo le entrego lo poco que tengo. Él ya hará los milagros.

[1] Walter Ciszek, Caminando por valles oscuros

[2] Walter Ciszek, Caminando por valles oscuros

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.